NBA

Los rebeldes Blazers: único voto en contra al plan de la NBA

La votación al plan de reinicio ha sido de 29-1. El voto en contra ha sido de los Blazers que, curiosamente, tienen más opciones de jugar playoffs con lo que se ha aprobado.

Los rebeldes Blazers: único voto en contra al plan de la NBA
Steve DYKES AFP

La noticia del día, la confirmación por parte de la NBA de que la temporada 2019-20 se iba a terminar en la pista, se daba como cosa hecha mucho antes incluso de que fuese oficial. Con un plan de juego trazado y la seguridad del apoyo total de las franquicias, la votación en la junta de gobernadores era puto trámite. Y así lo fue, ya que se dio el visto bueno por una mayoría aplastante. 29 votos a favor y uno en contra. Aplastante, sí, pero no con el 100% de apoyos. El resultado lo adelantaba el periodista Adrian Wojnarowski y poco después comenzaba a aparecer un nombre propio como responsable del voto en contra: Portland Trail Blazers.

Poco después el propio Wojnarowski iba a explicar las supestas razones de los Blazers para votar en contra en dos tuits: "Los Blazers están ansiosos por reanudar la temporada, pero eligieron votar no porque la franquicia creían que había formatos más competitivos e innovadores en la mesa, incluidos los que abordaban las probabilidades en la lotería del draft basándose en los resultados de los partidos de temporada regular que se disputen en Orlando".

Es curioso por inesperado y porque el formato que se ha aprobado finalmente no perjudica a los Blazers respecto a otros que se habían propuesto. Jugar directamente playoffs o llegar sólo a 70 partidos de liga regular con los ocho primeros clasificados directamente le dejaban sin opciones reales de estar en las eliminatorias por el título. Sin embargo, con la fórmula de play in en la que octavo y noveno se juegan la última plaza de playoffs, que los Blazers estén entre los 16 aspirantes finales al anillo no es ninguna locura. Para ello necesitan acabar novenos y a menos de cuatro victorias de los Grizzlies, que es justo como están ahora. Son novenos y les separa una diferencia de 3,5 triunfos. Los Blazers jugarán seguro ante Grizzlies, Rockets, Mavericks, Celtics, Sixers y Nets, además de otros dos encuentros que aún están por decidir. Por su parte, los Girzzlies tendrán que enfrentarse con los Pelicans (dos veces), Blazers, Jazz, Spurs, Thunder, Bucks y Celtics.

No parece descabellado pensar que con esos calendarios los Blazers puedan como mínimo seguir a la misma distancia que están de los Girzzlies. Y una vez ahí, se jugarían la última plaza de playoffs con ellos, teniéndoles que ganar dos veces seguidas. Todo esto siempre que no les adelante alguno de los equipos que tienen por detrás. Los Pelicans y los Kings están empatados con ellos y los Spurs están a medio partido. Los Suns ya quedan dos triunfos y medio por detrás.

Lo cierto es que Damian Lillard ha declarado en los últimos días (no se ha escuchado a nadie más de la franquicia hablar en esos términos) que no estaba dispuesto a jugar si su equipo no iba a tener ninguna oportunidad de estar en playoffs. Esas declaraciones las realizó cuando aún se pensaba que el formato elegido sería el de llegar a 70 partidos de regular season y después se jugasen playoffs clásicos, lo que sí habría dejado a los Blazers casi como comparsas. A ellos y a las otras cinco franquicias que no ocupaban puestos de playoffs y que sí estarán en Orlando. Todas ellas ahora con opciones. Y en el caso de los Blazers más que ninguna sobre el papel si tenemos en cuenta los recursos de los que disponen. A parte de tener uno de los mejores backcourts de la liga (Lillard-McCollum), de contar con un Carmelo Anthony que ha vuelto a sumar y con un Hassan Whiteside que se había asentado como titular, se espera el regreso de dos de los mejores jugadores de la plantilla. Por un lado, Jusuf Nurkic, el pívot titular, que no juega desde la temporada pasada, y por otro Zach Collins, otro interior que el año pasado fue clave desde el banquillo y que esta temporada parecía destinado a ser el ala-pívot del equipo.