VENTANAS | EURO 2022 | 3ª JORNADA

Atrapados en la burbuja

España se duerme, tira 18 puntos de ventaja en la segunda parte, juega un final de partido horrible, pierde (87-95) y ahora necesita ganar a Rumanía para no meterse en problemas.

Un apagón fatal en los primeros cinco minutos de la segunda parte, donde pasó de ganar por 16 puntos a perder por dos, y un final muy mal jugado, sin plan, ideas ni convicción, condenó a España, atrapada en la burbuja, ante Israel (87-95), selección que jugó con corazón y que no se abandonó pese a estar 18 puntos por debajo. Su victoria fue muy meritoria, le coloca virtualmente en el Eurobasket y mete en algún problemilla a España, que debe ganar a Rumanía, selección terriblemente débil pero a la que que tendrá que respetar, para evitar estar tres meses pensando en los dos últimos partidos.

La película del partido tiene muy difícil explicación, porque la de la primera parte fue, tal vez, la España más anotadora de la era Ventanas. Lastrada por la falta de tiradores y de puntos fáciles en otras ocasiones, Scariolo siempre tuvo anotadores en la pista en los primeros veinte minutos. Brizuela primero; Colom, después, y Francis Alonso, más tarde. Soluciones en el tiro para una Selección que firmó un notable 8/14 en triples en la primera parte. El primer estirón en el marcador lo dio Colom, que metió 14 puntos en poco más de siete minutos en el campo. Con hambre y gestos reivindicativos, terminó exhausto, pero demostrando que nunca le falla a esta Selección de las Ventanas y que su situación en Valencia es, cuanto menos, mala para el baloncesto. Jugadores con tantos puntos en las manos merecen cuanto menos un espacio. Colom dejó a la Selección 34-23, y la diferencia no dejó de crecer. Francis Alonso, debutante como Tyson Pérez, salió sin cortarse un pelo y España llegó a llevar la diferencia los 18 puntos (50-32) que quedó en 16 al descanso. La única mala noticia de la primera parte fue el susto que Rubén Guerrero se llevó en el tobillo derecho. No fue a mayores.

Pero España se durmió en el inicio de la segunda parte. Cuatro triples seguidos de Israel en los dos primeros minutos del tercer cuarto revivieron un partido que parecía resuelto al descanso. En cinco minutos, Israel redujo a cenizas la diferencia de 18 puntos y hasta se puso por delante (58-60). En el minuto 25 había un partido nuevo. Scariolo llamó a Colom y España recuperó el rumbo. Su determinación, un triple para el 67-64 y la manera de encontrar a Francis Alonso y Arostegui devolvieron cierto pulso a un equipo que se había extraviado. Pero Israel no se marchó nunca del partido. Bien guiada por Mekel, y con los puntos de Blatt, Ginat y Cohen, además del drafteado Madar, consiguió meter el partido en un final igualadísimo. Tenía tan pocas luces España que Colom tuvo que estar en el campo hasta que ya no tenía aire. El problema es que España no volvió al partido nunca después de los primeros triples de Israel en la segunda parte. Scariolo tocó el despertador, pero para entonces España ya estaba atrapada en la burbuja.