SELECCIÓN ESPAÑOLA (M)

Scariolo: "Pau no será el mismo de 2015, paciencia con él"

El inminente anuncio de su regreso al Barça cogió a la Selección en Polonia, donde el técnico ya construye un equipo con vistas al futuro mientras también mira al presente.

El seleccionador español de baloncesto Sergio Scariolo posa en una entrevista para AS.
CHEMA DÍAZ DIARIO AS

Después de dirigir a la Selección en Gliwice y dormir en un hotel de aeropuerto en Cracovia, Sergio Scariolo voló este lunes de vuelta a Estados Unidos para seguir con su trabajo en los Raptors. Antes, habló con AS. Feliz por las dos victorias y la imagen que dio la nueva Selección ("más ligera") de las Ventanas, y atento al impacto del posible fichaje de Pau Gasol por el Barça. El italiano es cauto con Pau, admite cierta preocupación sobre Rudy, e ilusión por Ricky y Álex Abrines...

Tiene que ser la primera pregunta. ¿Qué significa para usted a nivel profesional y personal que Pau Gasol vaya a volver a jugar al baloncesto en el Barça?

Pues podré hacer un comentario oficial cuando no se trate de un rumor. Nunca lo he hecho y no lo voy a hacer ahora. Sólo puedo repetir que, sea a título personal como amigo, sea a título profesional como seleccionador, no puedo desear otra cosa que verle jugar partidos oficiales con continuidad y un buen nivel, en el Barça o en el equipo que considere. Ojalá podamos verle pronto y repito, con continuidad, a un buen nivel. No hablo del Pau de 2015, obviamente. La gente debe entender que hay que tener paciencia y apoyar los esfuerzos que Pau está haciendo y ver lo que podrá alcanzar. Ojalá, un buen nivel en esta parte final de la temporada.

¿Había llegado a perder la esperanza con Pau?

No, porque siempre la hay. Obviamente, estar en Tokio pasa por jugar unos meses de competición en un equipo.

BASKET-EURO-2015-ESP-LTU

"Que Pau esté en Tokio pasa porque juegue unos meses en un equipo"

Ofreció una lista jovencísima, de 25 años de media, y el resultado ha sido estupendo. Victorias de mérito ante Polonia e Israel ¿En esta Ventana miraba ya a la fase de clasificación del Mundial de 2023?

Estoy de verdad contento porque hay un recambio generacional. Es el momento de ir pasando páginas, con gente más joven. La mirada ya está puesta en el futuro. Además, empezamos a darnos cuenta de que lo que se ha hecho con la cantera empieza a dar sus frutos. Tendremos que tener muy en cuenta lo que hemos visto. No quiero poner un límite cronológico, pero debemos acelerar un poco. Hay una realidad que tenemos que asumir y es que contamos con una Selección de invierno y una Selección de verano. Tienen intercambiabilidad, pero también vida propia.

Habla de selecciones de verano e invierno. Pero de esas dos quedan en una especie de limbo jugadores como Alocén, Sergi Martinez, incluso Abalde. ¿Le preocupa que no puedan conocer el método?

Desde luego lo necesitarían y les vendría bien, pero están jugando. Me preocuparía más si fueran jugadores condenados al banquillo. Agradezco a sus entrenadores que les estén dando minutos.

Está observando de cerca a los españoles en la NBA desde su silla de ayudante en los Raptors. ¿Qué boceto hace?

El más continuo, sin duda, ha sido Ibaka. Con un rol establecido en su equipo y que lleva una línea constante. Mientras, Marc se ha adaptado a un papel diferente con su inteligencia habitual. Del máximo protagonismo en Memphis pasó a un rol intermedio en los Raptors; y ahora ha llegado a los Lakers, donde hay jugadores que acaparan mucho el balón. Pero sabe encajar ahí también, y además es una roca defensivamente. Es tan inteligente que, en cuanto Davis se lesiona, sabe dar el paso adelante y hacer exactamente lo que demanda su equipo. Ricky ha vivido una situación poco clara. Su papel ha ido cambiando, demasiado creo incluso para una franquicia que está en transición. La lesión de D'Angelo Russell le ha dado más protagonismo y ha jugado bien. Recientemente contra nosotros, por ejemplo, ya hizo un muy buen partido.

