JASON KIDD

"¿LeBron? Su inteligencia le permitirá jugar hasta los 40"

Jason Kidd, entrenador asistente de los Lakers, ha dicho que la inteligencia de LeBron James le permitirá jugar y a gran nivel hasta los 40 años.

LeBron James y Jason Kidd se saludas tras las Finales de la NBA del 2011, en las que Miami Heat cedió ante los Dallas Mavericks
Victor Baldizon DIARIO AS

¿Cuándo empezará a bajar LeBron su nivel? Y, lo que cada vez se pregunta más gente, ¿cuándo se retirará? Ya sea por la manera de jugar de El Rey, que se mantiene a un nivel excelso a pesar de sus 35 años, o porque nunca ha dado pistas sobre ese tema en particular más allá de asegurar que quiere jugar en la NBA con su hijo, estas dudas siguen sin tener respuesta. En su decimoséptia temporada como profesional, el alero, ahora reconvertido en base, promedia más de 25 puntos, 7 rebotes y 10 asistencias por partido, siendo candidato legítimo para un MVP en una pelea en la que algunos le concedían la vitola de favorito en las semanas previas al parón.

¿Cómo se puede pensar pues, en la retirada de LeBron? Desde luego, él no quiere ni oír hablar del tema a pesar de que compañeros de generación como Dwayne Wade ya pusieron rumbo a la jubilación. De hecho, pocos quedan de ese mágico draft del 2003, en el que Darko Milicic se colaba en un inopinado segundo puesto para inicial la peor carrera de una camada que incluía también a Chris Bosh, Chris Kaman, Kendrick Perkins, David West, Boris Diaw, Leandrinho Barbosa o Mo Williams. En la NBA actual y aparte de LeBron, solo Carmelo Anthony (Blazers) y Kyle Korver (Bucks) se mantienen en activos, algo que da una dimensión añadida a la magnitud de la eterna (y eternizada) figura de El Rey.

Hay un hombre que sí se ha aventurado a hablar de este tema... pero no lo ha hecho desde el punto de vista de la retirada, más bien casi ha llegado a afirmar que puede jugar para siempre. Al menos hasta los 40 años y a gran nivel. Es lo que ha dicho Jason Kidd, una de las voces más autorizadas de este deporte, que ha hecho referencia a la inteligencia de James (el famoso IQ) como justificación a que pueda alargar su carrera. "Su inteligencia le va a permitir jugar hasta los 40 años", decía Kidd, hablando de sus atléticas capacidades o de como va a ser capaz de correr menos durante los partidos para guardar más y estirar su carrera.

Kidd conoce bien a LeBron. Estuvieron juntos en los Juegos Olímpicos del 2008, en el equipo que ganó el oro en Pekín frente a España en una final para la historia y en un torneo en el que el base, ya veterano, ejerció de mentor de los jóvenes, entre ellos un imberbe James no tenía por aquel entonces ni anillo ni corona. También disputaron juntos, pero en equipos contrarios, las Finales del 2011, en la que los Dallas Mavericks del base, lugarteniente de Nowitzki, se impuso a ese proyecto en forma de big three que Pat Riley montó en Miami. Kidd se emparejó con LeBron (bentida defensa de Dwayne Casey) durante varios momentos de la eliminatoria y fue de los primeros en ir a consolarle tras la conclusión del sexto y último duelo en una serie dolorosa por nivel y a la vez aleccionadora para el futuro rey. Ahora, ambos coinciden en los Lakers, con Kidd como asistente de Frak Vogel y el alero como jugador franquicia de un equipo que apuntaba al anillo antes del parón.

Las declaraciones esconden más que un mero halago, al que se llevan sumando varias personalidades baloncestísticas en los últimos tiempos. Por un lado, independientemente de que juegue o no con su hijo, hay que tener en cuenta que si LeBron llega a los 40 años o los supera podría jugar 22 temporadas en la NBA... o más. Algo que de momento solo ha hecho Vince Carter. Muchas para alguien que llegó joven a una Liga en la que pesa la edad pero más aún las temporadas que cada uno arrastra a sus espaldas. La cifra sería de récord, pero de momento seguimos sin pistas. James tiene contrato com los Lakers hasta 2022, año en el que terminará de embolsarse los 153 millones garantizados que firmó con los angelinos en veranos del 2018 (la situación actual puede obligarle a cobrar menos). Hasta esa fecha, le veremos seguro. El resto de la historia, ya la descubriremos.