REAL MADRID

Campazzo-Madrid, lío a la vista

El acuerdo para la salida del base argentino rumbo a la NBA no está próximo. Hay pulso y puede haber conflicto. Quien sí rescindirá en breve su contrato es Laprovittola.

A mediados de mayo, Nocioni decía esto en AS sobre el posible desembarco de su amigo Campazzo en la NBA: “El Madrid tendrá que entender que va a ser un salto que él va a desear. No es fácil que los jugadores tomen la gran decisión de Llull, no todos tienen esa mentalidad de quedarse en Europa”. La elección del base parecía ya entonces encarrilada y, hace unas semanas, el seleccionador argentino, Sergio Hernández (los tres compartieron agente), disipaba cualquier duda: Lo que quiere Campazzo es jugar en la NBA. Y nadie en el Madrid ha podido cambiar esa determinación, el problema ahora es que la cuerda se ha tensado y una salida pactada antes de que se abra el mercado NBA, en la segunda quincena de octubre, no pinta próxima. El pulso actual puede convertirse en conflicto.

El jugador contaba, y lo sigue haciendo, con llegar a un acuerdo de rescisión con el club blanco. El mismo pasaría por rebajar algo la cláusula de seis millones de euros (cifrada en euros, no en dólares, como en otros casos) a cambio de sus derechos por si regresa a Europa. Y pasaría por poder encarar el pago en varios plazos anuales, como hizo Mirotic entre 2014 y 2019. A cambio, el argentino asumiría la deuda contraída por su marcha, incluso hasta con algún crédito personal, sin haber firmado aún con un equipo en la NBA, porque el interés de cualquier franquicia no podrá ser oficial ni rubricarse hasta dentro de dos meses y medio.

El base se desligaría del Madrid antes de tiempo, al menos el que marca el nuevo calendario NBA, y dejaría de cobrar su sueldo (el que le corresponde en la segunda de las cinco temporadas por las que renovó el verano pasado). Como contraprestación se liberaría de la preparación veraniega junto a sus compañeros (en nada, el lunes 10 de agosto, comenzarán las pruebas médicas previas al inicio de los entrenamientos). Pero ese acuerdo no es ahora algo cercano y el argentino podría verse forzado a participar en la pretemporada y ser inscrito en el arranque del curso, el 12 de septiembre en la Supercopa, y luego en la Liga, con lo que eso conlleva, incluido el riesgo de una lesión.

Sería una situación incómoda para las dos partes hasta que se abriera la agencia libre el 18 de octubre. En ese momento, Campazzo podría optar por la franquicia que más le interesara y ejecutar la cláusula de su contrato para liberarse, aunque habría que ver cómo interpreta el Madrid en ese desenlace un pago a plazos de la rescisión. De los seis millones de euros, las franquicias pueden desembolsar sin que afecte al límite salarial apenas 750.000 dólares, sin embargo, el deportista sí puede destinar a ese pago el 15% del salario total de su contrato (la cantidad bruta acumulada en todos los años firmados). El resto lo debería abonar del salario neto, una vez descontados los impuestos.

El jugador cobraría, en ese escenario, sus nóminas en el Real hasta el adiós definitivo. En su caso y por tres mensualidades, el montante se acercaría a los 900.000 euros de un contrato anual que supera los tres millones de euros brutos. Entonces, el Madrid, que por decisión del club debido a la crisis del coronavirus tendrá un presupuesto que no puede superar el del curso pasado, acometería la incorporación del sustituto de su MVP en los últimos títulos en un mercado NBA en el que habrá alguna pieza valiosa para Europa.

Laprovittola abandonará el Madrid

Las dudas sobre el futuro inmediato de Campazzo son casi certezas con Laprovittola, que está a punto de rescindir el año de vinculación que le resta con el Madrid para convertirse en un jugador libre. Podrá fichar así por el Panathinaikos, que ha apostado muy fuerte por él como sustituto de Nick Calathes, fichaje estrella del Barcelona. Laprovittola dispondría del protagonismo que no ha encontrado a las órdenes de Laso en un sistema de juego, el del campeón griego, que se adapta más a sus características de base controlador del balón y de las posesiones.