NBA | MILWAUKEE BUCKS 106-LOS ANGELES LAKERS 113

Golpe de MVP de LeBron James ante Giannis Antetokounmpo

Los Angeles Lakers vencieron en su visita a Milwaukee y continúan invictos fuera de casa con 8 victorias. El Rey hizo 34 puntos con un 6/10 desde el triple.

LeBron James realiza un pase ante Brook Lopez, Jrue Holiday y Giannis Antetokounmpo durante el Milwaukee Bucks-Los Angeles Lakers.
Nick Monroe USA TODAY Sports

Duelo de titanes en el Fiserv Forum de Milwaukee esta madrugada. Giannis Antetokounmpo contra LeBron James. Dos MVPs (ambos consecutivos, ambos los últimos años) contra cuatro. Ganó el segundo, con unos Lakers que no aflojan su paso por el carretera: 8 victorias en 8 partidos lejos del Staples Center para mantenerse como el mejor equipo de la NBA con un maravilloso balance de 12 triunfos en 16 partidos. Solo Clippers (11-4) y Philadelphia 76ers (10-5) pueden seguir las huellas de un vigente campeón que todavía no ha encontrado rival en este inicio de NBA.

Tampoco LeBron James, que a sus 36 años sigue imparable. La muestra, el partido frente a estos Bucks, que desde finales del segundo cuarto fueron a remolque por culpa de su mal porcentaje desde el perímetro: 9 de 28 (32,1%). Los Lakers, por el contrario, estuvieron magníficos con 19 aciertos de 37 intentos. Por encima del 50%. Nada mal. El Rey, como decíamos, tuvo su mejor actuación del curso: 34 puntos con un 6 de 10 desde el triple, 6 rebotes y 8 asistencias. Máxima anotación y acierto de tres de la temporada. También en lanzamientos de campo (35) y acierto (19). Números que permitieron doblegar a los Bucks y al griego, al que ha ganado ya en 16 de las 21 ocasiones en las que se han enfrentado.

La actuación de LeBron James

Es la segunda mejor marca de triunfos de un MVP contra otra en la historia (ESPN Stats): 76,2% de victorias. Igual que la de Bill Russell ante Willis Reed. Kareem Abdul-Jabbar es el líder con un 78,3% frente a Hakeem Olajuwon. Fue una reivindicación por el premio de la pasada campaña, que fue a parar para el griego y no a James. El alero creía merecérselo tras un gran año en el que devolvió a los Lakers a la cima de la Conferencia Oeste después de más de un lustro de oscuridad, casi tenebroso.

Antetokounmpo, 25 puntos

Él niega esa reivindicación: “Nunca se ha tratado de (honores) individuales. Se trata de los éxitos del equipo. Eso es todo lo que importa… Solo quiero jugar bien y ayudar a nuestro equipo. Eso es todo”, señaló al concluir un enfrentamiento donde Antetokounmpo, a pesar de sus 25 tantos y 12 rebotes, no marcó territorio (9 pérdidas) y los Bucks lo pagaron. Milwaukee, 9 triunfos y 6 derrotas, marcha tercero en la Conferencia Este por detrás de los Sixers y los Celtics… y a la espera de ver el crecimiento (porque lo habrá) de Brooklyn Nets con su nuevo Big Three. Por eso, el partido de esta madrugada, podría haber sido una gran muestra de las capacidades del equipo. Casi una reivindicación. Fracaso.

Los Bucks comenzaron igualando el ritmo angelino en el primer cuarto (33-29) y en el segundo… hasta los últimos cinco minutos y medio, cuando un parcial 5-20, mostró el poder de los Lakers (57-63 al descanso). Ahí, surgió la figura de Kentavious Caldwell-Pope. El escolta comenzó a afinar la puntería desde el exterior y cerró con un 7 de 10 para 23 puntos finales. Al alba del tercer periodo, los Lakers estiraron las diferencias por encima de la decena. Anthony Davis contribuía con miguitas de pan (18 tantos, 9 rebotes y 6 asistencias), mientras que Marc Gasol hacía de faro en la cima de bombilla (3 puntos y 2 pases de canasta). Al latigazo californiano respondían Middleton (20), Holiday (22) y Antetokounmpo para acercar a los suyos a tan solo dos puntos (102-100, minuto 45). Un espejismo: tres triples seguidos (Pope, Caruso y LeBron) daban el estacazo final a Milwaukee.