NBA

Cada vez más parecidos: el hijo de LeBron, camino del top-10

Bronny James entrena con su padre estos días mientra prepara una nueva temporada en Sierra Canyon. Cada vez se cuenta con él más arriba para el draft de la NBA de 2023.

Cada vez más parecidos: el hijo de LeBron, camino del top-10

A LeBron James le quedan pocos sueños que cumplir en una cancha de baloncesto. Cuatro veces campeón, buscará en la temporada que comienza en menos de un mes su quinto anillo y el segundo con unos Lakers que defienden título y parten como grandes favoritos. LeBron cumplirá en diciembre 36 años y lo hará ya iniciada su decimoctava temporada en la NBA. Media vida en al mejor Liga de baloncesto del mundo, donde solo Michael Jordan parece seguir anteponiéndose entre él y el trono del mejor jugador de siempre. Además de sus cuatro campeonatos, acumula 4 MVPs, 4 MVPs de Finales con tres equipos distintos (Heat, Cavaliers, Lakers), 16 all star, 13 nominaciones para el Mejor Quinteto…

LeBron, en fin, tiene pocos retos por delante. Uno es convertirse en el máximo anotador de la historia. Ya es tercero con, ahora, 34.241. La temporada pasada superó a Kobe Bryant y tiene por delante a Karl Malone (36.928) y Kareem Abdul Jabbar (38.387). Es decir, le separan 2.687 puntos del primero y 4.146 del legendario pívot. LeBron siempre supera los 1.500 puntos por curso, y en mucho va más allá de los 2.000. Así que, incluso con los tijeretazos al calendario que está provocando la pandemia, parece que tiene muy a tiro a Malone pero, todavía, lejos al gran Kareem. En la media de su carrera (27,1 puntos por noche) se pondría segundo en 111 partidos. Es decir, en algún momento de la temporada 2021-22, en la que cumplirá 37 años.

Pero LeBron también ha exteriorizado otra de las ilusiones con las que remataría una carrera legendaria: jugar en las pistas de la NBA con su hijo mayor, LeBron James Jr, Bronny. Este ya ha jugado una temporada de instituto en Sierra Canyon, en California, y ha dejado excelentes sensaciones. Y ahora, las fotos en las que aparece entrenando con su padre han puesto al mundo del baloncesto sobre aviso: cada vez más alto (ya está en 1,90) y más fuerte, el parecido físico con su padre empieza a ser innegable. Casi asombroso:

Bronny James tiene 16 años y es un combo guard (base/escolta) con una excelente visión de juego e inteligencia, un físico pletórico y capacidad para anotar. Mejora a pasos agigantados, y no para de crecer en los rankings para el draft de 2023. En el inicio de su primer año en Sierra Canyon estaba considerado el jugador número 30 del país y ya está en el puesto 19 de las previsiones, quinto entre escoltas y con proyección de escalar todavía más en los casi tres años que quedan hasta ese draft de 2023, que se celebrará cuando su padre, LeBron, tenga ya 38 años.

Si LeBron no pasó por la universidad y saltó directamente a la NBA desde el instituto de St Vincent-St Mary, en su Akron natal, Bronny sí tiene entre sus planes hacerlo. Kentucky ya le ha ofrecido una beca y Duke es considerada la favorita para hacerse con él. El resto de grandes (Kansas, North Carolina, UCLA) también están al acecho. Y es lógico: con ese pedigrí, tienen que estarlo.