NBA | PELICANS 93 - HEAT 103

La baja de Zion desnorta a los Pelicans, donde Willy no juega

Los Pelicans caen. Reservaron a Zion Williamson a las puertas del All-Star y Hayes adelanta a Hernangómez. En los Heat sí estuvo Jimmy Butler.

En las jornadas de descanso que se están dando a algunas estrellas, siendo LeBron James, Luka Doncic y Stephen Curry algunos ejemplos, también cayó Zion Williamson. Stan van Gundy dejó fuera del último partido de los Pelicans antes del All-Star a su participante en la cita, que no se perderá y en la que debutará. Esta baja medio obligada dejó sin la referencia habitual al equipo, que se vio falto de auxilio en los momentos importantes de su partido ante los Heat, actuales subcampeones. 

Sin Williamson, que está actuando como estandarte en la pintura casi más que Steven Adams, estaba por ver cómo iba a ser el encaje del entrenador. Y, en clave española, negativo. Por la tendencia, más que nada. En el anterior encuentro se vio a un buen Jaxson Hayes, el jugador al que Willy Hernangómez había adelantado previamente en la rotación gracias a sus buenas actuaciones. Con Adams en 25 minutos, Hayes jugó 21. No había sitio para más. El técnico local destinó nueve jugadores a este encuentro y ninguno de ellos fue el pívot de Las Rozas. El descanso por la cita del Partido de las Estrellas marcará la evolución, aunque no es para celebrar si tenemos en cuenta que Willy desaparece de nuevo de la alineación predeterminada y que el equipo, por más que su estrella brille, sigue sin coger el camino bueno para llegar a las posiciones cabeceras de la Conferencia Oeste. 

En el lado de los Heat sí estuvo Butler, que volvía. Adebayo, fuera por unas molestias en la rodilla izquierda. Jimmy fue el mejor jugador del encuentro, que se resolvió gracias a un tirón de los visitantes a falta de cinco minutos para el último bocinazo. Son siete victorias en ocho encuentros para Miami, que sí endereza el rumbo después de numerosos problemas y está con un balance clasificatorio equilibrado. 

En el primer cuarto ya se desniveló el partido. Fue interesante ver el papel de Olynyk, titular al no estar Adebayo. Por fuera pero no distribuyendo, sino como tirador y metedor. El pívot canadiense impulsó a los suyos al principio, ya para sacar ventajas que estaban por encima de la decena. Acabaría con 18 puntos. Las pérdidas fueron otro de los factores que ayudaron a que los Heat se marcharan desde el inicio. 

Teniendo más tiros, mucho peor distribuidos. Ingram estuvo más tímido de lo que debería y Ball y Hart fallaron quince triples entre los dos. La recuperación antes de que se entrara en el territorio definitivo no hacía presagiar un milagro. 

Butler estuvo muy bien, como lo ha estado en sus últimos dos compromisos para igualar una marca de LeBron en Miami. Terminó con 29 tantos. Tres canastas suyas y lo bien que se supo integrar con Andre Iguodala, también clave, dieron a los Pelicans la colleja necesaria como para verse fuera de la pelea por ganar.