NBA | THUNDER 96 - NUGGETS 126

Denver se quita el mal sabor de boca con un partido de 'gourmet'

Los Nuggets arrasaron Oklahoma City después del horroroso final que les costó el partido ante los Wizards, con fallo final de Facu Campazzo. +30 a los Thunder.

Thunder - Nuggets
Alonzo Adams USA TODAY SPORTS

La furia movió a los Nuggets, uno de los candidatos a todo en la Conferencia Oeste por calidad de plantilla y lo demostrado en los últimos dos años, en su visita a Oklahoma City. Venían de protagonizar un espantoso final ante los Wizards, un rival más flojo, con un contraataque de tres contra uno en el que Facu Campazzo tuvo que resolver a regañadientes en la peor opción de todas para intentar ganar el encuentro. La derrota anterior fue la gasolina, quizá por lo ridículo de aquello, que sufragó el esfuerzo que se hizo desde la misma entrada en la cancha ante los Thunder, que pagaron los platos rotos

Para Mike Malone las dudas que despertó Campazzo, que era el que menos culpa tenía, tras su fallo final ante los Wizards se acaban aquí: "En lo que respecta al héroe de Córdoba, juega duro. Estaba tan apenado por fallar aquel tiro... Ha respondido muy bien. Me encanta este chico"

Se puso ver a toda la plantilla disponible de los Nuggets porque hubo minutos de la basura. El tirón inicial fue tan fuerte que los Thunder se desligaron de la pelea poco después del descanso. Jamal Murray y Michael Porter superaron la veintena y Nikola Jokic sumó otro triple-doble, sólo con Wilt Chamberlain haciéndole sombra en el total de los pívots históricos si hablamos de ese apartado. Pinchazo de hombres como Dort, Horford, Malédon e incluso Shai Gilgeous-Alexander en el equipo local, que terminó treinta abajo

El parcial de arranque fue una declaración de intenciones. Reduciendo opciones en la zona para que hombres con experiencia como Horford o con inteligencia contrastada como Dort pudieran hacer daño. Se les expulsó hacia fuera y no metieron ni una. El registro total de los Thunder en triples, el recurso al que le obligó Denver Nuggets, fue de 11/47. Raquítico. El primer cuarto acabó 20-38 en un clínic de intensidad que los locales no pudieron nada más que mirar. 

Darius Bazley, el potente alero de los Thunder que ha dejado algunas jugadas preciosas en las últimas semanas, fue el único que acertó y lo hizo con 22 tantos. Pero porque le ponía ganas ante unos Nuggets que estaban elevando mucho el listón. Shai, estrella local, no pudo ni con el manejo de Murray ni con las defensas de Campazzo o Dozier. Hampton, Cancar o Bol tuvieron oportunidad de jugar, ya que los 30 puntos de ventaja llegaron antes del último periodo y la relajación se extendió a los dos conjuntos en la manga final.