CHICAGO BULLS

El momento en el que Jordan le declaró la guerra a Jerry Krause

Michael Jordan ha dejado claro que uno de sus mayores enemigos no era jugador, era directivo. Jerry Krause fue el arquitecto de sus Bulls.

Uno de los que peor parados ha salido del documental The Last Dance, que narra las vivencias de Michael Jordan como jugador de los Bulls, es Jerry Krause. Este directivo, fallecido en 2017, se convirtió en un panzer que atacaba con todo y contra todos. Con Krause sólo valía ganar e iba a pasar por encima de lo que hiciera falta para conseguirlo, incluso de una figura que llegó a ser tan representativa en la NBA. 

Bajo su férreo mando los Bulls lograron los seis campeonatos de la mano de Jordan, Pippen y compañía, pero también desarmaron el equipazo en un tiempo récord. 

RELACIONADO | El equipo que quisieron formar los Bulls tras la salida de Jordan

Sus memorias no han sido publicadas todavía, pero hay un fragmento interesante que ha llegado a manos de K.C. Johnson, uno de los cronistas habituales de los Bulls. Y se demuestra que la animadversión entre ambos fue potente desde los primeros años. El pasaje es de la temporada 1985/86, en la que Jordan se lesionó un pie: 

"Le dije: 'Michael, no puedo arriesgar tu carrera por unos pocos partidos ahora mismo. Has sido observado por los mejores doctores del lugar y todos están de acuerdo en que debes descansar y no jugar'. Y me respondió: 'Conozco mi cuerpo y quiero jugar'. Y me hizo entrar en una disputa: 'Michael, eres un jugador y no un doctor. Yo tengo que hacer lo que mejor creo para el equipo y como resultado no te voy a dejar jugar'. Michael le soltó a la gente que no estaba en ese encuentro que yo le había dicho que era un empleado de la franquicia y que debía hacer lo que la franquicia le sugiriera o que, si no, se atuviera a las consecuencias. Él sostiene que en ese momento supo que la lealtad entre equipos y jugadores de la NBA era inexistente y que cambió su visión sobre el deporte y sobre mí. Pero no... ¿Creéis que soy lo suficientemente tonto para decirle a nuestra joven estrella, enfrente del propietario y de médicos venidos de todo el país, que era un simple empelado?"

Jordan estuvo ausente desde finales de noviembre hasta mediados de marzo. Él promedió 22,7 puntos, su mínimo como jugador de los Bulls, y su equipo perdió en los playoffs contra los Celtics de Bird, Ainge, Parish, McHale y Walton.

Sólo un año y medio después de llegar a la NBA el que luego sería uno de los jugadores más influyentes del baloncesto le había hecho la cruz a su superior, lo cual habla mucho del ego de ambos y de la seguridad de Jordan.

Otras historias sobre Michael Jordan:

Len Bias: la cocaína se llevó al "gran rival de Jordan"

El oscuro primer adiós: la sombra de las apuestas, el asesinato de su padre...

'Jordan Adidas': su madre cambió el negocio de las zapatillas para siempre

Horace Grant: "Jordan es un mentiroso; si quiere, lo arreglaremos como hombres"

LaBradford Smith, el enemigo de Jordan que nunca quiso serlo

"Era como un vampiro": salvajes rutinas durante los rodajes de Space Jam