WASHINGTON WIZARDS

La NBA sale en defensa de Westbrook: "No se puede tolerar"

Varias figuras de la competición, como la de Shaquille O'Neal, alzan la voz en contra de las críticas constantes que recibe el base de los Wizards.

O'Neal, sobre Westbrook: "Jordan, Magic y yo tuvimos que pasar por esto"
Nick Wass AP

La temporada de la 'nueva normalidad', tan rara como es para todo el mundo, está siendo una más para Russell Westbrook. El explosivo base de Washington Wizards, camino de su cuarta temporada promediando un triple-doble, sigue conjugando los dos frentes que le han acompañado a lo largo de toda su carrera: estadísticas y críticas. Historia conocida. No se esperaba ningún giro de guion en la capital estadounidense y no lo ha tenido. El inicio del curso no ayudó: el primer partido devino en su primer triplete estadístico de la temporada, pero también en su primera derrota. Una de muchas que quedaban por llegar. Los Wizards necesitaron cinco partidos para lograr su primer triunfo. La victoria, ya en el sexto, se produjo sin Westbrook; las anteriores caídas, acompañadas de un triple-doble suyo. Desesperante. Hasta para Russell, entrenado en el arte de lidiar con la crítica. Y cada vez más. En todo el curso, los resultados sólo le han permitido un breve lapso para respirar, fácilmente identificable: del 14 de febrero al 27 del mismo mes. Siete victorias en ocho partidos para un equipo que parecía resucitar. Una racha positiva para demostrar que, con Westrbook, no solamente se puede ganar; sino que puede ser mucho más fácil.

Duró lo que duró. Después del positivo esprint, nuevo frenazo. Casi más duro que todo lo anterior. La temporada en Washington ha sido complicada, especialmente para Russell, que arrancó con unas molestias en el cuádriceps que ha ido dejando atrás. Protocolos sanitarios, franquicia con más partidos aplazados, etc. Las victorias llegaron cuando parecía que el equipo ya estaba capacitado para mostrar su verdadero potencial, como si todo lo anterior hubiera estado irremediablemente influenciado por los distintos contratiempos que fueron salpicando. Una imagen irreal. Un grito de esperanza que se ha quedado sin aire. Siguen sumando más derrotas que victorias y el calendario aprieta, con el acceso a playoffs muy lejano y un play-in escurridizo entre las muchas manos que lo intentan alcanzar. Y, de nuevo, críticas. Como no, con Westbrook en la diana. Ni su hiperbólica actuación frente a Indiana, con un triple-doble (35+14+21) que nadie más ha conseguido firmar en la historia de la competición, las espantaron. "Este Westbrook... Llévatelo al Barcelona o al CSKA y dile que sea campeón de Europa: no hay posibilidad de que eso pase", llegó a decir Dino Radja.

Ha encontrado contrapunto. En la TNT, donde ya ha dejado algunas de las declaraciones más controvertidas de la temporada, Shaquille O'Neal ha salido al paso. Paradójicamente, en su defensa, tónica para nada común dentro de una vieja guardia que, normalmente, desprestigia la era actual del baloncesto para enarbolar la suya. "(Westbrook) es uno de mis jugadores favoritos. Desafortunadamente, en este negocio, todos los grandes han tenido que pasar por esto: Dr. J, Michael Jordan, Isiah, Magic, yo mismo, D. Wade... Para obtener ese máximo respeto se necesita un anillo. Cuando eres un gran jugador y estás logrando grandes números, la gente siempre dirá: 'Espera hasta que tengas un campeonato'. Si no consigues un campeonato, parece que no has conseguido nada", observa al respecto. A colación, además, añade varios nombres, todos ellos de grandes leyendas, consideradas como tales, que se quedaron sin alcanzar la gloria en sus prolíficas carreras. "No puede decirse que Allen Iverson o John Stockton no son algunos de los mejores bases de la historia. No puede decirse que Karl Malone o Charles Barkley no son algunos de los mejores interiores; pero así es la NBA", zanja el, también legendario, pívot.

"Todo el mundo piensa que está acabado..."

Shaquille no ha sido el único. Su principal socio en los Wizards, y máximo anotador de la competición, Bradley Beal, ya había alzado la voz en reiteradas ocasiones. "Es uno de los mejores compañeros de equipo que he tenido nunca. Ama el baloncesto. Ama este deporte en toda su plenitud", llegó a decir. Halagos sin paliativos que, sin embargo, contaban con el hecho de proceder del propio seno de la franquicia. Ahora ya no. Duncan Robinson, alero de Miami Heat, también se ha sumado al bando: "Las críticas de este tipo hacia Russell no se pueden tolerar. Sé que la gente siempre dirá que está acumulando estadísticas o buscando estadísticas, pero también lo ha hecho con victorias. Lo que es capaz de hacer en ausencia de Bradley Beal es simplemente increíble. No creo que reciba todo el aprecio que merece", asegura en su propio podcast, el Duncan Robinson Podcast. 

MVP en 2017, Russell roza el triple-doble en el promedio estadístico de su carrera. En Oklahoma, donde se quedó a las puertas del anillo, en Houston, la campaña pasada, o ahora, en los Wizards, sus números siempre han estado en lo más alto de la liga. De seguir el trascurso natural de los acontecimientos, terminará siendo el jugador con más triples-dobles de la historia, adelantando los 181 de Oscar Robertson. Desde el punto de vista de Duncan Robinson, un hecho que se debe valorar mucho más: "Que haya estado haciendo esto durante tanto tiempo lo hace tan impresionante... Todo el mundo parece pensar que ha terminado y que está acabado. Hay gente que dirá hasta que dificulta las victorias, pero la realidad es que ha estado en equipos realmente buenos. Existe la idea errónea de atribuirlo todo a los campeonatos, pero hay más que eso. Es simplemente increíble que pueda jugar a un nivel tan alto durante tanto tiempo", concluye. Halagos para unos oídos acostumbrados al barro, pero que siguen sumando puntos, rebotes y asistencias.