FEB

Misión: nacionalizar a Nzosa

La FEB persigue el pasaporte español para la joya de 16 años del Unicaja. La buena predisposición del jugador clave. Habrá que conseguirla por la vía Ibaka: carta de naturaleza.

Misión: nacionalizar a Nzosa
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

La Federación Española de Baloncesto avanza estos días en la nacionalización del pívot Yannick Nzosa (15-11-2003, Kinshasa, República Democrática del Congo), la nueva joya del Unicaja que ha irrumpido como un trueno en la ACB a sus aún 16 años. La fantástica predisposición del jugador, que se ha mostrado ilusionado con la posibilidad que se abre, ha terminado de empujar a la FEB a iniciar los trámites de una nacionalización que deberá usar la vía Ibaka, esto es, por carta de naturaleza. Se necesitará que el Consejo de Ministros apruebe la nacionalización para que jure la constitución y aparezca en el BOE como jugador nacionalizado. El único pero es que, al ser ya mayor de 16 años, Nzosa tendrá que jugar en las selecciones como naturalizado, esto es, en la misma condición que Mirotic o Ibaka. Y ya se sabe qué quiere decir eso. Sólo puede haber uno por convocatoria según el reglamento FIBA.

La historia de Nzosa es curiosa. El jugador estuvo en Málaga en el verano de 2019 con la selección de Congo. Por entonces, pertenecía al equipo italiano Stella Azzurra. Manolo Rubia, director deportivo de Unicaja, entró en contacto esos días con Joe Lolonga, director técnico de la Federación de Congo. Tenía constancia de la existencia y el potencial del jugador. El cortejo dio resultado y Nzosa acabó en Málaga por 25.000 euros (su cláusula es de un millón). Debutó con Unicaja en Andorra a finales de septiembre con 16 años, 10 meses y 12 días. Los técnicos de la FEB se movieron rápido, aunque lo ideal hubiese sido haberse anticipado unos meses. La Covid-19 lo complicó todo. El tránsfer del jugador, por ejemplo, llegó en pleno confinamiento. La FEB, muy cuidadosa siempre con los detalles, mantendrá informado al jugador y a la federación congoleña de los movimientos. De ahí que haya sido la predisposición del jugador, quien ha dado luz verde al asunto, la que haya empujado a iniciar este proceso que ahora quedará pendiente de la burocracia para estar pronto en el Consejo de Ministros.