NBA | JAZZ 118 - PELICANS 102

Los Jazz son una apisonadora

Los de Quin Snyder revientan en el tercer cuarto un partido en el que anotaron 15 triples más que un rival totalmente desangelado, sin ideas y que sigue acumulando derrotas.

Los Jazz son una apisonadora
Chris Nicoll USA TODAY Sports

Cruce de caminos. Los Jazz, una máquina perfectamente engrasada de jugar al baloncesto, pasaron por encima de los Pelicans, una ¿máquina? Imperfecta de jugar al ¿baloncesto? Durante el último año y medio (la llegada de Zion Williamson, el fichaje de David Griffin, la salida de Anthony Davis…) los Pelicans han sido un equipo de mucho hype. Los Jazz, estables con Quin Snyder como (excelente) entrenador, no. Sus grandes éxitos han sido las renovaciones de Donovan Mitchell y Rudy Gobert. Pocos titulares, mucho trabajo. O más lucido. Seguro que los Pelicans también trabajan, pero… no les cunde. Están 34-50 desde el inicio de la temporada 2019-20.

Hay partidos en los que pasan cosas extrañas, en los que saltan por los aires los guiones previstos. Pero hay otros en los que sucede exactamente lo que se podía esperar. Los Jazz lideraban la NBA antes de recibir a los Pelicans en triples por partido (16,2) con un porcentaje del 42%. Y los Pelicans eran el peor en la defensa del tiro de tres: reciben 15,8 con un 42,3% de acierto. Y los Jazz, claro, frieron a los de Louisiana por fuera: 21/47. Además, y para colmo, los Pelicans son un pésimo equipo desde el triple. Esta vez se quedaron en un 6/26. Quince de diferencia, 45 puntos menos por ahí. Algo que les ha pasado tres veces ya esta temporada (cinco en total al resto de todas las franquicias). Los Pelicans son el peor equipo ahora mismo de la historia en diferencia entre triples anotados y concedidos (-6,3): 128 anotados, 210 encajados. La peor marca hasta ahora en una temporada completa es 3,9 de los Bucks 2015-16.

El asunto está claro, y más en una Liga en la que tanto pesa el tiro de tres. Los Pelicans tampoco viajan mucho a la línea de personal (10/15 esta vez), algo extraño para el personal que tienen. Stan Van Gundy no ha arreglado la defensa y está haciendo muy poco en un ataque que acaba siendo muy aburrido, highlights de Zion Williamson al margen. El ala-pívot (esta vez 32 puntos con un 14/19 en tiros) es ultra eficiente pero también monotemático (aunque espectacular) en su juego. No eleva demasiado a un equipo en el que parecer turnarse para atacar, como si cogieran la vez, con un Brandon Ingram que va a menos (17 puntos, 3 rebotes, 4 asistencias) y al que da la sensación de que los rivales están cogiendo el punto con defensores más pequeños pero más rápidos a los que no puede dejar atrás con su primer paso.

El resto es lo que es: Steven Adams ha mejorado el puesto de pívot, Bledsoe ha empeorado el de de base/escolta con respecto a Jrue Holiday y Lonzo Ball (7 puntos, 4 asistencias 0/6 en triples) sigue en su laberinto: lesiones y algún buen partido entre cada lote de actuaciones como mucho mediocres. Entre los jóvenes, Alexander-Walker se enfría y calienta alternativamente y deja buenas sensaciones el base Kira Lewis. Willy Hernángomez pudo jugar esta vez tres minutos (2 puntos, 3 rebotes) para un equipo en el que nada parece ir bien ahora mismo: después de un 4-2 inicial está 5-8 (seis derrotas en siete partidos).

En los Jazz, todo lo contrario. El estilo colectivo, afinado e inteligente de Snyder. Una colección de pases rápidos y buenos tiros para coronar el excelente trabajo que se hace en defensa. Una fórmula ya perfectamente probada y que es pura eficacia en Regular Season (los playofs son otra cosa). En 10-4, son segundos del Oeste, empatados con los Clippers y a medio partido de los Lakers. Llevan seis victorias seguidas y ocho en 10 partidos (empezaron 2-2). Donovan Mitchell dominó por completo (28 puntos, 4 asistencias, 9/15 en tiros) un partido en el que Van Gundy intentó poner zonas simplemente para que los Jazz “no anotaran en cada ataque” de un tercer cuarto saldado con un parcial de 36-20. Gobert sumó 13 puntos y 18 rebotes, Bogdanovic 11 puntos, Conley 10 asistencias y la segunda unidad brilló: Clarkson (18+6+6), Niang, Favors, Ingles… un señor equipo.