NBA | PELICANS 109 - KINGS 118

Willy Hernangómez por fin juega y lo aprovecha: doble-doble

El pívot español jugó una buena minutada por la lesión del titular en su posición y sumó 13 puntos y 11 rebotes. El equipo, sin embargo, cayó.

0

Las circunstancias en una liga físicamente exigente como lo es la NBA son para aprovecharlas. A Willy Hernangómez le ha llegado en un partido en casa ante los Kings. Había jugado un total de tres de los dieciocho encuentros disputados por su equipo, New Orleans Pelicans, y acumulaba una marca irrisoria: 12 minutos.

La lesión de Steven Adams ha hecho que Van Gundy pensara en él por delante de otros como Wenyen Gabriel -lo cual es otra buena noticia para el español- para cubrir la baja. Jaxson Hayes fue el titular, pero Willy lo hizo también que redujo su participación a 11 minutos: Hernangómez disputó 29, más del doble que todo lo que había conseguido hasta ahora junto. 

Curiosamente fueron Hayes y Hernangómez los únicos de su equipo en positivo, los dos con +3. Sus compañeros con más responsabilidad no estuvieron muy finos. Ball y Bledsoe, los bases, venían de salirse en los tiros y aquí lograron 10/24 entre los dos. Zion Williamson falló más de lo normal desde cerca aunque acabó con 17+8. Ingram fue el máximo anotador, con 20, pero fallando trece de sus veinte lanzamientos

La sorpresa de Willy, que terminó con un doble-doble (13 puntos y 11 rebotes), estuvo acompañada de un buen partido del también suplente Josh Hart (15 puntos y 13 rebotes), aunque éste segundo sí tiene ganado un puesto en la rotación. Los interiores de los Pels redujeron en defensa a los rivales, Holmes, Whiteside y Bagley, pero la victoria se escapó al final. 

El cambio de rachas en el Oeste es patente en estos dos equipos y se nota cuando el balón quema. Los Kings mejoran un poco la cara de los últimos tiempos y quieren soñar. Los Pelicans se están quedando atrás pese a tener jóvenes talentosos con los que construir un buen futuro. Los locales estaban controlando bien el partido hasta que llegó el último periodo. Se vinieron abajo de forma rotunda, como si el oponente hubiera metido la quinta marcha y ellos fueran montados en un tractor. Velocidad supersónica la de De'Aaron Fox, que se fue hasta los 38 puntos y anotando 17 seguidos en un final de bandera. 

Sacramento estaba diez abajo y acabó nueve por encima. Dobló a los de Luisiana en el último periodo con un 15-31 que escoció en lo más profundo. Hield sigue sin encontrar su punto, pero a Luke Walton le vale un buen Barnes y un meteórico Fox para sacar una victoria más adelante. No es ni la primera ni la segunda vez esta temporada que se les pone cuesta arriba un final y que demuestran que tienen arrestos. Es una noticia positiva, sobre todo ante rivales a los que puedes sacar de punto en la zona media-baja y dejar atrás para pelear por algo importante cuando vaya acabando la fase regular.