¿Le preocupan estos vaivenes de Ricky con vistas a los Juegos? Es MVP del Mundial...

Francamente, no. Le conozco y no tengo dudas. Además, recuperando al Chacho podemos tener completa una posición de base versátil.

Sigamos con el repaso. Los Hernangómez...

Pues la situación de Juancho también es poco concreta y está en función de lo que le pasa a los demás para jugar más o menos... Esperemos que se estabilice. Y luego está Willy, del que nadie duda a nivel estadístico cuando entra. El deseo es que aproveche el tiempo que tiene para mejorar en los puntos débiles. Que tenga continuidad. Y soy optimista con él. De momento, Hayes ha vuelto y él se ha mantenido y eso es muy importante. Ahora está en sus manos ese progreso en la solidez defensiva, en ese trabajo que se ve menos en la estadística.

"La Ventana de Polonia es el primer paso de una nueva generación de jugadores"

Para que Rudy no pueda jugar una final de Copa tiene que estar la cosa muy mal. ¿Le inquieta saber cómo puede llegar a los Juegos de Tokio?

Pues un poquito de preocupación tengo. Porque le conozco bien y sé cómo sufre con esta espalda que tantos episodios le ha dado. Lo he visto doblado en ciertos pasajes y sabes lo mal que lo pasa. Y si ves que no juega, es que no puede. Existe preocupación, es obvio. Pero esperemos que las cosas puedan resolverse. Su equipo lo está dosificando mucho, evitando el riesgo de la sobrecarga.

Hubo un nombre propio en la Copa, Álex Abrines. Capaz de no fallar un triple en todo el torneo, pero también de frenar a Carroll. Un jugador que, fino, parece total. Y al que falta un gran torneo con la Selección.

Sí, desde luego que Álex ha encontrado una madurez personal y profesional. Ha demostrado que es algo más que un tirador, por más que sea lo que le define. Ya en la NBA había dado señales de esta evolución defensiva. Lo tenía, y ahora lo puede estabilizar. Eso le puede convertir en el jugador total que es capaz de ser.

Hay un cambio de formato en los Juegos. ¿Le llena?

No hubiera tocado los dos grupos de seis. No me gusta el concepto de mejor tercero. No veía desorbitado jugar dos partidos más en la primera fase. Pero que luego haya sorteo me parece bien. Ahora hay que saber cuándo nos pedirán estar en Tokio y con qué selecciones y dónde podremos ir jugando amistosos.

¿Qué quería llevar de vuelta a Estados Unidos de Polonia?

Aunque pase desapercibido y no tenga tanta repercusión porque la clasificación estaba resuelta, es el primer paso de una nueva generación de jugadores. Tenemos que demostrar adaptabilidad y talento. Y entrar en nuestro ADN de competitividad. Porque este equipo compite cada posesión y, hay un momento, en el que compite per se. Está en nuestra naturaleza. Más allá de que nos juguemos una medalla en unos Juegos, o un Mundial, lo nuestro es competir. Además, vamos hacia una época en la que no contaremos con los grandes de estos tiempos. Hay que afrontar una evolución que pasará por jugar más alto, más rápido, correr más riesgos. Así que hay que potenciar este juego. Por eso son importantes estos partidos.

¿Vamos, pues, a un nuevo modelo?

Esto es como lo del cambio generacional que tantas veces se ha querido etiquetar. Esto no es que entran diez y salen diez. Vamos a ir quitando lo que no se adapta a los jugadores que vienen; e incorporando lo que sí se adapta a ellos. En resumen, velocidad y ritmo. Sí será un equipo más ligero. Es ley de vida, porque estamos destinados a perder a Pau y Marc, que han marcado una época.

Es su tercer año ya como ayudante en Toronto. ¿Se lo sigue pasando bien o siente cierto desgaste?

No siento desgaste. Estamos en un equipo con características diferentes al que fue campeón, que está haciendo su camino y que luego, si estamos en playoff, dará guerra por nuestra configuración. Estoy a gusto, aunque la NBA es una competición durísima y este año, más. La exigencia es brutal, se están jugando hasta cinco partidos por semana.