DALLAS MAVERICKS

Doncic, sobre sus problemas arbitrales: "Me quejo demasiado"

El jugador esloveno, al límite de la sanción por técnicas, acepta que su comportamiento hacia los árbitros no es el mejor y se compromete a corregirlo.

Doncic, sobre sus quejas arbitrales: "Tengo que parar"
Kevin Jairaj USA TODAY Sports

Que Doncic, a sus 22 años, ya es una superestrella de la NBA no es ningún secreto. Que, debido a su edad, aún tiene margen de mejora, tampoco. Dentro de la pista, es difícil encontrar aspectos en los que pueda progresar (dentro de su perfil como jugador, claro). Y, cuando los hay, él mismo se empeña en dar ese empujón necesario. Esta misma temporada, es ejemplo su incremento en la precisión desde la larga distancia. Arrancó el curso tirando fatal y, ahora, la historia es muy distinta. En sus primeros diez partidos, sólo consiguió convertir el 26% de sus triples; hoy, se sitúa en un 35,7%, su mejor marca desde que está en la liga estadounidense. En los dos últimos partidos, en los que su equipo, Dallas, se jugaba mucho, el porcentaje se dispara hasta el 43,5%, con 23 intentos. Juega, analiza, reflexiona y, normalmente, termina sobresaliendo en lo que se propone.

Ahora, tiene un nuevo frente abierto: sus quejas arbitrales. Y también se ha propuesto ponerle solución. Principalmente, porque están al borde de acarrearle un serio problema para sus intereses y los de su franquicia: un partido de sanción. Actualmente, Doncic acumula 15 faltas técnicas; una más, supondría dejar a su equipo sin su gran estrella en el momento más trascendental de la temporada regular. No quiere que ocurra y ya lo dejó claro tras la última infracción cometida, frente a Sacramento Kings: "No os preocupéis, que no me van a señalar ninguna más", declaró tras el partido. Un encuentro que, además, supuso su única derrota en los últimos seis partidos. Ni Doncic, que ya tiene animadversión de por sí, ni Dallas quieren tener que pasar por el 'play-in' para acceder a las plazas de playoffs. Un desgaste extra que, a la hora de la verdad (si se llega a ella), puede pasar factura. Perder al jugador para estos encuentros finales de liga supondría un duro contratiempo.

Tras la prestigiosa victoria frente a Brooklyn Nets, el jugador esloveno fue más allá. Ya no solamente señaló su compromiso de no acumular ninguna técnica más, sino que prometió cambiar su comportamiento hacia los árbitros. Y es que no es un problema nuevo o puntual. En la pasada campaña, Luka ya acumuló 13 faltas técnicas, dos menos que las actuales. "Me quejo demasiado. Tengo que mantener la calma y no hablar con los árbitros. (Es difícil) con todas las emociones en los partidos, pero obviamente tengo que parar. Es complicado para mí en la pista, por mi forma de jugar, pero me doy cuenta y tengo que trabajar en esto", expresó ante la prensa. Una declaración de intenciones acorde con su partido, de gran madurez. Luka, que no había firmado un gran tercer cuarto, encaró el último cambiando su rol, contemporizando y generando ventajas y posiciones de tiro para sus compañeros. "Cuando Luka pasa por períodos en los que no anota, encuentra otras formas de impactar en el juego. Se recuperó muy bien durante ese tramo. Pasó el balón a sus compañeros para que se lucieran ellos'', declaró Rick Carlise, su entrenador, después del partido. Un paso más.