NBA

Los ingresos de la NBA caen un 10% en la temporada 2020-21

La crisis generada con China y la pandemia del coronavirus han llevado a la NBA a perder una décima parte de los 8.300 millones de la temporada pasada.

Los ingresos de la NBA caen un 10% en la temporada 2020-21
GARRETT ELLWOOD AFP

Una vez concluido el curso baloncestístico 2019-20 de la NBA y con el inicio de la nueva temporada previsto para el 22 de diciembre o el 18 de enero, según el acuerdo al que la institución llegue con unos jugadores que quieren empezar lo más tarde posible, ya se conocen las pérdidas que han generado la crisis china y la pandemia del coronavirus. La primera, originada por unos tuits de Dayl Morey, que ha cambiado Rockets por Sixers hace nada, generó una tormenta perfecta que provocó que el país asiático dejara de transmitir partidos de la competición norteamericana hasta las mismísimas Finales (y no todos los partidos). El coronavirus, ya se sabe, provocó un parón resuelto con una burbuja y acabó el mayor de los desafíos de la historia de la mejor Liga del mundo.

Tal y como ha indicado Adrian Wonarowski, los ingresos han caído aproximadamente en un 10% respecto a la temporada anterior, en la que la NBA ganó 8.300 millones de dólares. 800 millones han sido en entradas no vendidas ante la ausencia de público, algo que continuará salvo sorpresa en la 2020-21, y otros 400 en merchandising, a los cuales hay que sumar a los 200 millones del conflicto con China. Todo esto, provocará consecuencias que afectaran al límite salarial, que se podría situar en los 109 millones de dólares, bajando el impuesto de lujo a los 132 millones.

Por otro lado, el hecho de regresar a las pistas para reanudar la temporada en Disney, ha evitado pérdidas de 1.500 millones de dólares. El coste de la burbuja fue de 190 millones, por lo que la NBA ha salido ganando con una vuelta a las pistas que de no haberse dado podría haber tenido catastróficas consecuencias. Así mismo, diciembre fue el mes más lucrativo, algo que quiere repetir Liga empezando el 22 de diciembre y jugando una jornada navideña que siempre da muchos réditos. Se ha calculado que se podrían ingresar 500 millones más si se empieza en estas fechas, algo que, como ya hemos señalado, ha provocado un conflicto con los jugadores que vieron reducidos sus salarios en un 25% cuando estalló la crisis del coronavirus y consideran que el 22 de diciembre corresponde a un calendario que se inicia de manera demasiado temprana para regresar a la actividad.