CORONAVIRUS

Pau Gasol advierte a EE.UU. recordando a Kobe Bryant: "Necesitamos su mentalidad"

El jugador español reconoce que su idea era acudir a los Juegos este verano y advierte del peligro del coronavirus tras lo ocurrido en España.

Pau Gasol
Chema Díaz DIARIO AS

Pau Gasol vuelve a aparecer en la escena pública, como ha venido haciendo en las últimas semanas, para ejercer de altavoz e intentar ayudar en la lucha contra el COVID-19. Además de su iniciativa solidaria con Rafa Nadal, Gasol ha querido mostrar su sentimiento en una carta publicada en The Players' Tribune en la que conmina a la población de Estados Unidos, donde empieza a arreciar con fuerza la enfermedad, que siga las recomendaciones tras ver lo que ha ocurrido en otros países. 

Gasol, además, admite que iba a estar en los Juegos Olímpicos este próximo verano, aunque no habla de si lo hará en la nueva fecha programada (julio de 2021): 

"Yo estaba ocupado rehabilitándome de una lesión que me había dejado fuera del baloncesto competitivo por poco más de un año. Los Juegos Olímpicos de Tokio aparecían en el horizonte y esperaba estar listo para sumarme a la selección de España, para los que habrían sido mis quintos Juegos Olímpicos. Y entonces, de pronto, todos estábamos en aislamiento y el mundo de había paralizado" 

El barcelonés se hace eco delo que ha ocurrido en España para ejemplificar

"España, mi país, es uno de los lugares más afectados del planeta en este momento. He escuchado describir a la situación en España como “apocalíptica”. La cantidad de muertes está ahora en el segundo lugar, solo superada por Italia. Toda la población tiene la orden estricta de permanecer en sus hogares. Los profesionales médicos están trabajando sin descanso. Ofrecen su experiencia para salvar vidas, y en algunos casos también están jugándose su salud e incluso su vida. Al menos el 14% de los trabajadores de sanidad en España se ha infectado con este virus" 

"Una de las historias que me llegan de España realmente me ha conmovido. En una de las zonas más concurridas de Madrid, no muy lejos del aeropuerto, hay un centro comercial llamado Palacio de Hielo. Es un gran complejo con tiendas y con restaurantes, y la atracción principal es una pista olímpica de patinaje sobre hielo. Hoy, sin embargo, el centro comercial está vacío porque los españoles están obligados a quedarse en sus casas por la medida nacional. Y la pista de hielo, mientras tanto, se ha convertido en una morgue improvisada. Piénsalo: una pista de hielo ahora es una morgue. Así ha cambiado la vida en España" 

El pívot intenta contextualizar esto para advertir a Estados Unidos, donde reside: 

"Imagina, por un momento, que un estadio de la NBA de tu ciudad se convierta en una morgue o en un hospital desbordado. Imagina no solo una recomendación de distanciamiento social, sino una ley que obliga a la gente a quedarse en sus casas" 

"Solemos hablar de «la familia de la NBA» y ahora, en esta crisis, nos encontramos con la oportunidad de volver a comprometernos con los valores de dicha familia... Buena parte de nuestra fuerza laboral atraviesa una pesadilla financiera. Como resultado, economías enteras están sufriendo. Debería incomodarnos, por ejemplo, admitir que en Estados Unidos más de tres personas de cada diez no tienen ningún tipo de ahorros. Gran parte de esa gente, ahora mismo, es la que está trayéndonos nuestra comida, cuidando a nuestros enfermos, enviando nuestras provisiones, cosechando nuestros cultivos. Su calidad de vida afecta a la tuya y viceversa. Una enfermedad contagiosa no elige a la víctima por su estatus social, ingresos, raza, religión u orientación sexual. Nuestra respuesta a esta crisis tampoco debería hacerlo. Ahora es nuestra oportunidad de volver a comprometernos con esos ideales"

Y, por último, habla de la actitud que siempre tuvo el ya desaparecido Kobe Bryant para afrontar la vida como motor para hacer frente a esta crisis sanitaria:

"Algún día esta crisis pasará. Mientras hacemos lo posible para aplanar la curva, también debemos empezar a pensar lo que vendrá después. Una de mis preocupaciones es que, mientras peleamos contra este enemigo invisible, otro esté llegando. En los próximos meses, la vida puede regresar a la normalidad en algunos aspectos, pero en otros habrá cambiado. La gente se sentirá herida, vulnerable, enfadada. Mientras luchamos contra el virus, debemos prepararnos para esa realidad que está en el horizonte. Y cuando ese momento llegue, sería un enorme perjuicio para la gente que ha luchado contra el brote, y a todos los que han muerto en él, que no hayamos aprendido nada. Me hace pensar en algo que aprendí de un ex-compañero. El modo en el que respondía a los contratiempos fue una de las cosas más sorprendentes que vi en mi vida. Para él la adversidad era una gran maestra y una oportunidad para crecer. Ése era Kobe Bryant; de veras que echo de menos a Kobe en estos días, y las cosas que él me enseñó se escuchan en mi mente y en mi corazón más fuerte que nunca. Ahora mismo necesitamos esa mentalidad. Este es un momento de incertidumbre y no hay mucho que podamos controlar por el momento, pero aun así tenemos algunas opciones. El modo en que respondamos a esta pandemia, y a lo que vendrá después, definirá este momento en nuestra historia"