NBA | WIZARDS 87 - MAVERICKS 109

Luka Doncic decide un solitario duelo sin triples ante Westbrook

Los Mavericks asfixiaron a los Wizards en la segunda mitad, donde sólo les permitieron 40 puntos, y sacaron la victoria de la capital de EE.UU.

Los Mavericks no quisieron arriesgarse a perder este partido y pusieron a una de las dos grandes estrellas a jugar. En este caso fue Luka Doncic el que se vio en la alineación y Kristaps Porzingis observó el partido desde fuera. Dos partidos seguidos en dos noches no es fácil y en Dallas se han tomado los descansos con seriedad para evitar problemas, pero los resultados habían arrojado derrotas que les podían volver a la memoria en el futuro. En Washington D.C. y ante unos Wizards que son uno de los caramelos de la NBA tocó poner algo de carne en el asador para que la cena supiera a gloria. Y con Rick Carlisle en el banquillo, de vuelta tras conocerse que su caso era de falso positivo por coronavirus y era apto para entrenar de nuevo. En el lado contrario al del Oeste, en los locales, Russell Westbrook también vio a su compañero de batallas, Bradley Beal, desde más lejos de lo habitual: el máximo anotador de la Liga realizó el calentamiento, pero se descartó su inclusión en el partido por orden de los recuperadores

El duelo estaba servido. El duelo de las selecciones de tiro mejorables. Y eso que Doncic ha mejorado en los últimos dos meses, y sustancialmente, ayudando a que los Mavs estén arriba gracias a eso y algunas otras cosas. Y se vio lo que era. Entre los dos metieron un sólo triple, uno del esloveno, en once intentos. Falló la predicción en lo del triple-doble: Westbrook sí llegó, Doncic se quedó a unos pasos. Chascarrillos aparte, este enfrentamiento fue el que puso la pimienta a una noche centrada en otros menesteres. 

Powell volvió a jugar, al estar Porzingis fuera, pero Marjanovic ocupó el lugar el letón como titular de los Mavericks en el puesto de pívot y lo hizo sumando 15 puntos y 12 rebotes y con un +14 en pista, apañando una de sus actuaciones más positivas en la NBA. Con otras dos bajas de nivel como las de Kleber y Richardson, más hueco para que otros jugadores tuvieran protagonismo. Melli y Finney-Smith cumplieron bien y como suplente fue una de esas noches de Jalen Brunson, no sólo por meter 19 puntos sino por sostener al equipo en los descansos de Doncic. Con ese cóctel los Mavericks llegaron a la cuarta victoria consecutiva, que les da muchísimo aire en la zona media de su conferencia

Doncic jugó para Marjanovic en los primeros compases y se abrió algo de brecha, cosida a base de jugadas rápidas por unos Wizards que se iban a sentir más a gusto así que en el estático durante todo el partido. Un par de acciones positivas dieron la ventaja en el marcador a los Mavs en el primer cuarto, un par de acciones negativas se la quitaron al comenzar el segundo. Todo estaba muy igualado. Los locales también triangulaban y se lo ponían difícil a los texanos, pero éstos tuvieron a Luka enchufado en el punto justo y ya antes del descanso empezó a ser decisiva la capacidad de anotación en situaciones complicadas y la parcela de director que atesora el de Liubliana. Ahí todavía había partido. 

Doncic terminaría con 26 puntos el encuentro, siendo el máximo anotador junto con Westbrook. Si bien Brooks puso a Garrison Matthews, que para eso es titular, como freno a Luka, cuando saltaron algunas chispas fue al medirse con Russell. En una jugada en concreto el esloveno cayó mal por la fuerza de la falta, aunque Westbrook se disculpó al instante. Era la frustración. En la segunda mitad del partido los Wizards anotaron sólo 20 tantos en cada cuarto, viéndose así fuera de toda opción por conseguir la victoria. Doncic incluso puso retirarse antes de tiempo, ya que el partido quedó visto para sentencia a mitad del cuarto periodo.