Pinar Karsiyaka

CHAMPIONS | FINAL

No hay dos sin tres

El Hereda San Pablo Burgos está a un triunfo de su tercer títulos en los últimos siete meses. Se mide en la fial de la Champions con el Pinar Karsiyaka.

No hay dos sin tres
Champions FIBA

El 9 de junio de 2017 el Hereda San Pablo Burgos ascendió a la Liga Endesa. No han pasado ni cuatro años de aquello, pero el equipo se ha plantado en otra final, la tercera en los últimos siete meses, y por ahora no ha perdido ninguna: lleva dos de dos (Champions e Intercontinental). “No ha sido un año fácil para nosotros”, recuerda Joan Peñarroya, técnico burgalés. El equipo castellanoleonés, que se ha estrenado en una Copa del Rey (cayó ante el Lenovo Tenerife en cuartos) y tiene ya asegurada una plaza en el playoff de la Liga Endesa, sufrió dos brotes de COVID. Alex Renfroe, siempre con mascarilla salvo los 40 minutos de partido, es el único jugador de toda la plantilla que no se contagió. Pero aun así, el equipo está firmando una temporada para recordar. Y el broche de oro (o logo dorado de la Champions en la camiseta la próxima temporada) lo puede poner esta tarde (18:00, Dazn). El Pinar Karsiyaka turco es el único que puede impedir que el Burgos se convierta en el primer club que revalida un título de la Champions: de Atenas 2020 a Niznhy Novgorod 2021.

Ni la COVID ha podido frenar a un bloque que ha tenido que remar en contra en los dos partidos previos de la Champions. Frente al Hapoel Holon, en cuartos, estuvo 8 puntos abajo, y en semifinales, ante el Estrasburgo, fueron 12. “Es importante que mi equipo tenga corazón, pero también lo es nuestro trabajo”, asegura Peñarroya, que aterrizó en Burgos en el verano de 2019, cuando desde el club querían dar un pasito más y codearse con los grandes. Porque Burgos es la mejor prueba de que quien la sigue la consigue. Tras tres ascensos a la élite frustrados en los despachos, el antiguo equipo de la ciudad, el Tizona, decidió pelear en los juzgados su derecho a estar entre los mejores (y lo sigue haciendo). Y ahí apareció el actual San Pablo Burgos, el Club Miraflores, un equipo de liga provincial que tomó el testigo del Tizona en LEB Oro y que en dos años logró, con la desaparición del canon ACB, lo que sus paisanos no pudieron.

En el Burgos actual, campeón de la Champions y de la Intercontinental, hay química y mucha energía. “Sé que esta tarde la vamos a tener”, confiesa su capitán, Vitor Benite. “Tanto si anotamos canastas como si no, esa energía nos ayudará ante el Pinar Karsiyaka”. El conjunto turco es tercero de su liga (tras Anadolu Efes y Fenerbahçe). Con el veterano Semih Erden en la pintura, el equipo presume de músculo americano. Raymar Morgan ha sido su jugador más dominante este curso (17,9 puntos y 6,4 rebotes); entre él, el francés Amath M’Baye (16), Tony Taylor (12,8) y Sek Henry (11,4, pero 7/7 en triples en las semifinales frente al Casademont) promedian 58,1 puntos de los 81,1 de su equipo. Sólo ellos pueden apartar al Burgos de otro título esta temporada.