NBA | CORONAVIRUS

Atlanta-Phoenix: séptimo partido aplazado en la NBA

La Liga anuncia la suspensión del Atlanta Hawks-Phoenix Suns al no contra la franquicia de Arizona con ocho jugadores. Es el séptimo duelo aplazado.

Partido entre Phoenix Suns y Washington Wizards en el Capital One Arena de Washington, DC.
Patrick Smith AFP

La NBA continúa con su incesante goteo de partidos aplazados por culpa de la COVID-19. Este miércoles, la Liga norteamericano anunció la suspensión del Atlanta Hawks-Phoenix Suns debido a los protocolos sanitarios, que impiden a la franquicia de Arizona tener al menos ocho jugadores disponibles para el encuentro (el mínimo establecido).

Los Suns son un daño colateral derivado de los problemas con la enfermedad en Washington Wizards, conjunto al que se enfrentó el lunes en el Capital One Arena de DC. Los capitalinos tiene bajo los protocolos de seguimiento y rastro de contactos a Rui Hachimura y Moe Wagner, y tampoco tiene ocho jugadores listos para el duelo contra Utah Jazz, que también se ha postpuesto.

Con estos dos, ya son siete los partidos aplazados por la NBA desde que comenzó la competición el pasado 22 de diciembre y el cuarto día consecutivo con al menos uno suspendido. El primero fue el pasado 23 de diciembre, el Oklahoma City Thunder – Houston Rockets. A continuación llegaron el New Orleans Pelicans – Dallas Mavericks y los tres de Boston Celtics: frente a Orlando Magic, Miami Heat y Chicago Bulls.

Los problemas con la pandemia no son nuevos en la NBA, que el pasado curso vio parado en seco el torneo en marzo tras el positivo de Rudy Gobert, pívot de Utah Jazz, minutos antes del enfrentamiento contra Oklahoma City Thunder. Finalmente, el curso pudo reanudarse (y cerrarse) en julio con la burbuja de Walt Disney en Orlando (Florida).

Cambio en los protocolos

Ante tanta incertidumbre, la Liga decidió diseñar unos protocolos de seguridad para esta campaña, que a la vista, se han quedado cortos. Motivo por el cual, este martes, la NBA decidió en acuerdo con el sindicato de jugadores reforzar los mismos e imponer medidas drásticas durante, al menos, dos semanas.

Por un lado, los jugadores locales no podrán salir de sus casas salvo por motivos excepcionales, para entrenar y disputar los partidos. Además, durante estas dos semanas el acceso de la prensa a los vestuarios se limita a diez minutos y cualquier, llevando siempre mascarilla, y cualquier otro contacto entre periodista y jugador tendrá que tener lugar en zonas habilitadas específicamente por la liga y que permitan mantener una distancia de más de un metro y medio entre ambos.

Por el otro, los equipos visitantes no podrán abandonar en ningún caso sus hoteles de concentración para cualquier actividad que no sea entrenar o una emergencia y no podrán tener ningún contacto directo con ninguna persona que no pertenezca a la expedición. Además, los equipos tendrán que encargarse de que en los vuelos los asientos estén ocupados de tal manera que las personas que se sienten juntas lo hagan también en el banquillo durante los partidos.