BILBAO BASKET

Un año de la vuelta del Bilbao

Salgado y Schreiner recuerdan el ascenso en la Final a Cuatro de la LEB de Miribilla. Uno se pasó luego al cuerpo técnico y el otro cierra este curso su andadura con el RETAbet.

Un año de la vuelta del Bilbao
JUAN FLOR DIARIO AS

Medio Bilbao permanece en sus casas y eso da para echar a volar la imaginación. Por ejemplo, acordarse del ascenso que tuvo lugar hace un año, al ganar su equipo de baloncesto en Miribilla la Final a Cuatro de la LEB Oro. El partido ante el Iberojet Palma (62-55, lo que cambian los tiempos, ahora éste un club agonizante) ante 10.000 almas está en la historia de la joven entidad. "Guardo un recuerdo maravilloso. Ese fin de semana fue el colofón a una gran temporada, en casa y celebrando el ascenso. Fue increíble", destaca Javi Salgado, capitán y emblema de aquel equipo que, sin entonces haberlo decidido aún, disputó también ese día el último partido de su carrera profesional.

El base bilbaíno, uno de los ayudantes del cuerpo técnico que encabeza Mumbrú admite que aquel partido fue "el broche de oro, con marco y un lacito" a una trayectoria deportiva de dos décadas. "Entonces no sabía que era mi último partido y aunque me lo podía imaginar tardé en tomar la decisión. Es duro dejar de jugar y en su momento me costó mucho decidirlo, pero poder retirarme con Miribilla a reventar, jugándote el ascenso y que todo salga bien fue un momento espectacular", confiesa el exjugador de Santutxu.

Salgado subraya además que la primera imagen que le viene a la cabeza de aquel día fue "el momento en el que levanto el trofeo de campeones" y "la foto de todos detrás saltando con esas caras de alegría y felicidad máxima". "Es la imagen que refleja lo que fue todo el fin de semana y cómo se sentían los aficionados", apunta.

Schreiner, autor del triple desde casi ocho metros que a falta de 16 segundos certificó el retorno a la elite de los 'hombres de negro', recuerda no solo ese lanzamiento decisivo sino también "todo el partido y todo ese fin de semana" de la Final a Cuatro, "con Miribilla a tope dos días seguidos".

El base austríaco, MVP de la fase de ascenso, destaca también que una de las claves del éxito fue que "Alex (Mumbrú) siempre pensó que todos los jugadores éramos importantes para conseguir el objetivo" y que formaron un "muy buen equipo" en el que "todos aportamos para ese ascenso".

"Todos teníamos mucha presión al jugar la final en casa y sabíamos lo que habíamos hecho. Estaba muy contento en ese momento. El recuerdo me quedará para toda la vida y siempre voy a tener a Bilbao en mi corazón", completa Schreiner.