NBA

El de James Harden y otros megatraspasos de la NBA

A lo largo de los años la NBA ha demostrado su capacidad de cambiar con sólo un intercambio. Éstos son los megatraspasos más sonados.

James Harden
Carmen Mandato AFP

El mercado de traspasos de la NBA tiene, a veces, la capacidad de poner del revés la liga de baloncesto más importante del mundo con un sólo movimiento. Son los megatraspasos, algo fuera de lo normal en una competición que de por sí juega mucho a este tipo de cambios, los que lo hacen posible.

Estos traspasos de enorme calado podrían ser catalogados así si son o bien acuerdos clave con varios equipos implicados o bien intercambios en los que están incluidos jugadores de una importancia superior

James Harden ha sido el último en protagonizar uno de los movimientos con los que las placas tectónicas de la NBA se mueven con fuerza.

A lo largo de la historia ha habido ejemplos de lo más variopinto. A continuación, un repaso con algunos de los más cruciales: 

· Kevin Garnett. Su vinculación con los Celtics ha supuesto el hasta ahora último campeonato ganado por los verdes, que es una de las dos franquicias más laureadas. Fue buscado y se llegó a un acuerdo que destrozó a su equipo por aquel entonces, Minnesota Timberwolves, que no se ha recuperado de aquella pérdida pese a que años después volvió allí para retirarse. Boston apostó por él como nueva figura que unir a la de Paul Pierce, que se estaba mostrando incapaz de llevar a la franquicia a un nuevo nivel en solitario. También llegaría Ray Allen, el especialista en tiro, para unirse a la polivalencia de Pierce y Garnett y buscar el Anillo que llegó, finalmente, en 2008. El también traspaso de Pau Gasol a los Lakers no sirvió en un primer momento, luego sí, ya que el español no pudo con Garnett nada más llegar en las Finales que volvieron a elevar a lo alto la rivalidad más importante de la NBA. El acuerdo entre los Celtics y los Timberwolves sólo incluyó a Garnett para los primeros y a un nutrido grupo de jugadores para los segundos (Al Jefferson, Ryan Gomes, Gerald Green, Theo Ratliff y Sebastian Telfair) además de dos elecciones de primera ronda para 2009. 

· Kareem Abdul-Jabbar. Uno de los mejores si no el mejor pívot de la historia dominó hasta tres décadas en el baloncesto estadounidense, incluida una etapa universitaria también histórica. El volver a esos orígenes de UCLA fue lo que él puso como excusa para regresar a California, donde estaba su familia. Quería irse a los Lakers pese a que en los Bucks era toda una institución. Forzó un acuerdo con su franquicia para marcharse allí. Los Bucks recibieron, a cambio, a varios jugadores (Junior Bridgeman, Dave Meyers, Elmore Smith y Brian Winters). En Milwaukee ya había ganado la Liga, algo que ahora quieren repetir con Giannis Antetokounmpo como estandarte, pero es que en los Lakers ganó cinco títulos más. Los Bucks perdieron el suficiente poder como para quedar apartados de la lucha por ganar pese a que eran competitivos.

· Shaquille O'Neal (toma 1 y toma 2). En Orlando maravilló, con una agilidad impropia de un jugador de su corpulencia pero todavía sin el sobrepeso que cogió años después, donde igualmente siguió siendo decisivo. En 1996 decidió dejar la franquicia de Florida como agente libre. Pese a que dijo que el dinero no era lo importante, su contrato con los Lakers era impresionante para la época (121 millones por 7 años). En Los Ángeles fue todavía más decisivo, ya que se jugaba los títulos. Junto a Kobe Bryant ganó en 2000, 2001 y 2002, pero ambos no supieron gestionar sus egos y acabaron a palos. Shaq pidió el traspaso y la gerencia le concedió el deseo en 2004. En ese acuerdo terminaron ganando, aunque unos más pronto que otros, las dos partes: Miami dio por O'Neal a  Lamar Odom, Caron Butler, Brian Grant, una primera ronda del Draft 2006 y una segunda ronda del Draft 2007. Dos años después, en una dupla también histórica con Dwyane Wade, Shaquille O'Neal triunfó de nuevo y se sacudió el mal recuerdo de haberse ido del que fue su equipo soñado

