TORONTO RAPTORS

El vacío que dejan en los Raptors las salidas de Gasol e Ibaka

El equipo canadiense de la NBA intentó renovar a sus dos interiores de referencia además de a Fred VanVleet. No fue así. El agujero ahora es tremendo.

Marc Gasol y Serge Ibaka
Jesse D. Garrabrant GETTY IMAGES

Toronto vive días convulsos en cuanto a su equipo de la NBA. Durante las próximas fechas se le tendrán que llamar por el nombre poniéndole un asterisco detrás, ya que la pandemia hace que no se puedan cambiar de país para desplazarse a los partidos y que tengan que ser acogidos en Tampa (en el estado de Florida, el mismo donde se disputó la burbuja de la pasada campaña) para poder jugar. Volverán a las canchas ya sin ser el campeón vigente de la competición, honor que ahora pertenece a los Lakers. Y, por si ello fuera poco, los refuerzos del mercado han sido poco menos que una decepción para unos Raptors que, hasta que la clasificación dicte lo contrario, son punteros en la Conferencia Este. 

Después de conseguir que Kyle Lowry, cuyo final también estaba destinado para 2020, renovara por un año más los esfuerzos se dirigían a otras de las piezas importantes del equipo. Marc Gasol, Serge Ibaka y un muy crecido Fred VanVleet eran objetos de deseo de otras franquicias y al menos dos de ellos (quitando a Gasol de la ecuación) tenían muy alto el nivel económico que podían llegar a alcanzar. Del equipo del Anillo ya no están ni Kawhi Leonard ni Danny Green y ahora tampoco van a estar los dos españoles que hicieron historia en aquel triunfal mes de junio de 2019: Gasol e Ibaka también se van. 

RELACIONADO | Dos sensaciones en un año importante 

Lo más positivo que han logrado los Raptors en el mercado de agentes libres es convencer a VanVleet, el que más ansiaba un contratazo, de que se quede con ellos. Es a costa de 85 millones de dólares durante los próximos cuatro años. Con él, más combo, y con Lowry de base y Powell de escolta se pueden dar con un canto en los dientes, contando también con un especialista en el tiro como el exACB Matt Thomas, en la configuración de su línea exterior. El problema viene cuando se mira hacia el '4' y el '5', las posiciones en las que no han podido retener a sus estrellas

Marc Gasol se ha ido a los Lakers, el equipo reinante, por el mínimo de veterano. El componente sentimental de verse en el equipo que le drafteó y donde jugó su hermano habrá jugado su parte, pero también lo hace que se encuentre en una posición mucho más cómoda para llevarse el campeonato a casa en 2021. Cobrará 5,3 millones de dólares por dos años sin opción de corte. Viene de su peor temporada en la liga norteamericana, de ser un valor importante para Nurse pero de no aplicar su gran cambio físico en el buen juego que viene desarrollando durante toda su vida. 

Serge Ibaka se ha marchado al otro equipo angelino, los Clippers, donde se verá de nuevo las caras con Kawhi, el hombre que les hizo aterrizar en la luna frente a los todopoderosos Warriors de un Kevin Durant que -ahora en los Nets, en su día compañero suyo en Oklahoma City- también le intentó reclutar. Cobrará 19 millones por dos temporadas y tendrá opción de retirarse tras la primera, lo cual se amolda al plan tanto de Leonard como de George en L.A. Ha perdonado dinero por estar de nuevo en un equipo que pugne por llevarse el Anillo, por ir ya a por un segundo. 

¿Qué saca en claro Toronto Raptors de estas dos bajas? Que se les han ido por el sumidero dos de los interiores más talentosos y que se han quedado sin recambios de más nivel por querer apurar esas opciones. Se ha renovado el contrato de Chris Boucher, valor al alza, pero no es suficiente. Boucher, nacido en Sana Lucía hace 27 años y con una envergadura que roza los 225 centímetros, tiene cuerpo para ser un secundario con buenas armas más que el sustento de un conjunto que, además, fía y fiará más si cabe a su defensa parte de su mérito. Sus fichajes en el mercado han sido el australiano Aron Baynes y el ucraniano Alex Len. Baynes es un perfil parecido al de Marc Gasol, habiendo mejorado una barbaridad en el triple, sabiendo leer bien situaciones de estático en los Suns al lado de un cerebro como Ricky Rubio y llegando a unos 11,5 puntos de media que son para él un récord engañoso, pero no es Marc Gasol. Len fue el quinto elegido en el Draft 2013 y no ha cumplido para nada esas expectativas en equipos de menor nivel como Suns, Hawks o Kings, añadiendo también que puede ponerse a defender y a ocupar la zona ofensiva que también se le presume a Baynes pero sin saber tirar con su precisión. 

En la corta historia de los Raps en la NBA uno de sus jugadores más importantes ha sido Chris Bosh, que destacó individualmente pero con el que nunca se acercaron a la lucha por el título. El traspaso de Jonas Valanciunas, gracias al cual llegó Marc Gasol a Toronto, marca la salida del otro gran poste con el que han contado los canadienses. Sólo con el binomio Gasol/Ibaka se alcanzó la gran cima.

Los Raptors fueron el año pasado el cuarto equipo que más posesiones para el hombre que continúa el pick & roll, siendo las opciones de dentro o fuera que ofrecían Ibaka y Gasol una buena fuente de las que beber. El estilo debe cambiar para adaptarse a tales cambios, tarea en la que el seleccionador español Sergio Scariolo tiene una importancia reseñable (se ha encargado de la estrategia ofensiva desde que se puso a la vera de Nick Nurse). La movilidad de Pascal Siakam, que puede actuar tanto de alero como de ala-pívot y puede tanto penetrar como postear como tirar desde media y larga distancia, les ayudará en la reestructuración, pero los cambios dentro de la pintura han sido de medio pelo y resulta complicado que los aficionados del equipo los vean de otra manera.