REAL MADRID

Boris Tisma: el 'nuevo Kukoc' del Real Madrid imita a Kevin Durant

El alero croata tendrá ficha con la primera plantilla. Su ídolo es Stephen Curry y Doncic fue su mentor cuando llegó a Madrid. Es compañero de generación de Usman Garuba.

El Real Madrid 2020-21 se puso ayer en marcha oficialmente en medio de una planificación complicada: ha llegado Alberto Abalde pero se torció el fichaje de Ante Zizic y Facundo Campazzo trabaja con el grupo con la mente en la NBA. Pero en el grupo de Pablo Laso asoma un motivo para el optimismo, desde luego de cara al futuro. Boris Tisma, una de las joyas de la cantera blanca, tendrá ficha con el primer equipo. Llevará el dorsal 35 y dará así continuidad a su debut a las órdenes de Laso, el 12 de enero contra el Estudiantes. Jugó 46 segundos y anotó su primera canasta en la ACB. Con 17 años se convirtió en el decimotercer canterano que debutó con Pablo Laso. Venía de promediar más de 13 puntos por partido con el equipo de la Liga EBA.

Tisma, que complió 18 años en febrero, es un alero de algo más de dos metros nacido en Zagreb, excelente pedigrí, y formado en el Dubrava. En 2015 dio el salto a las categorías inferiores del Real Madrid, donde Luka Doncic ejerció de mentor para un chico que en pocos meses ya hablaba castellano con fluidez. Hace dos veranos, se encumbró en el Europeo Sub-16 de 2018 de Novi Sad, donde anotó 24 puntos en la final contra España (71-70) y entró en el Mejor Quinteto con unos promedios de 18 puntos, 5 rebotes y 2,7 asistencias. Su papel en la final dejó sin oro a la España de su compañero de cantera en el Real Madrid, Usman Garuba. Por entonces la web del Real Madrid se refería a él así: “Talento puro, jugador exterior con versatilidad, buen físico, capacidad de tiro y calidad para jugar en el uno contra uno y gran lectura de pase. Sueña con jugar en la NBA, como su ídolo es Stephen Curry”. En Croacia se le considera el nuevo Toni Kukoc desde que despuntó como una de las joyas de futuro de uno de los países con más tradición de baloncesto en Europa.

Su salto al Real Madrid llegó, en 2015, con la bendición de sus padres, que también fueron jugadores de baloncesto: “Algún día me gustaría jugar en el primer equipo”, dijo. Ya lo ha hecho, pero ahora además tendrá continuidad en el grupo de Pablo Laso. Doncic hizo de guía, le regaló algún par de zapatillas y le ayudó en unos entrenamientos en los que Tisma trataba de replicar movimientos de Kevin Durant. Junto a Garuba, compañero de generación, hizo estragos como cadete (dos campeonatos de España en dos años, la Minicopa y el Campeonato de España infantil en 2016 y el camponato de España y la Euroliga Júnior de 2019, en cuya final el MVP fue Mario Nakic, hoy cedido en el Ostende belga.