NBA | KINGS 140 - 125 PELICANS

Bogdanovic afina su puntería y reactiva las opciones de los Kings

El serbio, con 35 puntos, lideró el primer triunfo de los de Walton. Hasta 6 equipos del Oeste tienen opciones de llegar al play-in.

Bogdanovic afina su puntería y reactiva las opciones de los Kings
Ashley Landis USA TODAY Sports

El único gran aliciente que quedaba por dirimir en los 15 días de fase regular programados en Orlando sigue muy lejos de resolverse. Y cada vez son más equipos los que sueñan despiertos. El nefasto arranque de los Grizzlies en su andadura en la burbuja, 4 derrotas en 4 partidos, ha despertado las aspiraciones de hasta 5 equipos, que ahora ven mucho más cercano el último billete en el Oeste. El último en hacerlo han sido los Sacramento Kings de Luke Walton. Lo hacen tras pasar por encima de unos Pelicans, que a partir de la segunda mitad del tercer cuarto perdieron ese fuelle que les había mantenido en el partido. Un encuentro en el que fueron a remolque desde el comienzo, su máxima renta fue de 2 puntos, y fue con la canasta inicial.

Los primeros 12 minutos ya finalizaron con una renta de 10 puntos en favor de los de Sacramento, en gran parte por el enorme acierto que tuvieron durante todo el encuentro desde fuera. El primer cuarto lo finalizaron con un acierto de hasta el 77,8%. Gran parte de la culpa del gran arranque de los de Walton la tuvo Bogdan Bogdanovic.

El serbio, tercer jugador con mejor promedio anotador de su equipo en lo que va de temporada, finalizó el primer cuarto con 19 puntos, habiendo fallado únicamente 1 tiro de campo y otro triple, después de intentar hasta un total de 6 lanzamientos desde fuera. Las pérdidas, la intensidad en la defensa en zona, sumada a una inexistente defensa en los de Gentry, y el enorme acierto desde fuera fue la receta que permitió a los Kings acabar el primer cuarto con casi 50 puntos en su cuenta y manejar prácticamente a su antojo los tiempos del partido.

Los Kings venían de dejar escapar ante los Mavericks un triunfo que parecía cantado, un partido en el que Bogdanovic tan sólo fue capaz de anotar 3 puntos con un triple en la prórroga. Pese a las malas sensaciones, el de Belgrado consiguió redimirse y completar un gran partido con 35 puntos, además de 4 rebotes y 3 asistencias.

La reacción de los Pelicans en el segundo cuarto fue tan sólo un espejismo. El tridente compuesto por Ingram y Holiday desde fuera y Zion Williamson en la pintura acercaron a los de Gentry a 7 puntos tras finalizar el primer período. Esa aparente reacción vino motivada por la más que previsible disminución del acierto de unos Kings que veían como Bogdanovic pasaba de anotar 19 puntos en el arranque a tan sólo 5 en los siguientes 12 minutos.

Los Pelicans, con un Zion Williamson prácticamente infalible, llegaron a ponerse a tiro de una canasta en el comienzo del tercer cuarto. Sin embargo, un parcial de 12-0 en favor de los Walton, con un gran acierto desde fuera de Bogdanovic, Fox, que acabó con 30 puntos, además de un notable Harrison Barnes con 22 puntos, fueron apagando de forma paulatina las irrisorias opciones de los Pelicans de sumar su segundo triunfo en la burbuja. Finalizó el tercer cuarto y el marcador ya era de 103-117. Los Pelicans veían como un equipo que llegaba al minuto 36 de partido con un porcentaje inferior de acierto en tiros de campo le ganaba por 14 puntos. La misión se antojaba cuanto menos imposible.

En el último cuarto, Alvin Gentry esperó una reacción inicial de su equipo para seguir manteniendo a los 5 titulares en cancha. Una reacción que nunca llegó. La contundencia del resultado invitó al técnico de Shelby a hacer rotaciones y sentó a un Williamson, que pese a haber mejorado en su rendimiento sigue disfrutando de menos minutos de los pronosticados tras el confinamiento.

Zion estuvo prácticamente 22 minutos en cancha en los que anotó 24 puntos, recogió 2 rebotes y repartió 2 asistencias. Anotó 10 de los 12 tiros de campo que intentó y falló 3 tiros libres de 7. Los números no engañan y gran parte de las opciones de los Pelicans de acabar como mínimo novenos dependen de un Williamson que acabó con cara de muy pocos amigos en el banquillo. Tan sólo Brandon Ingram, con 12 minutos más en cancha, pudo igualar sus registros anotadores en su equipo.

Este resultado agita todavía más si cabe la lucha por la octava posición de la Conferencia Oeste. Los números hacen presagiar que pase lo que pase en los 4 partidos que restan a los involucrados, exceptuando Blazers y Suns, que deberán jugar esta noche para que les resten los mismos duelos, que el objetivo será doble.

Para llegar a disputar el play-in, el octavo debía aventajar en 4 victorias o menos al noveno clasificado de la Conferencia. Condición que en estos momento se daría con hasta el 13º del Oeste. Los Grizzlies dependen de sí mismos, pero un triunfo de los Blazers ante los Nuggets reduciría su renta a únicamente medio partido, por lo que el margen de error de los de Jenkins es ínfimo.

Pelicans y Kings quedan ahora con 29 triunfos y 39 derrotas en el puesto 12 y 13 del Oeste respectivamente. Los Grizzlies quedan a 2 partidos y medio, los Blazers a 1 y medio, los Spurs a medio y los Suns con los mismos guarismos, a la espera de que disputen su partido ante los Pacers, que aspiran al tercer puesto del Este. En el próximo envite, Kings y Pelicans esperan a dos equipos sin nada en juego, Nets para los Kings y Wizards para los Pelicans, por lo que parece que los próximos partidos invitan a presagiar sobre el papel que la lucha por el octavo y noveno puesto del Oeste se resolverá sobre la bocina.