HERBALIFE GRAN CANARIA

Willy Villar, nuevo director deportivo del Gran Canaria

Al canario aún le restaba una temporada en los despachos del Movistar Estudiantes, club al que llegó hace cuatro años. Reemplaza a Berni Pérez.

Willy Villar, exdirector deportivo del Movistar Estudiantes.
EDUARDO CANDEL REVIEJO DIARIO AS

Willy Villar será el nuevo director deportivo del Herbalife Gran Canaria las tres próximas temporadas. El canario (Las Palmas de Gran Canaria, 51 años) se ha desvinculado del Movistar Estudiantes, club con el que le restaba todavía un año de contrato y en el que ha estado los últimos cuatro. Llegó al club colegial en 2016 desde el Tecnyconta Zaragoza: su labor en el conjunto aragonés desde 2011 a 2016 fue clave para asentarlo en la élite del baloncesto nacional. Se desconoce por el momento quién ocupará su cargo en el Magariños en pleno proceso de construcción del equipo para el próximo año y con todos los rivales moviéndose en el mercado.

Villar abandona el Ramiro tras dos ciclos muy diferentes. En el primero (2016-2018), con Salva Maldonado en el banquillo, el Estudiantes corrigió el rumbo previo a su llegada, que concluyó con el segundo descenso no materializado en los despachos. Con el catalán al frente, los colegiales enlazaron dos temporadas consecutivas en la 11ª posición de la Liga Endesa con un balance de 13-19 en la primera y 17-17 en la segunda. En ese segundo curso, además, se regresó a Europa (Champions FIBA) después de seis años de ausencia y se mantuvo una estabilidad completa en la plantilla, sin ningún fichaje a mitad de campaña.

La siguiente etapa (2018-2020) fue más difícil. El arranque más prematuro de la 2018-19 por la fase previa de la Champions llevaron a configurar una plantilla débil, sin reemplazo de garantías para Landesberg, y dirigida por un entrenador novato (Josep María Berrocal). El club repitió viejos hábitos: incorporaciones a mitad de temporada a la carrera para salvar la categoría. Un escenario que se repitió este mismo curso y que se salvó por el parón de la campaña por el coronavirus.

Los problemas económicos lastraron los movimientos de Villar en el Estu. Acertar con presupuestos menguantes y una deuda galopante en las arcas del club eran todo un logró que permitieron la llegada de grandes jugadores como Edwin Jackson, Sylven Landesberg y Alessandro Gentile. Sus principales haberes. Por contra, las salidas de dos canteranos como Darío Brizuela y Jaime Fernández. El principal problema es que si se tropezaba, como ha ocurrido estos dos últimos años, en la elección de técnicos y de jugadores, el golpe era más duro, más profundo en una institución débil desde hace una década y que no destiló (una vez más) ningún tipo de amor para despedir a uno de sus trabajadores durante los últimos cuatro años.