NBA | NOTAS EN EL PARÓN

TIMBERWOLVES: Juancho llega a una franquicia a la deriva

Minnesota suma otro año para el olvido en el que lo más destacado ha sido el traspaso de Wiggins por Russell. La franquicia, ahora con Juancho, mira al futuro.

Juancho Hernangómez, durante un partido de la NBA de los Minnesota Timberwolves

RÉCORD EN EL PARÓN:

19-45 (14º de la Conferencia Oeste).

LÍDERES ESTADÍSTICOS:

Karl-Anthony Towns: 26,5 puntos, 10,8 rebotes, 42% en triples

Andrew Wiggins: 22,4 puntos, 5,2 rebotes, 3,7 asistencias

Juancho Hernangómez: 12,9 puntos, 7,3 rebotes, 42% en triples

LO MEJOR: se reinicia el proyecto con un buen lugar para Juancho

La salida de Wiggins, que tuvo un fulgurante momento a inicios de temporada tan fugaz como irrisorio, confirma que Flip Saunders pretende darle una vuelta (otra más) al proyecto. El alero se va tras cinco años y medio en un equipo en el que no ha terminado de arrancar y llega Russell, gran amigo de Towns, que ha realizado más o menos las mismas estadísticas del hombre que ha sustituido y que se tendrá que entender sí o sí con el pívot para que la cosa funcione. Eso sí, para Juancho es el lugar perfecto. Un equipo joven, que quiere crecer y que contará con él en los numerosos experimentos que hará para conseguir que la cosa funciones. Ahí es dónde tendrá que ganarse el puesto. La oportunidad, la tiene. Y de momento, la está aprovechando, con un buen 13+7 cuando ha contado con minutos, más de los que tuvo en los Nuggets. De hecho, ha pasado de 12 a 29 por partido. Juancho ha encontrado un sitio que puede convertirse en su sitio. De momento es lo que está, con éxito, intentando. El resto lo dirá el tiempo.

LO PEOR: una crisis eterna

Los Wolves han sido el tercer peor equipo de la NBA en tiros de campo, también el tercero peor en triples, el sexto que más pérdidas por partido ha sumado y el octavo que peor tira desde la línea de personal. Para el recuerdo queda ese partido en el que sumaron 6 de 45 en triples contra los Nuggets (perdieron en la prórroga), un precedente nada bueno para le época en la que nos movemos. Pero lo peor es que la franquicia no levanta cabeza desde las finales del Oste de 2004, con Garnett en el equipo. Desde entonces, una clasificación para playoffs en 15 años. Solo los Kings, que no suman ninguna desde el 2006 (la mayor crisis entre los equipos actuales), viven una situación similar. Sobran las palabras.

NOTA EN EL PARÓN: SUSPENSO

Poco se puede rescatar de los Wolves esta temporada, más allá de que el futuro es ilusionante. Ya lo era cuando seleccionaron a Wiggins en el draft, y ahora le han sustituido por un compañero generacional que el año pasado fue All Star. Towns tendrá que hacerse fuerte en defensa (en ataque ya lo es) y la intendencia será la que marque el proyecto del joven Flip Saunder. El futuro puede ser bueno, pero de esta temporada poco más podemos decir. La crisis se sigue eternizando.