NBA | MAGIC 104 - HORNETS 107

Hundimiento de los Magic en otro día disfrutón de Hayward

39 puntos y la canasta de la victoria para el alero, que ve la luz al final del túnel. Orlando llegó al último cuarto ganando por mucho y perdió.

Gordon Hayward

Por fin tenemos al Gordon Hayward de hace unos años. Será la confianza que le ha dado firmar el contratazo que ahora tiene en Charlotte, será que se ha acabado toda su mala pata, será que se ha crecido o será lo que sea, pero parece una realidad que se vuelve a ver al Gordon Hayward que era uno de los aleros más decisivos de esta competición. Ha encontrado un sitio en el que vuelve a sentirse especial, con tiros de sobra para hacer buenos números y con unos compañeros que le arropan como líder. Atrás queda ya la etapa en los Celtics, en la que se rompió la pierna nada más llegar y no levantó cabeza. En el horizonte se divisa la etapa de los Jazz, en la que fue ese puñal que quebró las mentes de muchos rivales. En este encuentro en Orlando acabó con 39 puntos (15/25 en los tiros de campo) y finalizando la acción, una bandeja alta yéndose de Evan Fournier por la izquierda, que dio la victoria a los Hornets a falta de siete décimas de segundo para el final del enfrentamiento. 

Lo que pasó con los Magic es menos explicable. Tenían el partido controlado y lo tiraron a la basura en el último cuarto. Vale que estaban no sólo sin Jonathan Isaac y Markelle Fultz, lesionados de larga duración, sino también sin Aaron Gordon, con dolores en la espalda y la cadera. Pero no es aceptable entrar en el periodo definitivo del encuentro con 86-74 en el marcador y acabar perdiendo por 104-107. El hundimiento fue tremendo: 4-26 de parcial en ocho minutos, con los Magic fallando doce de los trece tiros que intentaron en ese lapso. Los locales incluso se tuvieron que reponer de este golpazo para pelear la victoria desde abajo, algo que lograron sólo en parte para terminar cayendo ante el empuje de Gordon Hayward y los suyos. 

El encuentro pintaba bien para el equipo local. Su rival venía con cuatro de derrotas seguidas en la mochila. Vucevic, la referencia para ellos, llegaba a la no desdeñable cifra de 10.000 puntos como jugador de esta Liga. No daba para sacar el kazoo y el matasuegras, pero sí para sentirse bien. Los Magic respondieron bien a esa sensación y la hizo suya no sólo durante la primera parte, también después. 

Un parcial de 12-2 abierto al principio del segundo cuarto con dos triples de Cole Anthony abrió la brecha para que los Magic controlaran el encuentro hasta ese fatídica última manga. El hundimiento de los azules fue impresionante y les deja ya, precisamente, por debajo en la tabla de los que hoy eran sus rivales.