BILBAO BASKET |

El Bilbao Basket arranca la temporada de la confirmación

Tras una campaña en la que ha dejado la boca abierta a muchos, ha tocado tirar de apuestas una vez más ante la salida de jugadores claves vía traspaso o cláusulas de escape.

El Bilbao Basket arranca la temporada de la confirmación
BILBAO BASKET

Charlotte-Washington-Bruselas-Bilbao. Es el tute ayer del afable Aaron Jones sin que se le quitara la sonrisa en todo el trayecto (se supone, que con la mascarilla uno no sabe si le están sacando la lengua o lanzando besos) para iniciar su primera etapa en la ACB. Por la tarde llegó Jaylon Brown, que abre su tercer curso en Miribilla, uno de ellos en LEB con el ascenso. Una dura lesión le impidió expresarse como él sabe la temporada pasada así que tiene una espina clavada. Ambos jugaron juntos en Salon Vilpas Vikings (Finlandia).

Con estas llegadas, ya solo queda Moses Kingsley por incorporarse al grupo, a un Bilbao Basket que medio se ha tenido que reinventar, ante las salidas por traspaso de Bouteille (este con la temporada en curso, hasta el Unicaja) y Lammers, al Alba Berlín de Aíto; o vía cláusula (Sulejmanovic al Tenerife). Rafa Martínez puso punto y final a su etapa como 'hombre de negro' y se despedirá del juego que tanto ama en Manresa, cerrando el círculo que se dice. A Schreiner y Cruz no se les quiso renovar, y Sergio Rodríguez no llegó a un acuerdo para hacerlo y acompaña a Sule en el Tenerife de Vidorreta.

Continúan por lo tanto Jonathan Rousselle, Jaylon Brown, Tomeu Rigo, Quentin Serron, Arnoldas Kulboka, Ondrej Balvin y, como entrenador, Alex Mumbrú. Rousselle pasa a ser el capitán y Balvin el segundo, nuevos tiempos, con acento francés y checo al volante. Sólo permanecen Brown y Rigo del ascenso. Y es algo a lo que tendrá que acostumbrarse la gente en Bilbao: a las apuestas y si estas salen bien, a que los poderosos desmantelen el grupo. Mumbrú tiene la papeleta de defender un listón altísimo. Firmó por dos años y aunque el Zalgiris lo tenía en su agenda, quiere evolucionar con una franquicia que es ya parte de su alma.

Y para tratar de llevar la nave a un puerto parecido al de este año, ha potenciado el físico, sobre todo bajo el aro. Dos Anjos, un cinco nato, apenas ha pisado la ACB (cuatro partidos en San Pablo Burgos en la 2017-18) y trata de retomar aquellos apuntes que le situaban en un nivel top de la Liga cuando estaba en la cantera del Madrid. Ha tenido que trabajarse el billete para una oportunidad en la LEB. Álex Reyes (Oviedo Baloncesto) tiene el alto de listón de hacer olvidar a Sergio Rodríguez, el otro Chacho. Con Ludde Hakanson (Stelmet Zielona Gora) pasa algo similar: quiere consagrarse en la categoría, demostrar que tiene nivel ACB, tras el paso por Barcelona, Sevilla, Fuenlabrada y Estudiantes. Tuvo que hacer el petate y está de vuelta. Demasiados equipos con 24 años. Volverá a coincidir con Jaroslaw Zyskowski, su compañero en el Zielona Gora polaco. Aaron Jones (Crailsheim Merlins) y Moses Kingsley (Peristeri) son dos fuerzas de la naturaleza, gente atlética que a veces se echó de menos en partidos duros el año pasado. Aunque ¿qué se puede achacar a un recién ascendido que ha fulminado a todos los Euroligas?

El equipo está citado a las 17:30 horas, extremando las cautelas y protocolos, y más ahora que empiezan a saltar positivos en las pretemporadas de los equipos. Las vacaciones han sido más cortas que otras veces. Y el club que preside Mauraza (bueno eso es lo que dicen los consejeros, aunque esa silla está más vacía que la habitación del emérito) anda aturdido, como todos, por las incógnitas derivadas de la COVID-19. En un nuevo paso de ambición, ha confirmado que se estrenará en la Basketball Champions League y regala a sus aficionados esa aventura continental para compensar lo que no pudieron ver la campaña pasada, pero sin saber ni si puede obsequiar algo que ahora mismo parece humo: tener gente en la grada.

Los partidos de preparación tendrán lugar en un radio que no superará los 300 kilómetros de distancia, evitando de esta manera desplazamientos largos para evitar riesgos innecesarios en esta complicada situación. Estarán con los mayores los Sub-22 Miguel Ruiz, que ya debutó con el primer equipo hace dos campañas en LEB Oro y sorprendió a todos en la 'burbuja' de la Fonteta, Iñigo Betolaza, Nahuel del Val y Diego Rodríguez. El cuerpo técnico, como no podía ser de otra manera, se mantiene inalterable, con Encinas y Salgado como estrechos colaboradores de Mumbrú. Este ya andaba con ganas de volver a la acción: "Sabemos que os echamos de menos al final de la temporada. Sentimos el deseo y necesidad de reencontrarnos lo antes posible. Vamos a entrenar para ganar al Covid-19 y para que cuando llegue ese día estemos preparados para disfrutar juntos de nuestra pasión por el baloncesto Vamos al lío".