NBA | PELICANS 106 - KNICKS 116

Los Knicks exprimen a Zion y los Kings claudican en el Oeste

Thibodeau monta un muro delante de Zion y aprovecha la falta de tiradores de los Pelicans. Los Spurs pierden contras los Raptors y los Kings enlazan ocho derrotas y ven lejos el play in.

Así se mueve el Oeste, donde se va definiendo la pelea por el play in: los Blazers todavía no están a salvo mientras que los Lakers van manteniéndose a flote durante las largas semanas sin LeBron James ni Anthony Davis. Los Mavericks llevan tiempo metido en la séptima plaza, con un ojo en los Grizzlies (que también huelen a play in) y otro en los dos delante, por si acaso. De ese lote saldrán, en teoría, dos de los cuatro (del séptimo al décimo) que jugará las eliminatorias por las dos últimas plazas en playoffs.

¿Las otras dos? A veces parece que nadie las quiere. Los Spurs perdieron en Toronto contra unos Raptors bajo mínimos y quedan décimos (26-27), en negativo y marcando la frontera ahora por detrás de unos Warriors que están 27-28, recuperados a lomos de Curry tras algunas derrotas nefastas. El único perseguidor empieza a ser los Pelicans, que además tropieza cada vez que parece enderezar el rumbo: derrota en casa con los Knicks y 25-30, a dos partidos ahora de los Spurs. Porque los Kings han claudicado. Desastre en casa contra los Wizards, octava derrota seguida y 22-32, a cuatro y medio de los Spurs y partido esta noche, en back to back, contra los Suns. Peor pinta, imposible.

En el Este, Raptors y Wizards (tras ganar a Spurs y Kings) son los dos que persiguen el décimo puesto, todavía más barato: ahora 22-32 los Bulls, 22-34 los Raptors y 20-33 los Wizards. La debilidad de la Conferencia pobre les da vidas infinitas, pase lo que pase. Y la crisis de los Bulls desde la llegada de Vucevic (un 3-8 inesperado en once partidos con el pívot) ha abierto una pelea de tres por una plaza. Los Raptors, sin Kyle Lowry, Fred VanVleet, Gary Trent ni DeAndre' Bembry, ganaron con mucho mérito (117-112) a los Spurs en lo que acabó siendo un duelo de músculo y fuerza por dentro contra puntos por fuera. Los Raptors usaron quintetos grandes, a la fuerza, con Anunoby (22 puntos) de guard y Siakam percutiendo (20+11), acompañados por Boucher, dos recién llegados como Birch (14+6) y Gillespie (9+8) y el rookie Malachi Flynn, que va a más (16+7 asistencias) a medida que avanza la temporada. En los Spurs metieron triples Derrick White (6/11 para 25 puntos) y Patty Mills (5/11 para 23), y DeRozan sumó 19 puntos y 11 asistencias, con intentos en el último cuarto contra su exequipo, un parcial final en el que Flynn metió ocho puntos.

La derrota de los Spurs abrió una puerta que no atravesaron los Pelicans, que se estrellaron (106-116) contra el muro de escudos de Tom Thibodeau y sus rabiosos, y excelentes, Knicks, que están 29-27 y son séptimo del Este en una brillante temporada. Julius Randle volvió a la que fue su casa durante una campaña (2018-19) y lo hizo a lo grande, como casi todo en este curso: 32 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y 5/8 en triples. Al final con más impacto que Zion Williamson, que terminó con 25 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias. Y sufrió una defensa tremenda, marca de la casa Thibodeau, una muralla en la zona y presión por fuera para quitarle el balón de las manos. Si los Pelicans quieren exprimir al Zion creador que está brillando tanto en ese rol en las últimas semanas, necesita rodearlo de tiradores. Esta vez, 6/28 en triples para los de Van Gundy, a pesar de que había casi siempre dos o tres jugadores solos, en teoría los encargados de descargar a un Zion que sufría dobles y triples marcajes. Brandon Ingram anotó 28 puntos pero no tiró bien y el resto fue muy poca cosa ante unos Knicks otra vez de hierro, esta vez con RJ Barrett mal pero con triples de Bullock y aportación del banquillo: Quickley, Derrick Rose... y Burks, que metió en el último cuarto 11 de sus 21 puntos.

El último acto llegó en Sacramento, donde los Kings airearon sus actuales miserias, acabaron desesperados con los árbitros y regalaron la victoria a unos Wizards (111-123) ahora mismo más vivos. Los dos equipos suman 33 derrotas, pero el Este es más permisivo y las dinámicas son diferentes. Los Wizards rascan por donde pueden, empujados por Bradley Beal (31 puntos) y un Russell Westbrook a toda máquina: 25+15+11, seis triples-dobles seguidos, 24 en la temporada y 170 en su carrera, ya a solo once de un Oscar Robertson cuyo récord (181) puede caer esta misma temporada. Los de Brooks aprovecharon la pésima defensa de los Kings, un desastre constante, para anotar 42 puntos en el primer cuarto (31-42) y asegurar la victoria al final, cuando los de Luke Walton se habían metido en el partido de lleno (76-82 en el tercer cuarto). Pero no hay manera: son ocho derrotas seguidas y 20 en 31 partidos desde que, hace unos dos meses, los Kings ganaron seis de siete y parecieron en ruta de resurrección. Nada más lejos de la realidad.