NBA | NOTAS EN EL PARÓN

KINGS: luces y sombras en la crisis más larga de toda la NBA

Los Kings, que no juegan playoffs desde 2006, estaban a 3,5 victorias de un octavo puesto con muchos candidatos en el primer año de Walton en el banquillo.

Buddy Hield, durante un partido de la NBA de los Sacramento Kings
Tommy Gilligan USA TODAY Sports

BALANCE HASTA EL PARÓN:

28-36 (11º de la Conferencia Oeste)

LÍDERES ESTADÍSTICOS:

De'Aaron Fox: 20,4 puntos, 4 rebotes, 6,8 asistencias.

Buddy Hield: 19,8 puntos, 4,8 rebotes y 40% en triples.

Harrison Barnes: 14,7 puntos, 4,8 rebotes y 38% en triples.

LO MEJOR: mimbres hay

Es lo mejor pero también lo peor, al menos desde el punto de vista de la desesperación. No es que los Kings tengan una plantilla plagada de estrellas, pero sí mejor que los Grizzlies, que ocupan la octava plaza del Oeste. Tras el récord positivo del año pasado con David Joerger y el desarrollo de jugadores que apuntan maneras de cara al futuro como Fox y Hield, Sacramento esperaba llegar a los playoffs por primera vez desde 2006 con Luke Walton, defenestrado por los Lakers el pasado verano, en los banquillos. No ha habido suerte y el récord va camino de ser peor que el del año pasado. Se pueden quedar con el argumento de que han tenido muchas lesiones o con la parte positiva, y es que tienen plantilla de cara al futuro y van camino de volver a crear una cultura en California distinta de la que emana del glamour de Los Ángeles.

LO PEOR: la crisis más grande de la NBA

Al menos, en lo que se refiere a la ausencia de los playoffs, que los Kings no juegan desde el 2006. Fue con Rick Adelman en el banquillo y una plantilla que representaba el último reducto de esos Kings que enamoraron al mundo y rozaron las Finales en 2002. Una era diferente en una época diferente y que fus sustituida, a veces con desaciertos y a veces con mala suerte, por una ausencia de playoffs pantaugrélica. De hecho, Vlade Divac, que hoy es responsable de los movimientos de la franquicia, era parte de los Kings de principios de siglo. Tiempo ha pasado, desde luego. Y aunque hay mimbres, no se esperan grandes mejoras a corto plazo. Al fin y al cabo, los Kings son el octavo equipo que menos anota, el sexto que menos tapones pone, el cuarto que menos rebotea, el noveno por la cola en asistencias y el sexto que menos ritmo tiene después de ser el año pasado el quinto que más. Un cambio de estilo que, por ahora, no ha dado sus frutos.

NOTA EN EL PARÓN: SUSPENSO

No puede ser de otra manera mientras sigan donde están. Si bien hay que dejar madurar el proyecto, el controvertido cambio de Joerger por Walton era para buscar unos playoffs inexistentes. Ha habido partes buenas de la temporada y los Kings se han metido con todo merecimiento en la lucha por los playoffs tras sumar 12 victorias en los 17 partidos disputados desde el 24 de enero hasta el 3 de marzo. Pero el mal inicio (0-5) y la ignominiosa racha vivida entre finales de diciembre y principios de enero (15 derrotas en 18 partidos), les ha penalizado demasiado. Los King tienen mucho (muchísimo) por hacer. Eso, de momento, es lo único que podemos sacar en claro.