CONFERENCIA OESTE

Stephen Curry, en el purgatorio

Durísima derrota de los Warriors con un 3+1 increíble de Bradley Beal. Los Nuggets ganaron por los pelos a unos Spurs en picado y acumulan ya ocho victorias consecutivas.

Stephen Curry, en el purgatorio
Darren Yamashita USA TODAY Sports

Otro desastre de los Warriors, en una temporada cada vez más gris, con el techo más bajo, que empezó con amago de desastre y se enderezó después de forma muy prometedora. Finalmente, estos Warriors son lo que son, anclados entre el presente de un Stephen Curry a su mejor nivel y el futuro que representa (veremos) James Wiseman, con problemas para conjugar la competitividad que exige (y casi garantiza) el primero y la paciencia que hace falta con el segundo, el número 2 del último draft: mucho potencial... muy verde. En total, son ocho derrotas en diez partidos, la última dolorosa contra los Wizards, en San Francisco (107-110). Y un revelador 24-28. Los Warriors 2020-21 no son un equipo de 50% de victorias y ven peligrar hasta el puesto en el play in, ahora con solo un partido de margen sobre los Pelicans (que van a trompicones) y dos sobre los Kings, que no paran de perder de todas las formas posibles. También los Spurs se hunden sin remisión, pero siguen por delante de los de la Bahía.

Los Warriors han perdido algunos partidos que tenían que haber ganado esta temporada. Pero pocos (salvo quizá el de Charlotte) en finales tan claramente nefastos como este. Después de un muy mal primer tiempo, se estabilizaron lo justo tras el descanso. Los puntos de Curry, algunos tiros de Oubre y el trabajo defensivo de Green y Wiggins parecían bastar contra los Wizards, que no son precisamente una máquina de matar. Entre tramos irregulares de todos, Curry dejó la cosa en 107-104 antes de un desenlace increíble. Russell Westbrook falló un triple frontal (se quedó muy corto), los Warriors no cerraron un rebote que valía la victoria y Bradley Beal salvó una bola que se escapaba por un lateral, se equilibró lo que pudo y lanzó un triple yéndose hacia la línea de fondo. Lo metió, recibió una falta de Wiggins, que llegó tardísimo, y completó un 3+1 heroico (107-108). Después, los Warriors arruinaron su última bala: Green encontró a Damion Lee en continuación hacia el aro y este, casi debajo de la canasta pero intimidado por Avdija, optó por no lanzar y doblar un pase…. A las manos de Bradley Beal, que sentenció desde la línea de personal.

Beal arrastraba los problemas de cadera que le tuvieron de baja durante cinco partidos. En solo el segundo partido desde su ausencia, estuvo flojo, muy presionado por dobles marcajes ordenados por Kerr. Llevaba 14 puntos con un 0/4 en triples antes de sus 6 puntos en los 6 segundos finales. Lo que hacen los cracks. Le acompañaron Robin Lopez (16 puntos en la primera parte, 20 totales), Hachimura (13 en el primer cuarto, 22 totales, cada vez más química con Westbrook) y otro triple-doble de Westbrook: 19+14+14, ya 167 para él, ahora a 14 de Oscar Robertson. Los Wizards están 19-32 y eso en el Este, qué cosas, vale para esar solo tres partidos del play in.

Los Warriors perdieron aunque por una vez ganaron (+13) los minutos sin Stephen Curry, que se sentó por último vez en -6 y volvió con 4 puntos de ventaja para su equipo (95-91). Algo inhabitual que sin embargo solo sirvió para acabar en otro final frustrante. El base metió 32 puntos con 6 rebotes, 5 asistencias y 5 triples, Oubre acabó con 23 puntos, Wiggins en 15+7+6 (y mucho trabajo, pero esa falta final…) y Wiseman con 18 puntos, 6 rebotes, un 9/11 en tiros y buena aportación en los primeros minutos del último cuarto. Pero dio igual: los Warriors volvieron a no ser capaces de amarrar la victoria.

