LIGA ENDESA

El Joventut cumple 90 años

El club de Badalona, ganador de una Euroliga, cuatro Ligas y ocho Copas, celebra su aniversario. Su presidente, Juanan Morales: "Somos la cuna del baloncesto".

Mallet, Popovic, Ricky, Rudy, Franch y Pau Ribas celebran la Copa del Rey de 2008.
Carlos Mira DIARIO AS

El Joventut de Badalona cumple 90 años este lunes. Se fundó el 30 de marzo de 1930 con el nombre de la Penya Spirit of Badalona y englobaba, además del baloncesto, al fútbol, el ciclismo y el tenis de mesa. Dos años después pasó a llamarse Centre Esportiu Badaloní y en 1939 adquirió su denominación actual, Club Joventut de Badalona, aunque durante la dictadura franquista se le conocía como Juventud. Es el único club junto al Real Madrid y el Estudiantes que ha disputado todas las Ligas Nacionales que se han jugado, desde la primera que arrancó en 1957.

Uno de los grandes del baloncesto español, pese a los problemas económicos de los últimos años, aunque solventados desde hace dos temporadas. Su palmarés es amplio, con la Euroliga de 1994 como la joya de la corona de sus vitrinas, en la que también se exhiben cuatro Ligas, ocho Copas, dos Supercopas y, en el plano continental, dos Copas Korac, una Copa ULEB y una Eurocopa de la FIBA. Sus últimos grandes éxitos llegaron en la campaña 2007-08, con Ricky Rubio, Rudy Fernández y Pau Ribas en la plantilla y Aíto García Reneses de entrenador. Ese curso conquistó la Copa del Rey y la ULEB.

Con motivo de este 90 cumpleaños, su actual presidente, Juanan Morales, ha escrito una carta abierta en estos tiempos de crisis por el coronavirus para explicar todo lo que significa el club verdinegro.

La carta del presidente Juanan Morales

En motivo del 90 aniversario del Club

Cumplimos 90 años de territorio baloncesto en un escenario extraño y lleno de incertidumbres. A pesar de la complicadísima situación, seguimos fieles a nuestras raíces, desde 1930. Estamos comprometidos con la ilusión para practicar deporte de 500 niñas, niños y jóvenes. Me gustaría aprovechar la ocasión para destacar que nuestra esencia no la define lo que nos pasa, sino lo que somos.

Somos esperanza en el futuro. Trabajamos incansablemente en el Club Joventut Badalona porque cuando esta crisis sanitaria pase, volvamos a encender los focos del Olímpic llenos de ilusión y porque nuestro basket base, el equipo de silla de ruedas y los dos conjuntos de Fedamar continúen llenando de vida la Plana, Ausiàs March, las pistas del Màgic Badalona y las anexas del Olímpic. Necesitaremos tu ayuda para que deis el máximo apoyo y afecto a vuestros hijos cuando vuelvan a la actividad y que celebréis cada partido como lo que debe ser: una fiesta deportiva. También os queremos convocar a llenar el Olímpic a rebosar, cuando las condiciones lo permitan, y volver a disfrutar todos juntos de la magia del deporte de la canasta. Será, sin duda, uno de los partidos más importantes de nuestras vidas, que recordaremos siempre. Estas serán las maneras como, desde la Penya, diremos "we are back".

Somos intrépidos. Siguiendo el espíritu del aviador Charles Lindbergh, desde la "Penya Spirit of Badalona", hemos capeado grandes temporales deportivos, económicos e institucionales que nos han llevado al límite, pero con determinación y compromiso con nuestros valores (integración, respeto, convivencia, igualdad, diversidad, esfuerzo, trabajo en equipo y compañerismo) hemos seguido adelante. El COVID-19 nos ha llenado de incertidumbre y comportará muchas dificultades de futuro pero juntos, confiando los unos en los otros y con determinación, volveremos a saltar este inmenso muro que se ha erigido amenazador.

Somos emoción y baloncesto. Parar y quedarnos en casa está siendo muy duro, tanto para el Joventut de Badalona como para el resto de los 13 clubes de la ciudad y 2.500 niños que lo pasan en grande con el baloncesto. El confinamiento nos ha evidenciado que no podemos vivir sin compartir y las cosas que nos hacen realmente felices:

-Reunirnos con los amigos frente al televisor para ver a la Penya jugar fuera.

-Explicar con todo lujo de detalles a los nietos las batallitas de la noche que ganamos la Korac en el Blaugrana, con el tiro épico de Galvin que nos llevó a la prórroga.

-Ir por la calle orgulloso, una soleada tarde de primavera, con tu camiseta verdinegra.

-Celebrar una canasta efusivamente en el Olímpic con el del asiento de al lado, aunque lo veas por primera vez.

-La emoción de ver jugar a nuestros hijos, haciendo lo que más les gusta.

Somos esperanza. Somos futuro. Somos intrépidos. Somos emoción. Somos la cuna del baloncesto. Somos 90 años de historia; y lo que nos queda juntos...