EUROLIGA | CORONAVIRUS

La Euroliga apuesta por acabar el curso aunque sea más tarde

La suspensión hasta el 11 de abril pasa a ser indefinida y se contempla que jugadores y técnicos vuelvan a sus países de origen. También que haya recortes salariales.

La Euroliga apuesta por acabar el curso aunque sea más tarde

La Euroliga ha anunciado que, después de la reunión de su junta ejecutiva de accionistas celebrada este miércoles por videoconferencia para analizar la evolución y las consecuencias de la pandemia del COVID-19, sus competiciones, la propia Euroliga y la Eurocup, quedan suspendidas de manera indefinida. Hasta ahora lo estaban temporalmente hasta el 11 de abril. “Se reanudarán una vez que la situación permita que se den las condiciones óptimas de salud y seguridad para todos los participantes, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y los gobiernos locales”, afirma la Euroliga en un comunicado.

La misma nota oficial asegura que, de momento, priorizan “concluir la temporada 2019-20 con el actual formato, lo que significaría jugar lo que queda de la fase regular (seis jornadas), los playoffs y la Final Four”. Y añade el anuncio: “Esto probablemente implicaría terminar más allá de las fechas programadas originalmente (la Final Four estaba prevista inicialmente del 22 al 24 de mayo en Colonia), con el calendario potencialmente condensado, si fuese necesario. El mismo escenario y con la misma prioridad se aplicaría en la Eurocup”, donde el Unicaja se clasificó para cuartos de final.

La Euroliga remarca que sistemas alternativos que permitan reducir el número de partidos pendientes, como disputar por ejemplo una final a ocho en una misma sede, solo se pondrían sobre la mesa “si la situación lo requiere”, es decir, que en este momento no se contemplan.

La competición va a proponer políticas de actuación y principios comunes a la Asociación de Jugadores de la Euroliga (ELPA) y al Comité de Entrenadores (EHCB), que incluyen la posible marcha de jugadores y entrenadores a sus países de origen (y su vuelta si todo se reemprende) y el compromiso de ambos con la situación, incluyendo ajustes salariales durante la suspensión.

En vista de la grave crisis actual, la Euroliga flexibilizará el cumplimiento de las normas del Fair Play financiero para la actual campaña.

Dentro de su compromiso de responsabilidad social, la Euroliga también anunció el lanzamiento de una campaña, #EUROLEAGUEUNITED, para ayudar a los aficionados al baloncesto a luchar contra el COVID-19 y que siga el entretenimiento ligado al deporte de la canasta.