BALONCESTO

Victor Wembanyama, el gigante francés que tiene loca a la NBA

El pívot de 16 años ha llamado la atención de todos los ojeadores de la NBA. Ya mide 2,19 y su debut con los profesionales ha sido impactante: 22 puntos, 10 rebotes y 7 tapones.

Victor Wembanyama, el gigante francés que tiene loca a la NBA

Los ojeadores de las franquicias NBA tienen bien peinado el baloncesto europeo en busca de futuras estrellas. Si hay un jugador que ahora mismo les vuelva locos en el Viejo Continente ese es Victor Wembanyama. Los que viesen el Europeo Sub-16 durante el verano de 2019 quizá les suene su nombre. España se impuso en la final a Francia y entre los franceses detacaba un pívot tan alto que parecía no acabar nunca y que contaba apenas con 15 años en aquel momento. Era el bueno de Wembanyama, que aquel día empezó intimidando a los españoles pero que a la larga no pudo con el talento del rival.

Más de un año después Wembanyama se ha vuelto viral por un vídeo que ha subido su equipo, el Nanterre 92, en su cuenta de Twitter. Se puede ver a él y otro canterano, Maxime Reinaud, jugando un dos contra dos con Rudy Gobert y Vicent Poirier. Wembanyama se empareja con Gobert, uno de los mejores defensores que hay en el mundo, y lo que hace una vez tras otra este chaval de 16 años (cumple 17 en enero) deja ojiplático a quien lo ve. Jugando de tú a tú a todo un all star de la NBA y demostrando una cantidad de recursos que asustan.

Mike Smichtz, periodista especialista en el draft de la ESPN, se hizo eco de este vídeo diciendo que se podía argumentar que Wembanyama es "el mejor proyecto de jugador del mundo". Y probablemente sea así. No hay nadie con su edad que destaque tanto ahora mismo. Primero por lo que es más obvio, su altura. Oficialmente mide 2,19. Aunque oficialmente también Rudy Gobert mide 2,16 y en la foto que se hicieron juntos la diferencia parece mayor. Su envergadura alcanza los 2 metros y 40 centímetros y su delgadez propia de la edad es de suponer que desaparecerá con los años. Si los kilos que gane no le trastocan sus cualidades, el futuro nos depara algo nunca visto.

Estaríamos hablando de un jugador de más de 2,20 capaz de botar y tirar desde cualquier posición, incluso en estático, como si fuese un alero. Su visión de juego, algo que de momento no ha sido muy explotado, es algo que sorprende a todo el que ha ido a verle entrenar y jugar y que puede ser devastador desde las alturas en las que manejará el balón. Por si fuera poco, en defensa no se queda atrás. Lo que para muchos jóvenes talentosos en ataque se convierte en su talón de Aquiles, para Wembanyama es una de sus mejores virtudes. Tiene una capacidad para leer las jugadas y anticiparse a ellas que, unido a su envergadura, le trasforman en un muro en la zona.

Pueden dar cuenta de todo ello los jugadores del Le Havre de la Tercera División francesa. Este fin de semana se enfrentaron al Pole France, un equipo que está bajo la tutela de la federación francesa y en el que se juntan las mayores promesas del país. El sábado fue el debut de Wembanyama en un partido con profesionales en su país (ya jugó el año pasado unos minutos en Eurocup convirtiéndose en el segundo más joven de la historia) y el jovencísimo pívot destrozó a sus rivales en los 32 minutos que estuvo en pista: 22 puntos, 10 rebotes, 7 tapones y 32 de valoración.