NBA

LeBron contesta a Trump: "Nadie está triste porque apague la TV"

Una de las voces más autorizadas de la NBA, LeBron James, ha respondido a las críticas de Donald Trump, que cargó contra los jugadores por arrodillarse durante el himno.

LeBron James, arrodillado y con el puño en alto durante el himno
Kevin C. Cox AFP

Sigue la guerra entre Donald Trump y los jugadores de la NBA. El clima social con el que cuenta la mejor Liga del mundo en su reanudación, muy marcada por la muerte de George Floyd y todas las reivindicaciones posteriores a la misma, está siendo protagonista en los últimos días. Las muestras de respeto pacíficas desarrolladas por prácticamente la totalidad de las plantillas se están viendo en los lemas de las camisetas, pero también en el himno nacional estadounidense. Cuando suena, siempre al inicio de los partidos, los jugadores emulan al jugador de fútbol americano Colin Kaepernick, y se arrodillan recordando a las víctimas del racismo. Algunos como el propio LeBron levantan además el puño derecho, algo que a Kaepernick le denostó del deporte profesional, siendo una promesa de 24 años que está hoy sin equipo a los 29.

La NBA se ha encargado de que esto no se vuelva a repetir, y ha permitido todos los actos reivindicativos, apoyando además públicamente las manifestaciones originadas por la muerte de George Floyd. Esto no ha gustado a Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, que cargó recientemente contra los jugadores precisamente por estos actos. "Es vergonzoso que de arrodillen durante el himno", decía el mandatario, que aseguraba además que apagaba la televisión cada vez que esto ocurría. "No es aceptable para mí", sentenciaba, generando además una nueva oleada de críticas hacia su persona por parte de la comunidad baloncestística, volcada en este tema.

A las palabras de Trump ha respondido, cómo no, LeBron James. Como uno de los abanderados de la lucha tras la muerte de George Floyd y una de las voces más autorizadas de la NBA, El Rey ni abogó por la cancelación ni ha cambiado el nombre de su camiseta, pero sí se encarga de mostrar públicamente su opinión sobre la situación. Y no se ha cortado un pelo a la hora de responder a Trump, algo que ya ha hecho en otras ocasiones, recordándole que las elecciones presidenciales son en noviembre y contestándole sin pudor. "No creo que haya nadie en el mundo del baloncesto que esté triste por perder su audiencia", ha dicho en referencia a las palabras del Presidente sobre que apagaba el televisor. Una muestra más del cariz social que ha tomado la mejor Liga del mundo en la burbuja, más grande que nunca por las circunstancias excepcionales, en todos los sentidos, en las que se está desarrollando una de temporada increíblemente atípica, seguramente la más difícil de la historia.