BASKETBALL CHAMPIONS LEAGUE

El Bilbao mantiene la esperanza de contar con público en Europa

Adelanta media hora su estreno en la Champions ante el Pinar Karsiyaka, para cumplir el toque de queda. Es el primer partido con gente (400) del equipo de Mumbrú desde marzo.

El Bilbao mantiene la esperanza de contar con público en Europa
BILBAO BASKET

El deporte sigue pendiente del toque de queda instaurado a raíz de la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno. El Bilbao Basket había preparado todo un operativo exhaustivo para albergar hinchas en Miribilla mañana, casi ocho meses, en el estreno en la Champions ante el Pinar Karsiyaka turco, pero en este instante está pendiente de las medidas que anuncie el lehendakari sobre la hora tope para poder circular por la calle. De hecho, ha gestionado que se adelante media hora, a las 20:00, para no andar al límite si hay alguna prórroga y seguidores que tengan que hacer un largo desplazamiento no puedan estar en sus hogares a las 23:00. Se retransmitirá por ETB-4. Eso sí, todo está en el aire y la misma Real Sociedad ha renunciado a tener gente en Anoeta el jueves en su partido europeo ante el Nápoles. Miribilla contó con aficionados en la Supercopa femenina, al comienzo de temporada, a mediados de septiembre, pero eso eran otros tiempos.

Ya se ha notificado a 400 afortunados que tienen entrada para mañana, pero ahora todo depende de las autoridades. “Entiendo que estamos rozando el límite y que si jugásemos prórroga sería complicado”, ha justificado Mumbrú el adelantamiento a las 20:00 en la previa del compromiso. "Necesitamos a nuestro público. serán al final 400, habríamos firmado los 600 que se barajaban al principio. No son muchos, pero lo importante es que puedan venir a vernos. Seguro que así se hace más caluroso el partido", confiesa el técnico.

El equipo lleva dos semanas sin competir y en la actual se va a encontrar con ese estreno europeo más los partidos ante Andorra y Manresa en cinco días. Una locura. "Damos la misma importancia a todos, si se entiende que el de Europa no es el prioritario, sería un error total, iremos como siempre a competir los 40 minutos", agrega el preparador barcelonés. Eso sí, habrá minutos para los que menos juegan, es decir los Dos Anjos, Serron y el nuevo, Klajic, que tiene un talante mucho más ofensivo que Rigo, al que sustituye. El club tendrá que dar de baja a uno de los extranjeros y meter a Betolaza, por cuestión de cupos. 

Mumbrú ha tratado de inculcar a sus jugadores que Europa requiere otro ritmo, que se permiten más contactos. "El físico sube y tenemos que estar preparados para estar a ese nivel". El Pinar, dirigido por un Sarica que compagina su cargo con el de seleccionador otomano, lleva un 4-1 en su liga, en la que es segundo tras el Fenerbahçe, y ha sido capaz de ganar el pasado sábado en su pista al Darussafaka (89-78). Tiene jugadores internacionales como Birsen y Erden, y otros con mucho nombre como M'Baye, Henry, Morgan y Taylor. "Hemos dado pasos muy rápidos y en dos años hemos pasado de la LEB a jugar en Europa. Tenemos que intentar que esta competición sume y no reste y ser capaces de ser competitivos y hacer el equipo más largo", finalizó el técnico del RETAbet (patrocinador que no podrá lucirse en la delantera de la camiseta en Europa).