OKLAHOMA CITY THUNDER

Gabriel Deck, 3,9 millones en menos de tres meses

El flamante fichaje de los Thunder se llevará una cantidad ingente de dinero hasta junio. ¿El motivo? El suelo salarial de la NBA, que dará mucho dinero al argentino.

Gabriel Deck firmará en las próximas horas con los Thunder. Su salida del Real Madrid ha sido una sorpresa mayúscula en muchos sentidos; en primer lugar, por darse a conocer solo unas horas después de la clasificación del equipo de Pablo Laso para los cuartos de final de la Euroliga. Pero también por la ingente cantidad de dinero que el argentino va a cobrar de aquí a junio, casi 4 millones de dólares que contrastan en exceso con los 400.000 que percibía por parte del club blanco. Es más, el salario es uno de los motivos principales por los que el alero, que ya había pedido una subida salarial en su renovación en el Madrid, ha decidido marcharse. Pero, ¿por qué Gabriel Deck va a cobrar tanto de aquí hasta junio? Es la gran pregunta que muchos aficionados se hacen, bien por el impacto que han tenido al conocer su adiós o por sorprenderse del gastos que los Thunder van a realizar por un jugador de 26 años que no cuadra del todo en un proyecto en el que prima la gente joven y por un alero que, teniendo una gran reputación en Europa, no es uno de los principales nombres dentro de la máxima competición continental.

Todo tiene una explicación y en la NBA estas suelen ser múltiples y variadas. Todo lo relacionado con los salarios y el dinero es complejo en la mejor Liga del mundo, que hace gala de reglas estrictas pero múltiples, de difícil comprensión para un aficionado al deporte europeo que no está acostumbrado a ver intercambios entre jugadores. Si alguien va a parar a otro equipo en el Viejo Continente, lo normal es que sea a cambio de una cierta cantidad estipulada y no con otro miembro de una plantilla ajena a la suya propia. La NBA también se diferencia de Europa por intentar encontrar una igualdad salarial inexistente en las competiciones relacionadas con todo lo que no es Estados Unidos; y por eso, conceptos como el "impuesto de lujo", el "límite salarial" y derivados se escapan tanto de la comprensión del aficionado medio, ese que sigue la NBA pero no está totalmente inmerso en ella.

La razón por la que Deck va a cobrar tanto dinero es el salary floor, traducido como salario mínimo. La Asociación de Jugadres establece una cantidad máxima y mínima de dinero que los equipos pueden pagar a sus jugadores por cada temporada. El tope salarial es un tope que limita los salarios totales que un equipo puede pagar a sus jugadores durante un año de tope salarial, pero tiene una serie de excepciones. Debido a que el tope salarial tiene excepciones y debido a que los equipos pueden superarlo y solo pagar un impuesto, a menudo se le llama tope “suave” (ahí entraría el impuesto de lujo), al contrario que la NFL que, por otro lado, tiene un sistema de tope "estricto" en el que ningún equipo puede exceder ese tope por ningún motivo. El salario mínimo del equipo es un piso que requiere que los equipos gasten al menos el 90% del tope salarial en su jugadores durante un año de tope salarial. El año de tope salarial es el período comprendido entre el 1 de julio y el siguiente 30 de junio.

A pesar de que la sanción es mínima y solo supone que el equipo que no llegue al 90% tiene que pagar lo mismo que si hubiera llegado, los Thunder han preferido cubrir la cifra. A Sam Presti le quedaban 3,9 millones para llegar al 90%, una cifra a la que tenía que llegar antes del 30 de junio. Esto lo cubre de manera neta y completa con la operación que involucra a Gabirel Deck, que percibirá precisamente esa cantidad hasta el final de la temporada. Esto permite a los Thunder llegar al salary floor, y seguir al jugador durante unos cuantos partidos antes de los Juegos Olímpicos. De la misma manera, favorece al jugador, que buscaba un sueldo mayor del que tenía en el Real Madrid y se va con una lucrativa oferta económica y una posibilidad de firmar un contrato para los tres próximos años. En otras palabras: todos ganan menos el Real Madrid. Y todo, por el suelo salarial, un concepto del que se está hablando mucho estos días por obra y gracia de Gabriel Deck. Quién lo diría.