NBA | CHICAGO BULLS 133 - MINNESOTA TIMBERWOLVES 126

Ricky: "Me gustaría hablar con el entrenador para saber mi rol"

Minnesota Timberwolves cae frente a los Bulls de Zach LaVine: 35 puntos. El base español aún no ha hablado individualmente con su nuevo entrenador, Chris Finch.

Minnesota no levanta cabeza. El peor equipo de toda la NBA perdió esta madrugada en Chicago frente a los Bulls (133-126) de un imparable Zach LaVine y sumó la 26ª de la temporada en 33 encuentros. Enlaza seis derrotas consecutivas para un balance de 1-10 en los últimos 11 partidos. Crisis que se llevó por delante a Ryan Saunders del banquillo. Su sustituto, Chris Finch, aún no ha dado con la tecla y está inédito: dos encuentros, dos derrotas. “Lleva tres días y hemos jugado dos partidos. Creo que ha tenido mucho en su plato (...). Ha venido y ha sido una tormenta para él. Se tiene que adaptar", dijo Ricky Rubio a Efe tras el duelo en Illinois.

El base español está aprovechando la baja por lesión de D’Angelo Russell (rodilla izquierda) para estar más tiempo sobre la cancha: desde la lesión de su compañero siempre ha jugado más de 22 minutos, con un máximo de 35 frente a Indiana, donde además logró su mejor marca de la temporada con 20 puntos y 13 asistencias. En Chicago, se disparó a los 33 minutos con una decena de pases de canasta y 9 tantos, incluidos tres tiros libres que condujeron el encuentro a una prórroga que dominaron los Bulls.

"Me he sentido más cómodo"

“En las dos, tres últimas semanas me he sentido más cómodo”, confesó a Efe el internacional español, que como el mismo dijo no había tenido un buen inicio de curso en su segunda etapa en los Wolves. También indicó que aún no había podido hablar con Finch individualmente: “Claro que en algún momento me gustaría hablar (con él) para saber muy bien cuál es mi rol. (…) Entiendo también que cuando DLo vuelva esto va a cambiar. Pero este ha sido mi rol en los últimos años, toda mi carrera en la NBA, y es cuando me siento cómodo”.

Minnesota no pudo aguantar el empuje del all star Zach LaVine. El escolta, que fue drafteado por los Wolves en 2014, se encuentra en el mejor momento de su carrera con 28,8 puntos de media. Esta madrugada, se lanzó hasta los 35 (5/8 de tres) para lograr su 16ª encuentro del curso con 30 o más tantos. Bajo su batuta (y con Billy Donovan en el banquillo), los Bulls sueñan de nuevo con regresar a los playoffs cuatro años después: son sextos con un balance de 15-16 gracias a una racha de cinco victorias en los últimos seis partidos.