· Wilt Chamberlain (toma 1 y toma 2). El hombre de las estadísticas imposibles ganó dos Anillos con dos equipos distintos, pero empezó en uno con el que no ganó nada. De los Warriors salió en el parón del All-Star de 1965 y enemistándose con el dueño. El primer trato en el que fue incluido fue a cambio de (además de 150.000 dólares de la época) Paul Neumann, Connie Dierking y un Lee Shaffer que prefirió retirarse a jugar en los Warriors. En los 76ers, su nuevo equipo, buscaba ganar y lo logró en 1967. Pero Wilt, de personalidad controvertida, quiso cambiar de aires de nuevo en 1968 pese a estar promediando 24+23 en una temporada en la que seguía luchando por vencer. Según crónicas de la época, le apetecía vivir el glamur de la ciudad californiana y por ello, aunque también por razones baloncestísticas, quiso aterrizar allí. Los dos primeros años se quedó a las puertas, pero ganó nuevamente en 1972.

· Charles Barkley. En 1992, el año del Dream Team, Barkley quiso cambiar para buscar la victoria que nunca llegó. Se lo llevaron los Suns de los 76ers en el que es uno de los grandes traspasos de siempre (bueno, y de los peores en el caso de los de Filadelfia). Jerry Colangelo ganó el premio a Ejecutivo del Año en parte por ello. Sólo le costó dar a Jeff Hornacek, Tim Perry y Andrew Lang. Barkley pisó las Finales esa temporada ante los Bulls de Michael Jordan siendo el MVP de la NBA, todo un hito aunque no se llevara el campeonato ese año.

· Robert Parish y Kevin McHale. En el Draft de 1980 los Celtics de Auberbach cimentaron su futuro en los siguientes años con un sólo movimiento, lo que catapultó definitivamente al directivo. Larry Bird acababa de empezar su carrera y algo se le veía, por lo que Boston apostó fuerte. La clave estuvo en el acuerdo al que llegaron con los Warriors. Los Celtics dieron las elecciones 1ª y 13ª y se quedaron con la 3ª, confiando en que les caería el que querían (Kevin McHale), y Robert Parish. 

· LeBron James. Mención especial para la llegada de James a Miami Heat en 2010. Pese al follón de la llamada decisión, tuvo que poner de acuerdo a los Cavaliers para un traspaso que le llevara allí. Fue una elección de agente libre, pero se ayudó de la muleta de un traspaso para hacerlo posible. Los de Cleveland recibieron a cambio del rey de Akron dos primeras rondas, una segunda ronda de New Orleans, una segunda ronda de Oklahoma City, un cambio con los Heat para el Draft 2012 y una excepción de traspaso de 15 millones para utilizar ese año.

· Carmelo Anthony, Dwight Howard y Chris Paul. Estos tres tienen en común que se fueron para ganar y no lo lograron. Howard sí es campeón, pero años después y, paradójicamente, en el equipo en el que fracasó primero. Dwight se fue de los Magic, con quienes llegó a las Finales de 2009, a los Lakers, el equipo que le derrotó, en un acuerdo a cuatro bandas en 2012: a los Lakers llegaron Dwight Howard, Earl Clark y Chris Duhon, a los Magic llegaron Arron Afflalo, Al Harrington, Nikola Vucevic, Moe Harkless, Josh McRoberts y Christian Eyenga, a los Nuggets se fue Andre Iguodala y a los Sixers se fue Andrew Bynum. Tampoco resultó el gran acuerdo que un año antes se dio para que Melo saliese de Denver y se fuese a Nueva York: Carmelo Anthony, Anthony Carter, Renaldo Blackman, Corey Brewer y Shelden Williams, a los Knicks; Danilo Gallinari, Wilson Chandler, Raymond Felton y Timofey Mozgov, a los Nuggets; Eddy Curry y Anthony Randolph, a los Timberwolves. El último a repasar es el de Paul a los Clippers, cuya importancia no sólo se basa en que fuera el mejor base de la Liga sino en que fue la segunda opción porque la primera, la de que fuera a los Lakers, la vetó la propia NBA: Eric Gordon, Chris Kaman y Al-Farouq Aminu se fueron a los Hornets, los hoy Pelicans, junto a una elección de primera ronda del Draft 2012.