WARRIORS 101-PELICANS 115

Zion Williamson (28+7) vuela en la Bahía y va a por los playoffs

Los Pelicans, con un excelente Jrue Holiday, remontan en San Francisco. Mañana juegan contra los Lakers. Zion supera su tope de canastas en la NBA (13).

Anclados (seis derrotas seguidas) en 12 victorias (12-45), los Warriors son el peor equipo de la NBA mientras se preparan para volver a ser el mejor. Un flash de eso regresará en marzo con Stephen Curry, que quiere volver el día 1 y que no juega desde el 30 de octubre. Contra los Pelicans tampoco estuvo Draymond Green y el equipo de la Bahía se hundió en la segunda parte tras un buen inicio: 56-46 al descanso, 45-69 de parcial en el segundo tiempo y 101-115 total.

Los Pelicans están a otra cosa, claro. Tras una nefasta primera mitad de temporada, sin Zion Williamson, la poca exigencia del octavo puesto del Oeste les mantuvo vivos en una carrera de la que habrían estado fuera en casi cualquier año anterior. Y lo están aprovechando: cinco victorias en seis partidos y a tres y medio de los Grizzlies, casi igualados con unos Blazers que están a tres. Una pelea en la que cada partido va a contar y en la que el ganador jugará casi con toda seguridad contra los Lakers en primera ronda. Los angelinos, precisamente, son el rival de los Pelicans (con todo lo que implica: Anthony Davis, Ingram, Lonzo...) en dos de los tres partidos que juegan los de Louisiana esta semana. El primero, mañana en el Staples Center.

Jrue Holiday (23 puntos, 7 rebotes, 15 asistencias) dirigió la carga del último cuarto (24-38), doce minutos en los que los Pelicans anotaron seis triples y aseguraron un triunfo que, por rival y necesidad, tenían que sumar. Nicolo Melli igualó su tope de puntos (20) y mejoró el de triples (6/7), Ingram sumó 17 puntos y 5 asistencias... y Zion Williamson desató otra tormenta: 28 puntos, 7 rebotes, un 13/20 en tiros y hasta su primer triples desde su 4/4 ante los Spurs en su debut NBA. También un terrible 1/6 desde la línea de personal. Por encima del 22+7 en promedios en los doce partidos que ha jugado (5/12 ahora en triples), llegó a su techo en canastas (13), enlaza cuatro partidos con al menos 10 y ha llegado a 20 puntos en 10 de sus 12 primeros partidos en la Liga. Un dato que solo mejoran George Mikan y Elvin Hayes (11) y, cómo no, Wilt Chamberlain (12).

Los Warriors se cayeron cuando los Pelicans apretaron de verdad en un día muy malo de Andrew Wiggins, que sigue con su examen particular en San Francisco: 3/16 en tiros, 8 puntos, 10 rebotes. Damion Lee sumó 22 puntos, Eric Paschall 13, Poole 19 y tuvo minutos Dragan Bender, ya un trotamundos de solo 22 años. El croata, que fue número 4 del draft de 2016, lo intenta ahora en unos Warriors que solo quieren que la temporada se acabe o que, como mínimo, llegue ya el 1 de marzo y tengan al menos un mes y medio para volver a disfrutar de Stephen Curry. Un flash de lo que está por venir.