NETS 133-BLAZERS 134

Triunfo dramático de los Blazers: los Suns y los Spurs, eliminados

LeVert tuvo un tiro sobre la bocina para eliminar al equipo de Damian Lillard, que remontó en el último cuarto. El base anotó 42 y ha promediado 51,3 en los tres últimos partidos.

Los Blazers estarán en el nuevo play in, el invento de la NBA para esta burbuja de Florida. Un duelo con el noveno, unos Grizzlies que no fallaron contra unos Bucks sin tensión, del que saldrá el rival de los Lakers en primera ronda. Se quedan fuera los Spurs, que pincharon con los Jazz (ya estaban sin opciones) y dejan en 22 su racha de billetes consecutivos para los playoffs (igualado con los Nationals/76ers), y los Suns, que han ganado sus ocho partidos en Florida pero nadie les echó un favor en esta jornada decisiva. Casi lo hicieron los Nets, pero finalmente se impusieron los Blazers: 133-134. Un drama resuelto sobre la bocina con un fallo final de LeVert, un tiro limpio que no entró y que habría cambiado totalmente el panorama. El alero había firmado un 2+1 en la jugada anterior, a la que siguió un fallo de Carmelo Anthony y el último balón para unos Nets que no se jugaban nada pero casi cambian todo el mapa del Oeste. Ahora ellos pelearán (ya se sabía) contra los Raptors y los Blazers se jugarán mañana (20:30 hora española) el billete para playoffs con los Grizzlies. Si ganan los de Oregón, serán el rival de los Lakers a partir del martes. Si ganan los Grizzlies, habrá partido definitivo el domingo.

La última semana de los Blazers ha sido descarnada, una invitación al infarto. Después del drama de su derrota con los Clippers, el partido en el que Damian Lillard falló dos tiros libres decisivos en los últimos segundos, afrontaban tres partidos que tenían que ganar contra Sixers, Mavericks y Nets. Los han ganado, pero cómo: 124-121, 131-134 y 133-134. Un +7 con finales angustiosos, remontadas en los últimos minutos y exhibiciones para el recuerdo de Damian Lillard. Esta vez, los Nets estaban en ventaja camino del último cuarto (102-92) y dominaban todavía (como los Mavericks un par de días antes) a falta de cuatro minutos (124-119). Pero los Blazers remaron hasta el final, liderados por un jugador extraordinario y en trance que esta vez acabó con 42 puntos y 12 asistencias. Y un 8/14 en triples. Otra vez, casi 45 minutos en pista para Damian Lillard, exprimido absolutamente para cargar con un equipo que apenas defiende y que tiene una rotación de siete o (máximo) ocho jugadores. Esos serían problemas muy obvios contra los Lakers. A su favor, que este Lillard es capaz de todo: en estos últimos tres partidos, 154 puntos (51,3 de media) y, curiosamente, solo dos tiros libres fallados (41/43) después de los dos tan cacareados contra los Clippers. En la burbuja, donde se llevará el premio al Mejor Jugador sin duda, ha promediado en ocho partidos 38 puntos y 10 asistencias con un 56% en tiros y un 49% en triples.

Esta vez Carmelo, el otro héroe contra los Mavs (el día en el que Lillard metió 61 puntos y salvó a los Blazers de una derrota que pareció a un milímetro) no estuvo bien (9 puntos). Pero sí los dos que flojearon en aquel partido: Nurkic (22 puntos, 10 rebotes) y McCollum (25 y 7 asistencias). Los Blazers tienen dinamita, talento para ganar a cualquiera… pero les falla la más mínima base defensiva. Por eso, pese a Lillard y pese a sus 134 puntos por segundo partido consecutivo, dependieron finalmente de un tiro de LeVert (37 puntos, 6 rebotes, 9 asistencias) que se fue al limbo sobre la bocina. Ahí quedó sellado el destino de los milagrosos Suns (8-0 en la burbuja) y del play in: será, mañana, Portland Trail Blazers-Memphis Grizzlies. Los de Damian Lillard parecen muy favoritos… y solo necesitan un triunfo con otra bala, el domingo, en la recámara.

El fin de una era en al NBA: los Spurs, eliminados

Va a ser, sin duda, una de las historias de las que más se va a escribir en los próximos días. Los Spurs, que llevaban a Orlando rezagados y sin LaMarcus Aldridge, no estarán en playoffs. Perdieron con los Jazz (118-112) pero su suerte estaba echada tras las victorias de Grizzlies y Suns. Salen de la burbuja con un 5-3 digno pero un flojo 32-39 total, un 45% de victorias que cierra una era: después de 22 temporadas consecutivas, no habrá playoffs para los de Gregg Popovich, que empezaban el curso con la meta de ser el primer equipo de la historia con 23 billetes seguidos para las eliminatorias. Quedan con los mismos que los Nationales/76ers entre 1950 y 1971. En un partido ya sin nada en juego se impusieron los Jazz, que se enfrentarán a Denver Nuggets en primera ronda de playoffs.