NBA

Isaiah Thomas y Joe Johnson irán con EE UU a las Ventanas

Adrian Wojnarwoski (ESPN) informa que ambos formarán parte de la selección que se enfrentará a Bahamas y México en Puerto Rico.

Isaiah Thomas y Joe Johnson irán con EE UU a las Ventanas
Agencias

Estados Unidos disputará el 19 y el 20 de febrero en San Juan (Puerto Rico) la última Ventana de clasificación para la Americup de 2021 sin nada en juego. Después de cuatro victorias en cuatro partidos, la selección norteamericana se presenta ante Bahamas y México con el billete ya comprado para el torneo continental, pero con dos grandes novedades en su convocatoria: Isaiah Thomas y Joe Johnson, según informa Adrian Wojnarowski.

Entre los dos acumulan 26 campañas en la Liga norteamericana, 1.801 partidos de temporada regular y 145 de los playoffs. Además de 9 presencias en el All Star Game y dos en los mejores quintetos de la NBA. Sin embargo, ninguno tiene equipo en estos momentos.

Joe Johnson (39 años) jugó sus últimos minutos en la Liga el 28 de mayo de 2018 en las finales de la Conferencia Este con Houston Rockets ante Golden State Warriors, mientras que Isaiah Thomas (31) lo hizo el 3 de febrero de 2020 con Washington Wizards también contra la franquicia de San Francisco.

Muchos tiempo sin alta competición que duele más en el segundo que en el primero. Johnson estuvo en la NBA desde que fue seleccionado en el puesto 10 del draft de 2001 por Boston Celtics hasta 2018. Su carrera pasó por siete equipos, aunque su mejor momento llegó en Atlanta Hawks junto a Al Horford, Joe Smith, Jamal Crawford…: 7 campañas antes de ser traspasado a Brooklyn Nets en 2012. En Nueva York formó parte de uno de los proyecto más ambiciosos de los últimos tiempos… y uno de los más ruinosos junto a Paul Pierce, Kevin Garnett, Deron Williams y Brook Lopez. En 2010 y en Georgia firmó uno de los contratos más tóxicos que se recuerdan: seis temporadas y 123,7 millones de dólares. En un principio, no era un mal acuerdo. Johnson era una de las grandes referencias de la NBA, un anotador increíble que se vio superado por el paso del tiempo, las expectativas y el peso de ese millonario contrato.

Isaiah Thomas, una carrera truncada en 31 meses

Por su parte, Thomas es una de las historias tristes de la Liga. Con solo 1,75 metros de altura y elegido en el último puesto del draft por Sacramento Kings en 2011, su experiencia en la NBA fue siempre una carrera de obstáculos. Pasó de California a Phoenix antes de recalar en Boston Celtics, donde se convirtió en una auténtica estrella para los aficionados del Garden. Lideró a una franquicia en plena reconstrucción, alcanzado dos presencias en el All Star Game en 2016 y 2017. En ese último año también fue incluido en el segundo mejor quinteto de la Liga y fue quinto en las votaciones para el MVP.

Era un base eléctrico, dominador en el último cuarto, cuando destrozaba a todos sus rivales. Su temporada 2016-17 fue increíble con 28,9 puntos y 5,9 asistencias de media. También para Boston que fue primero del Este en temporada regular y llegó las finales de Conferencia cinco años después de la última tras unos maravillosos playoffs. En ellos, jugó tras perder un diente, jugó con unos problemas de cadera que estaban erosionando su carrera de una forma que entonces nadie alcanzaba a imaginar. Y jugó, sobre todo, en pleno duelo por la muerte de su hermana en accidente de tráfico. Después de cruzarse el país para acudir al funeral en el estado de Washington, regresó a Boston y, directo al Garden, anotó 33 puntos y repartió 9 asistencias en la apertura de la serie ante los Wizards. Pero esos playoffs fueron su final. Su juego dio ahí sus últimas bocanadas.

Su nivel cayó en picado por la cadera y por su traspaso a Cleveland por Kyrie Irving. No encajó en los Cavs y comenzó a pasar de mano en mano, y a firmar contratos de supervivencia en lugar del millonario en el verano de 2018 que se intuía y él paladeaba. De los 80-100 millones de dólares en cuatro años que preparaba Danny Ainge antes de que Irving se pusiera a tiro a ir año a año: 4,7 con Cleveland, 2 con Denver y 2,3 con Washington… Del cielo al infierno en 31 meses.