NBA | BUCKS 135 - WIZARDS 134

Westbrook y Beal llevan al límite a los Bucks de Antetokounmpo

Bucks y Sixers ganan. También los Celtics y unos Hawks muy al alza, que dieron una imagen excelente ante unos Suns agotados. Los Pacers pierden y siguen en descomposición.

Westbrook y Beal llevan al límite a los Bucks de Antetokounmpo
Benny Sieu USA TODAY Sports

Sigue la pelea en el podio del Este, una guerra de posiciones en la que Philadelphia 76ers está cerca de salir como cabeza de serie para los playoffs: 45-21 por el 43-23 de los Nets y el 42-24 de unos Bucks en un momento excelente. Ser primero da el factor cancha, pero también puede enviar a un duelo de primera ronda contra los Wizards, un equipo que va a toda máquina y que lleva semanas jugando mucho mejor que un octavo del Este al uso. Ahora en 30-36, su lugar está en el play in. Marcha décimo tras su horrible inicio de temporada y tiene a tiro el noveno puesto (a medio partido de unos Pacers en descomposición). Sea noveno o décimo, necesitaría en el play in dos triunfos sin fallo para ser octavo y colarse en playoffs.

Pero en ese torneo de eliminación, que amenaza también a Heat, Celtics y Hawks (habrá duelos fuertes en el Este) nadie querrá tener delante, y menos en partidos a cara o cruz, a estos Wizards de Bradley Beal y Russell Westbrook, que rozaron el triunfo en Milwaukee (135-134) y desde el 12 de abril están 11-3, con dos derrotas por un punto y una por tres… en la prórroga. Fue un partido tremendo, muy bonito, y resuelto al final. En el último cuarto se pasó de un 103-95 a un 103-106 gracias a un 0-11 impulsado por ocho puntos de Russell Westbrook. Los Bucks, sin Khris Middleton, se escaparon otra vez (119-111) pero recibieron un 0-8 en cuestión de segundos (119-119). Con 124-124 a falta de tres minutos, llegaron un triple de Forbes y dos de Connaughton: 133-128 ya con Giannis Antetokounmpo eliminado. Los triples de Beal llevaron el final al límite: 135-134 antes de un saque de fondo que los Wizards casi roban y un último tiro a la desesperada de Garrison Matthews.

Los secundarios de los Bucks fueron esenciales: 16 puntos y 6 rebotes de Connaughton con 4/8 en triples, 14 puntos de Forbes (2/5 en triples), 11 puntos y 4 asistencias de Teague, 9 y 6 rebotes de Teague… buena producción junto a Antetokounmpo (23+9+8 con 6 pérdidas) y Jrue Holiday (29+5+6). DiVincenzo sumó 19 puntos con 5 triples y Brook Lopez 11+8 rebotes, incluida la jugada clave: rebote de ataque y mate para poner el 135-131 tras fallo de Jrue. En los Wizards, excelente trabajo de Matthews y Daniel Gafford, importantes para apretar al máximo el último cuarto. Sin Hachimura, 13 puntos de Bertans y, cómo no, otro partido tremendo de la pareja atómica: 42 puntos de Bradley Beal con un 14/24 en tiros y 29+12+17 de Russell Westbrook, que suma 19 triples-dobles en sus últimos 23 partidos y, con seis por delante, lleva en su carrera 179, ya a solo dos del gigantesco tope histórico (181) del legendario Oscar Robertson.

Los Bucks, pese a su victoria, siguen teniendo lo suficientemente lejos, visto lo que queda, a unos Sixers que además han recuperado su mejor tono: seis victorias seguidas y 45-21. En Houston (115-135) se permitieron prácticamente un entrenamiento contra el peor equipo de la NBA (ocho derrotas ahora en nueve partidos y 16 victorias totales; los Pistons llevan 19). Ningún titular pasó de 26 minutos en pista y Joel Embiid sumó en 25 un total de 34 puntos y 12 rebotes. Demoledor. Después tomó el relevo Dwight Howard (10+8, 5/5 en tiros) mientras anotaban Shake Milton (19 puntos) y Tyrese Maxey (12). La situación de los Rockets es dantesca. Con solo ocho jugadores disponibles y Christian Wood y Jae’Sean Tate añadidos a la lista de ausencia, se quedaron en la segunda parte sin Kevin Porter Jr (llevaba 16 puntos y 5 asistencias) por un esguince de tobillo. En cuadro, vivieron del trabajo de Olynyk (27 puntos, 11 rebotes, 8 asistencias) y el rookie Kenyon Martin Jr (23+10+6). Solo pisaron la pista dos reservas: Anthony Lamb (22 puntos) y Armoni Brooks (20).

