PHOENIX SUNS

Lío en los Suns: Ayton se salta el test previo al partido ante OKC

El pívot debía realizarse una prueba para detectar el coronavirus el domingo y tuvo que hacersela este lunes. Finalmente, pudo jugar frente a los Thunder.

Deandre Ayton, pívot de Phoenix Suns, durante el partido contra Los Angeles Clippers.
Kevin C. Cox USA TODAY Sports

Lío en Phoenix Suns horas antes del vital partido contra Oklahoma City Thunder. Deandre Ayton (22 años y 2,11 metros) se saltó la prueba obligatoria de detección de la COVID-19 del domingo y tuvo que someterse a la misma este lunes, horas antes del vital duelo para las aspiraciones de playoffs de la franquicia de Arizona: se encuentra en la 11ª posición a un partido y medio del octavo puesto (acceso directo a las rondas finales) y a uno del noveno, que da acceso al play in con solo tres choques (incluido el de OKC) por delante. El pívot finalmente jugó el encuentro al dar negativo, aunque se perdió el primer cuarto entero.

No es la primera vez en su corta carrera que Ayton da una mala noticia a los Suns. A principios de la presente temporada, el center fue sancionado con 25 partidos por uso de sustancias no permitidas por la NBA y el sindicato de jugadores (NBPA). El jugador consumió una sustancia diurética. Estas están prohibidas porque pueden ser utilizadas para enmascarar otros productos dopantes.

Segunda temporada NBA de Ayton

Ayton fue seleccionado con el número uno por Phoenix en el draft de 2018, el de Luka Doncic. Y todavía no ha demostrado el gran jugador que aparentemente es. En su primera temporada disputó 70 partidos y promedió 16,3 puntos y 10,3 rebotes, pero no dio la sensación del pívot supremo y dominador que debe ser. En la presente, con Monty Williams en el banquillo, ha crecido en presencia y en números (18,9 y 11,7), dejando destellos de sus grandes capacidades defensivas y ofensivas.

Phoenix y los playoffs

Los Suns suman diez temporadas sin acudir a los playoffs. Un maldición que en esta burbuja de Walt Disney tienen la oportunidad de romper. Phoenix aterrizó como el segundo peor de los 22 equipos presentes en Orlando, el último de la Conferencia Oeste. Sin embargo, han dado un golpe de madurez con cinco victorias en cinco partidos: son el único equipo invicto que queda en Florida. Las rondas finales están complicadas, pero no imposibles.