NBA | HEAT 109 - NETS 107

Los Nets caen sin Harden... ni Durant, que dura 4 minutos

El alero se lesionó del muslo izquierdo cuando solo habían transcurrido cuatro minutos de partido. Adebayo anotó el tiro ganador para los Heat.

Dos cosas están claras: una, que los Nets son buenísimos. Y la segunda, que las lesiones forman parte del deporte y tienen sus consecuencias. A veces inmediata, dejando fuera a un jugador para un periodo de tiempo indeterminado, influyendo así en el devenir del equipo (véase, Jamal Murray). Otra veces, con síntomas que se notan a corto y a largo plazo, con un destrozo en forma de ausencia en un inicio... y problemas derivados que se notan después de un retorno. No sabemos si será el caso de Kevin Durant, pero la situación empieza a ser preocupante. El alero promedia unos números espectaculares en su retorno: 28,1 puntos, 7 rebotes y 5,4 asistencias. Pero solo ha disputado 23 partidos y, sobre todo, su constancia y regularidad en cuanto al tiempo de juego ha sido mínima. Lo máximo que ha jugado han sido seis partidos consecutivos, y tras una actividad que ha durado desde el 15 de febrero hasta el pasado 5 de abril, ha vuelto a caer, tras solo cuatro minutos de partido, por un dolor en el muslo derecho con el que han saltado todas las alarmas.

Lo más probable según las últimas informaciones es que Durant no tenga nada, pero queda apenas un mes para los playoffs y la estrella sigue teniendo sonadas ausencias que impiden a los Nets probar con su tridente (Harden-Irving-Durant solo han coincidido en siete partidos esta temporada) en pista y que ya contaba con la lesión del propio James Harden. Una vez más, el esquema que todo el mundo espera ver en playoffs brilla por su ausencia. y Steve Nash ha tirado de ingenio y del talento de sus estrellas, por separado, para seguir sacando partidos y llegar al primer puesto de la Conferencia Este, uno que ahora tienen los Sixers en su haber. Lo de Durant puede acarrear ahora una nueva ristra de partidos sin su presencia y el retorno de Harden está más cerca que nunca. Pero, o los problemas físicos desaparecen pronto o no vamos a ver al trío dinámico hasta el momento de la verdad. Algo que puede no salir bien a un equipo con la vitola de favorito pero que hoy, entre tanto alboroto, ha perdido contra unos Heat que están en su pelea particular.

Bam Adebayo ha sido el que ha dictado sentencia. Un tiro ganador a dos metros del aro tras pedir un aclarado cuando ha recibido el balón, fuera de la línea de tres. Y sobre la bocina. El pívot ha acabado con 21 puntos, 15 rebotes y 5 asistencias, y ha dejado a Kyrie en 0 de 8 cuando le ha estado defendiendo. El base no ha podido ser la solución para su equipo, y se ha quedado en 20 puntos, 4 rebotes y 9 asistencias, pero con 6 de 19 en tiros de campo y 2 de 9 en triples. El líder de los Nets ha sido Landry Shamet, que ha acabado con 30 tantos. A Durant, por cierto, le cundió el tema: en tan solo 4 minutos de actividad, finalizó con 8 puntos, 3 de 3 en tiros de campo y 2 de 2 en triples, fallando extrañamente los dos tiros libres que intentó. En otras palabras, su talento es inconmesurable, pero los Nets necesitan que tenga una regularidad física si de verdad quieren optar al anillo. Al fin y al cabo, todavía no podemos sacar conclusiones de como funciona el big three en su totalidad. Siete partidos son pocos. Y quedan lejanos. Muy.

En los Heat, un poco de todo, pero con el epicentro en Adebayo. Con Jimmy Butler siendo baja, Trevor Ariza ha demostrado que puede seguir siendo útil para la causa y ha aportado 15 puntos y 9 rebotes, con 3 de 6 en triples. Andre Iguodala ha trabajado en la intendencia y ha desarrollado, una vez más, sus labores defensivas (con 8+3+5) y Duncan Robinson ha sido la ya tradicional amenaza desde el exterior, y se ha ido a 11 puntos, aunque esta vez con 3 de 8 en triples. Y Kendrick Nunn ha llegado a 17 tantos, Goran Dragic a 18 y Dewayne Dedmon a 10, con 10 rebotes. Mucha aportación para Erik Spoelstra, que ve como su equipo es acechado insistentemente por los Hornets (los de Florida van sextos y sus perseguidores octavos), mientras los Knicks siguen sumando victorias de manera tan inopinada como merecida, y abocan a los Heat a un play-in que todo el mundo quiere evitar, pero que alguien tiene que jugar. Cosas de la NBA.