MILWAUKEE BUCKS

Sin Bogdanovic los Bucks temen que Antetokoumpo no siga

Era el gran objetivo del griego y su equipo no se lo pudo dar. La amenaza de investigación por tampering de la liga echó por tierra un acuerdo que estaba hecho.

Sin Bogdanovic los Bucks temen que Antetokoumpo no siga
Cary Edmondson USA TODAY Sports

En la madrugada española del lunes 16 al martes 17 de noviembre salieron a la luz dos acuerdos con los que los Bucks daban un paso de gigante en sus aspiraciones al anillo. En sendos traspasos con los New Orleans Pelicans y los Sacramento Kings se hacían con los servicios de Jrue Holiday y Bogdan Bogdanovic. Diez días después sólo el primero de los dos forma parte de la plantilla de los de Milwaukee. Lo que ocurrió en las horas posteriores a la noticia y que anuló las negociaciones entre Bucks y Kings lo ha contado Jake Fischer en Bleacher Report, explicando además como esta resolución del caso puede afectar y mucho al futuro de Giannis Antetokounmpo en su actual equipo.

Giannis quería a Bogdanovic. Le quería más que a ningún otro jugador de los que había en el mercado este año. Según cuenta Fischer, el griego Giannis admira la dureza y la arrogancia de sus compatriotas europeos y veía a Bogdanovic como alguien con quien podía ir a la guerra en la postemporada. Además, sus características dentro de la pista se adecuaban perfectamente a lo que buscan los Bucks: hombres exteriores que abran la pista y sean capaces de anotar desde fuera representando una amenaza exterior que obligue a los rivales a defender más abiertos. Todo ello va en beneficio de Antetokounmpo, que luce más cuanto más espacio libre encuentra cerca del aro.

Así que lo Bucks se lanzaron a por el serbio. Aunque en un principio ofrecieron por él a Eric Bledsoe y el número 24 del draft, Bledsoe acabó en Nueva Orleans en el traspaso de Jrue Holiday. Además, los Kings pusieron como elemento necesario para llegar a un acuerdo la inclusión de Donte DiVincenzo. Así que con Jrue atado los Bucks cambiaron la oferta. Esta vez, además del deseado DiVincenzo, también mandaban a Sacramento a Ersan Ilyiasova y D.J. Wilson. El acuerdo estaba cerrado. Era lunes 16, faltaban cuatro días para que se abriese la agencia libre y los Bucks apuntaban a grandes vencedores de la pretemporada.

El denunciante enmascarado

¿Qué pasó en las siguientes 48 horas para que Bogdanovic no acabase en Milwaukee? Dos días después, en la mañana del miércoles, llegó una denuncia de una franquicia de la liga (no se sabe de quién se trata) denunciando que en dicho acuerdo se podían haber quebrantado las reglas de tampering de la liga, y horas después era la NBA quien anunciaba que abriría una investigación para dilucidar si, efectivamente, se había cerrado un acuerdo cuatro días antes de lo legalmente estipulado. Además, enviaba a las 30 franquicia el memorando sobre políticas antitampering recordando que las multas para los equipos podían alanzar los 10 millones de dólares.

En la práctica todas las franquicias negocian traspasos o contrataciones de jugadores antes del periodo estipulado para ello. Los propios Bucks con el Pelicans en el traspaso de Jrue, sin ir más lejos. La liga rara vez entra a investigar estos casos, aunque todo el mundo sepa que ocurre. La clave en este caso es la denuncia de la franquicia misteriosa, que fue quien provocó el aviso de investigación de la NBA si el traspaso se acababa llevando a cabo. Pero las fuentes que ha consultado Fischer no han aportado ningún dato que haga pensar que alguien de alguna de las dos organizaciones implicadas declarase abiertamente que se había llegado a un acuerdo de traspaso. Por ejemplo, el martes, el día siguiente de hacerse público, hubo una reunión telemática de los 30 dueños de las franquicias y, aunque el tema de los movimientos de los Bucks estuvo en las charlas informales, el dueño de los Bucks, Marc Lasry, no se pronunció al respecto. Y esas mismas fuentes no recuerdan a nadie diciendo nada fuera de lo normal.

Lo que sí está confirmado es que todos los implicados en el traspaso ya estaban informados del mismo y que incluso ese miércoles un jugador de los que iba a cambiar Milwaukee por Sacramento ya estaba buscando casa en el norte de California y que incluso recibió fotos en su móvil del interior de una vivienda que le mandó un agente inmobiliario con el que se había puesto en contacto. Y lo que también se sabe es que Thanasis Antetokounmpo, hermano mayor de Giannis y compañero suyo en los Bucks, ha estado hablando regularmente con Bogdanovic por teléfono sobre la posibilidad de unirse a ellos en Milwaukee. Después de que Bucks y Kings descartaran el traspaso ante la amenaza de investigación de la liga, fue el propio Bogdanovic quien llamó a los hermanos Antetokounmpo para asegurarles que ni él ni su agente se habían puesto en contacto con nadie de los Bucks ni habían negociado nada.

Sin Bogdanovic = ¿Sin Giannis?

El objetivo de los Bucks en cuanto a nombres era Jrue Holiday y eso lo han conseguido. Bogdanovic, aunque también gustase, estaba en un segundo nivel, pero el interés de Giannis en él le convirtió en objetivo prioritario. Porque al final, tanto Jrue como Bogdanovic como cualquier otra cosa que hagan, todo tiene un destino: que el griego firme su extensión de 5 años. Aún tiene hasta el 21 de diciembre para hacerlo, para firmar el supermáximo que le dé 228 millones en el próximo lustro. En la franquicia (y fuera de ella) contaban con que el fichaje de Bogdanovic sería el empujón definitivo para convencerle. Pero el serbio está en Atlanta y seguimos sin noticias de la renovación de Giannis, que siguen entrenándose en Grecia, en silencio. Y ese silencio se está convirtiendo cada vez más en un peligro para su equipo.

A pesar de que Anteto haya declarado en varias ocasiones que no quiere marcharse de Milwaukee, que quiere construir una cultura ganadora allí, a pesar de que quienes le conocen aseguren que es un jugador que se aleja del prototipo de estrella actual y que no está tan interesado en las luces y el seguimiento de los grandes mercados... A pesar de todo eso los Bucks tienen menos confianza ahora que hace diez días en que su estrella vaya a seguir con ellos. Esa denuncia secreta que tiró por tierra el traspaso de Bogdanovic puede acabar significando mucho más que la no llegada del serbio a Milwaukee. Puede ser el principio del fin de la relación de Giannis y los Bucks y el inicio de un cambio de fuerzas en la NBA.