NUGGETS 121-SPURS 119

Ganar es un hábito y perder… también. A los Nuggets, que siguen sin derrotas desde la llegada de Aaron Gordon, les sale todo bien ahora mismo: ocho triunfos seguidos, 34-18, peleando con los Clippers por el tercer puesto del Oeste. Desde la llegada de Nikola Jokic, es la primera vez que la franquicia enlaza ocho triunfos, una racha tremenda pese a que Jamal Murray sigue de baja.

Y a que estuvo a punto de abortarse contra los alicaídos Spurs, que pelearon con todo después de verse 18 puntos abajo en la primera parte. Arañando puntos y viviendo de las pérdidas de su rival, tuvieron una triple opción de forzar la prórroga que se desvaneció de forma dolorosa: Michael Porter Jr solo metió uno de sus tiros libres (121-119), Keldon Johnson cogió el rebote, Popovich no pidió tiempo muerto y Johnson se lanzó a la carrera hasta llegar al aro, donde la intimidación del propio Porter le impidió anotar. Dejounte Murray palmeó el rebote, falló… y la bola le cayó a DeRozan, que tampoco pudo anotar, ya a la desesperada. Cuando es que no, es que no. Los Spurs suman 10 derrotas en 12 partidos, ahora en 24-26 y peleando para salvar al menos el play in. Ambas franquicias compartieron balance hace no mucho: 22-16. Desde entonces, 12-2 para los de las Rocosas y 2-10 para los texanos, fundidos.

DeRozan sumó 24 puntos y 12 asistencias, Kelon Johnson mejoró tras una mala racha, White (25 puntos) y Murray (12+7+4) trabajaron por fuera, Gay metió 12 puntos desde el banquillo… los Spurs remaron todo lo que pudieron, pero volvieron a perder. Con menos brillo del habitual, los Nuggets se aferraron al gigantesco Jokic (26+13+14), a la eficiencia de Porter (22 puntos, 10 rebotes) y a la producción desde el banquillo de Monte Morris (21 puntos, 7/8 en tiros), que jugó más y mejor que Facundo Campazzo, que sigue como titular en ausencia de Murray. El argentino terminó con 9 puntos (6/6 en tiros libres) y 4 asistencias.

CLIPPERS 126-ROCKETS 109

Tampoco fallaron los Clippers, en jornada muy propicia porque les visitaban los Rockets, que venían de ganar bien a los Mavericks pero están ahora 14-28 y jugaron sin John Wall. Los angelinos quedan en 36-18, con media cabeza de ventaja sobre los Nuggets. Pero fue un partido extraño, marcado por las idas y venidas de los propios Clippers: 19-30 en 9 minutos y 26-40 para los Rockets después de dos minutos del segundo cuarto. Desde ahí, parcial increíble de 41-4 (67-44) que acabó en 41-6 al descanso (67-46) para un 41-10 total en el segundo cuarto. Después, otra siesta y reacción de los Rockets, que llegaron al 104-99 pero encajaron un 16-2 ya definitivo ahí.

En ese segundo cuarto, los Rockets metieron sus dos primeros tiros y fallaron 15 de los 16 restantes. Los Clippers firmaron un 15/21, con Kawhi anotando en ese tramo 11 de sus 31 puntos y tres triples de Reggie Jackson, que terminó con 26 puntos, 7 asistencias y 6 triples para aportar lo que suele Paul George, que descansó. Además, Batum anotó 17 puntos y Terance Mann, que sigue siendo una de las revelaciones del segundo tramo de la temporada, acabó con 16 y 9 asistencias. Clave tras la salida de Lou Williams. DeMarcus Cousins sumó 3 puntos y 2 rebotes contra su ex equipo, un bloque liderado por Christian Wood (23 puntos), Olynyk (13 y 11 rebotes), Tate (18) y Kevin Porter Jr (14, 6 rebotes, 13 asistencias). Al final, mandó la lógica.