REAL MADRID

Llull: “Quiero seguir de lo que quieran: utillero, delegado…”

El segundo capitán del Madrid habla de la temporada, de Campazzo, de la vuelta al puesto de escolta y de su futuro en el club. Su contrato acaba en junio.

Felipe Reyes y Sergio Llull levantan la Supercopa.
Ramón de la Rocha EFE

Sergio Llull llegó al Real Madrid desde Manresa al final de la temporada 2006-07, con solo 19 años, los mismos que tiene ahora Carlos Alocén, y comenzará mañana ante el Gipuzkoa su 15ª Liga de blanco, a tres del récord de Rafa Rullán (18). Y solo dos por detrás de Felipe Reyes (17). El segundo capitán blanco habla de Campazzo, de la temporada que les espera, del trabajo diario y de su rol como escolta. También de la renovación que tendrá que afrontar en poco tiempo, porque acaba contrato en junio de 2021: “Mi intención es seguir aquí de utillero, de delegado, de lo que quieran”. El menorquín cree que Pablo Laso es "el entrenador perfecto para el Real Madrid, por lo que sabe de baloncesto y, sobre todo, porque cómo lleva al grupo”.

Estreno en la Supercopa con victoria. “Siempre es bueno empezar con un título porque te da la motivación necesaria. El equipo llega con muchas ganas e ilusión. El reto de la temporada y los objetivos del Real Madrid son siempre los mismos: intentar ganar todos los títulos posibles. El año pasado en la burbuja de Valencia no estuvimos a la altura”.

Una temporada rara con la pandemia y sin público. “Hay que estar a buen nivel y pensar en el siguiente partido, en el siguiente viaje, porque no sabemos cómo va a evolucionar todo. El hecho de jugar sin público hace que se pierdan muchas emociones y muchas sensaciones que hacen al baloncesto especial, pero debemos saber adaptarnos”.

¿La falta de público perjudica más a los modestos? “No sé si en el escenario actual se va a agrandar la diferencia. Cuando íbamos a jugar a casa de los más modestos, como has dicho en la pregunta, el pabellón estaba lleno y había un gran ambiente, los jugadores de casa tenían una gran motivación. A puerta cerrada se pierden sensaciones y emociones. Hay que saber adaptarse porque nosotros solemos tener un Palacio a reventar y ese empuje se nota muchísimo”.

La posible marcha de Campazzo y su impacto. “Todo son suposiciones, para saber la respuesta a esa pregunta debéis hablar con Facu. Yo le veo muy bien, entrenándose muy bien y feliz de estar aquí. Todos visteis el nivel que dio en la Supercopa, otro MVP para él. Es nuestro jugador referencia, jugador del Real Madrid con contrato, poco más puedo decir”.

Diez temporadas con Pablo Laso. “Nos conocemos muchísimo. Con una mirada ya sé cómo viene Pablo al entrenamiento y al revés. Son muchos años y hemos disfrutado muchísimo, con muchos éxitos. Es el entrenador perfecto para el Real Madrid, por lo que sabe de baloncesto y, sobre todo, porque cómo lleva al grupo”.

¿Debe entrenarse más un veterano que un joven? “Un joven tiene que entrenarse hasta que no pueda casi ni andar, porque tiene más piernas y mejor físico. Si un joven quiere llegar lejos, debe dedicarle muchas horas. Los más veteranos debemos seguir trabajando, vigilar las rutinas y cuidar muchas cosas, como la alimentación”.

De vuelta al puesto de escolta. “Lo he dicho muchas veces. Creo que es una ventaja para mí compaginar la posición de base y la de escolta. Estoy para lo que el entrenador necesite. Si hay que jugar de escolta, de escolta, y si en algún momento me toca de base, de base, no tengo ningún problema. Es cierto que en la pretemporada y en la Supercopa solo he jugado de escolta, pero el año es muy largo y eso ya se verá”.

El estreno este sábado ante el Gipuzkoa. “Seguro que tienen muchas ganas y mucha ilusión por empezar la Liga, por estar en la ACB, y desde el primer minuto debemos demostrarles que tenemos más ganas que ellos de llevarnos el primer triunfo. A veces estos partidos son trampa, quizá el pabellón vacío pese en su contra. Habrá que completar una actuación sólida”.

Los test, los protocolos, la falta de público... “Te acostumbras y te adaptas como el resto de las personas. Ojalá haya vacuna y se pueda solucionar la actual situación. En cuanto a jugar sin público, personalmente sí que lo echo de menos. El pabellón lleno te da un plus de energía para hacer las cosas bien, para intentar remontar si vas mal. Son muchas emociones las que se transmiten en una cancha de baloncesto y si le quitas un ala a la gallina pierde un poco la esencia”.

Acaba contrato en junio de 2021. “Mi intención es seguir aquí de utillero, de delegado, de lo que quieran... Estoy muy tranquilo, trabajando y entrenándome bien y eso son cosas que ya se verán más adelante. No hay ninguna prisa. Estoy centrado en el partido de mañana, en hacer una buena temporada y en seguir ganando títulos”.

El paralelismo con Carlos Alocén. “Son situaciones diferentes, pero sí que veo en él la ilusión que tenía yo cuando llegué al Madrid (en 2007, también con 19 años), el desparpajo que tenía con esa edad”.