NBA | CORONAVIRUS

La NBA se prepara para la cancelación de la temporada

La NBA negocia con el sindicato de jugadores una posible cancelación de la temporada, algo que se plantea tras el retraso en el inicio de la Liga china.

Adam Silver, comisionado de la NBA, durante una comparecencia
ANDREW GOMBERT EFE

La NBA se prepara para lo peor. El pasado 12 de marzo el positivo de Rudy Gobert por coronavirus obligó a suspender indefinidamente la temporada, y han pasado algo más de tres semanas para que la competición hable de cancelación. Así lo ha adelantado Brian Windhorst, dela ESPN, y lo han recogido posteriormente varios medios de comunicación: la Liga norteamericana se plantea cancelar el curso baloncestístico 2019-20 por coronavirus.

La noticia no es inminente, pero ya es una posibilidad real que la entidad negocia con la NBPA, el sindicato de jugadores. De hecho, hace unas horas se hacía público que la Liga había pedido a los baloncestistas que se rebajaran el sueldo un 50% y estos habían respondido con una contraoferta del 25. Sin embargo, dicha revelación ha quedado opacada por las últimas noticias, que indican que las conversaciones entre competición y sindicato no han sido sobre las diferentes maneras de reiniciar la temporada. El tema central ha sido ocupado por las consecuencias que traería una posible cancelación de la campaña.

La NBA lo está manejando todo desde diferentes prismas y se guarda la posiblidad de reiniciar la Liga, deseo expreso desde el brote de coronavirus. Sin embargo, las últimas conversaciones han sido, sobre todo desde el punto de vista financiero, sobre la posibilidad de poner punto y final a la temporada. El pesimismo actual, creciente en los último días, ha sido agravado por la situación que vive China, un espejo donde el deporte estadounidense se mira para poder calcular plazos que ayuden a aproximar una posible fecha de reinicio. Los problemas de la CBA, liga de baloncesto del país asiático, para volver a poner en marcha su competición doméstica, han puesto en evidencia que el peligro de los casos importados (positivos procedentes del extranjero), que les ha obligado a retrasar el reinicio de abril a mayo (todavía sin fecha), puede ser una losa muy grande que obligue a la cancelación.

¿El Día del Trabajo como fecha límite?

Algunos rumores señalan que el Día del Trabajo de Estados Unidos (Labor Day) es la fecha límite que la NBA se plantea para coronar un ganador de la temporada. La dificultad de adecuar un calendario respecto al football y el colapso entre la actual temporada y la siguiente, incluso cambiando los días tradicionales en los que suele empezar la Liga (finales de octubre), ha provocado que esa fecha, celebrada el primer lunes de septiembre (este año el 7) sea la que fije la competición como límite.

Esto obligaría a volver a ponerlo todo en marcha durante el mes de junio, algo altamente improbable si tenemos en cuenta la increíble velocidad a la que está creciendo el brote en Estados Unidos, que ya es el país del mundo con más positivos por coronavirus. Si tenemos en cuenta que China va a tardar casi cuatro meses en poner el baloncesto en marcha desde la suspensión (a finales de enero), ¿cuánto puede tardar Estados Unidos? En el mejor de los casos, si tarda lo mismo estaríamos hablando del reinicio precisamente en junio, pero el número de contagios se está disparando y no parece que los tiempos vayan a ser similares... ni mucho menos.

Todo el mundo está expectante por ver que ocurre en la mejor Liga del mundo. Jared Dudley, jugador de los Lakers, ha dicho en su cuenta de Twitter que la decisión no se tomará antes del 1 de junio, dando a entender que la NBA apurará todo lo posible para decidir qué hacer. "Hay mucho dinero en juego", decía el alero, poniendo de manifiesto un hecho que está afectando a toda una competición que va a perder millones en las próximas fechas. Y que podría perder mucho más si finalmente la temporada se cancela, claro.