La pelea por el play in del Este, al rojo vivo

Los Hawks lograron una de sus victorias más sonadas de la temporada, un incontestable 135-103 contra Phoenix Suns, que llegó como mejor equipo de la Liga (le han vuelto a adelantar los Jazz), con cinco victorias seguidas y 22 totales fuera de cada, la mejor marca de la NBA. Pero los Suns están en gira por el Este y llegaron agotados tras ganar 24 horas antes en la prórroga en Cleveland. Fue muy evidente: parcial de 38-15 en el último cuarto, que se abrió 97-88 y en el que los Hawks anotaron los primeros 16 puntos para romper el partido, con minutos brillantes del novato Onyeka Okongwu, que acabó con 14 puntos, 7 rebotes y 3 robos. Cuando los Suns anotaron en juego, después de más de nueve minutos, el parcial iba por 29-4 y el marcador estaba 126-92.

Los Suns (30 puntos y 5 asistencia de Devin Booker) quedan en 47-19, otra vez a un partido de Utah Jazz, y los Hawks en 37-30, a uno y medio de los Knicks y con uno y medio sobre Celtics (sexto) y Heat (séptimo). El play in está en juego y los de Georgia llegan en posición excelente a esa pelea. Estaban 14-20 cuando llegó Nate McMillan, con el que la marca es de 23-10, a pesar de bajas constantes (como casi todos los equipos en esta temporada). Trae Young volvió a dominar el juego aunque no anotó de tres (16 puntos, 12 asistencias) y Clint Capela volvió a ser determinante (18 puntos, 10 rebotes). Además, Bogdanovic sumó 16 puntos y 6 asistencias, Gallinari 16 con 5 rebotes y 4 asistencias, Okongwu 14, Lou Williams 16 con 5 asistencias, Huerter 13… Un gran partido colectivo contra un rival que se fundió después de un tremendo primer cuarto: 42-38 de parcial con los dos equipos metiendo el 68% de sus tiros y los Hawks en un brillante 7/10 en triples.

Los Celtics (35-31) también aprovecharon un partido cómodo, visita a Orlando, para ganar (96-132) y mantenerse en el sexto puesto del Este, casi encima de los Hawks pero igualados a los Heat, con los que pelean por evitar el play in con los Hornets todavía ahí, con pocas pero alguna opción de evitar esa ronda previa. No hubo historia con los Magic (21-45) en cuestiones de posicionamiento para el (jugoso) próximo draft. Los Celtics mandaron siempre y solventaron la baja de Jaylen Brown con Evan Fournier, que recibió el homenaje de los Magic en el primer partido contra su exequipo. El escolta francés anotó 18 puntos y repartió 4 asistencias en un backcourt en el que sobresalió Kemba Walker, que igualó su mejor marca de la temporada con 32 puntos. Los Celtics anotaron 21 triples, Jayson Tatum acabó con 27 puntos y Pritchard con 14 desde el banquillo. En los Magic, plagados de bajas, 20 puntos de Bacon, 19 y 15 rebotes de Mamba, 20+4 de Wagner y 18+10+5 de RJ Hampton, el jugador recibido en el traspaso de Aaron Gordon que va a tener un papel importante en la reconstrucción del equipo de Florida Central.

Condenado al play in está Indiana Pacers, que contra Sacramento Kings (93-104) volvió a demostrar que está llegando hecho unos zorros al final de temporada, un equipo devastado por las lesiones y ya en serios rumores de mala sintonía con Nate Bjorkgren, entrenador en primer año que arrancó con excelentes sensaciones y muy buena química con el vestuario. Después de anotar 152 y 141 puntos en sus dos últimos partidos (uno ganado, uno perdido), los Pacers se quedaron en 93 contra una de las peores defensas de la NBA. Domantas Sabonis sumó 27 puntos, 13 rebotes y 8 asistencias.

Pero es que los Kings han tenido una última resurrección cuando estaban ya desahuciados: cuatro victorias seguidas, las cuatro a domicilio, con De’Aaron Fox lesionado y ahora también sin Haliburton. Están 29-37, y en principio no les da para llegar al play in el Oeste… pero al menos siguen en la pelea: a dos partidos y medio ahora. Marvin Bagley jugó uno de los mejores partidos de su accidentada carrera (31 puntos, 12 rebotes) y Delon Wright se agigantó ante las bajas en el backcourt: 23 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias, 6 robos.