ENTREVISTA

Carlos Alocén: "Me gustaría ir al Real Madrid el año que viene"

El base habla con As antes del partido contra Polonia: "Scariolo me dice que llevo dentro el baloncesto y quiere que sea uno de los próximos referentes de la Selección".

Carlos Alocén: "Me gustaría ir al Real Madrid el año que viene"
Alfonso Reyes DIARIO AS

Nacido en Zaragoza el 30 de diciembre de 2000, a Carlos Alocén se le ven las mismas ganas de comerse el mundo que de estar centrado y tener los pies en el suelo. Las cosas van muy rápido para este chico que hoy vivirá el sueño de jugar con la Selección española en su casa y que parece a un paso ya de jugar en el Real Madrid de Laso. Se sentó a charlar un rato con As.

Leía una entrevista suya en El Heraldo, hace un año, en la que andaba con ganas de sacarse el carnet de conducir y de empezar estudios de marketing. ¿Cómo va eso?

En cuanto al carnet, lo estoy terminando. Antes del verano lo tendré seguro. Es cierto que tuve un parón y lo dejé aparcado un tiempo, pero estoy más concentrado ahora. Aunque es verdad que no tengo ni el teórico... (risas) Pero estoy ahí. Y en cuanto a los estudios, hago marketing a distancia y el año pasado me saqué cinco asignaturas, la mitad del primer curso. Me queda la otra mitad y esa es mi intención este año. El objetivo es ir a cuatro o cinco asignaturas por año y de momento lo estoy consiguiendo.

¿Ha llegado a pensar qué cosas del baloncesto no están bien explotadas en el marketing?

En general, siempre he dicho que a los jugadores de élite nos inculcan que los estudios sirven mucho para el día a día en el deporte. Y el marketing está dentro del deporte de una manera importante. Una de las cosas que me fijo es que cuando juegas al baloncesto, muchas cosas son marketing. Y quizás por ahí me haya entrado por los ojos estudiar esa carrera. Me está gustando.

Dicen que los jugadores son marcas pero usted aparenta ser un tipo bastante normal.

No pienso hacer marca nunca. No estoy en ello.

¿Qué va a suponer jugar delante de su gente en Zaragoza?

Llevo un tiempo pensando que había una posibilidad de ir en estas Ventanas y sabía que uno de los partidos era en Zaragoza. Me hacía mucha ilusión estar convocado y jugar. Uno de mis objetivos era que me llamaran. Es bonito, especial y si ocurre y juego será fantástico.

¿Cuántas entradas le han pedido ya los colegas y cuántas le va a dar la FEB?

Pues estoy buscando por diferentes partes porque no llega a las que quiero. Mi padre ha ido pidiendo por una parte y yo por otra para mis amigos. En total... pues serán bastantes.

¿Cómo está siendo su aterrizaje en la élite, quién le asesora?

En eso me considero bastante tranquilo e intento que todo esto que me está pasando tan pronto no se me suba a la cabeza. Sé que es mi segundo año como profesional, pero lo que quiero es triunfar como jugador de baloncesto. Mi trabajo es no estancarme y sé qué tengo que hacer. No quiero perder eso. Lo que venga en el futuro, ya se verá. Pero yo estoy concentrado en lo mío, que es Zaragoza, y mi objetivo número uno es triunfar.

Scariolo quiere darle el volante de la Selección en estas Ventanas. ¿Qué le ha dicho?

Las veces que he hablado con él siempre me ha dicho que esté tranquilo. Por una parte, creo que él puede que vea que estoy algo alborotado por ser más joven. Por eso me pide que esté calmado, que llevo dentro el baloncesto y creo que en un futuro quiere que sea uno de los referentes en la Selección y él va a intentar ir metiéndome poco a poco. A mí me toca demostrar que voy a estar preparado para esto.

¿Le han hecho pagar ya la cena de matrícula?

En las Ventanas anteriores me tocó pagarla con Ventura, que también era su primera vez. De momento, en esta no me ha tocado nada. Le toca a Osas, a Tyson y a Rubén. Mi cena y mi cupo de novatadas ya las he pasado. O eso quiero creer.

Dice que se recuerda a sí mismo desde los tres o cuatro años con una pelota en las manos y que su ídolo era Matías Lescano. ¿Quiénes son los de la actualidad?

Siempre me he fijado en el baloncesto nacional, en los bases referentes de esta etapa de éxito del baloncesto español. Sergi Llull, el Chacho, Ricky Rubio, Calderón... Son los cuatro que más me han marcado y me siguen marcando. La base que ha tenido España es en la que más me ha marcado.

Sabe que Ricky jugó en Pekín con 18 años, así que esa marca ya no lo va a superar. Pero las Ventanas son una puerta a las grandes competiciones. ¿Se ve en Tokio?

Bueno. Una opción existe. Sé que es muy complicado porque delante hay jugadores de mucho caché y mucha experiencia. Soy consciente de ello, pero sería un sueño representar a España en unos Juegos Olímpicos con 19 años. Sería algo increiíble. Sé que es complicado, pero ojalá.

¿Cuál es su contacto con el Madrid este año, ha llegado a hablar con Pablo Laso o Chus Mateo para que le den algún tipo de pauta técnica?

Sinceramente, mi relación con gente del Madrid ahora mismo es cero. Yo creo que ellos están concentrados en lo suyo y dejándome a mí seguir creciendo y evolucionando. La primera vez que hablé esta temporada con Juan Carlos Sánchez y Alberto Herreros fue en la Copa la semana pasada. Antes de la final charlé con ellos, pero en el día a día ellos no tienen ningún trato. Supongo que mi representante hablará de mí con ellos, pero de momento el trato con el Madrid es cero.

¿En qué porcentaje le ha ayudado en su explosión le presencia de Porfirio Fisac en Zaragoza? Esa manera divertida de entender el baloncesto que ha permitido grandes triunfos como el del Madrid este año.

En este año y medio que llevo con Porfi, ha sido una pieza clave no sólo en mi juego, sino que en Zaragoza ha habido un cambio de mentalidad, de actitud. Me ha ayudado muchísimo y me sigue tratando como uno más. Me exige, pero también me ayuda; y si en un futuro triunfo, uno de los grandes culpables será Porfirio.

¿Qué está intentando mejorar en su juego?

Antes de cada entrenamiento, quedamos con los ayudantes para hacer media hora de tiro. A veces, también después. El tiro es en lo que más foco estamos poniendo y en lo que más horas estoy echando. En defensa, también. Trabajo en el gimnasio y en cambios de ritmo para mejorar mi físico. Esas dos cosas son las que más estoy cuidando. Ese trabajo me viene muy bien y ver que hay cosas que cambian te hace sentir satisfecho porque ves que el trabajo da frutos.

A la FEB le gusta decir que es una familia. ¿En qué se demuestra eso realmente?

Creo que en el día a día. Por ejemplo, en estas Ventanas que ya empezaron hace dos años, a todos los jugadores se les trata de forma increíble. Cualquier cosa que he necesitado la he tenido. Y luego, ese grado de competitividad que tenemos en la cancha para demostrar que somos España nos define. La raza que tenemos, el buen ambiente. Son las claves para que España tenga un nombre en lo más alto y eso hace que España sea grande.

No quería hablar del Madrid, pero el curso de Laprovittola no es bueno y usted ya es propiedad blanca. ¿Piensa que el año que viene va a ser ya jugador del Madrid?

Está claro que es una opción que vaya a Madrid el año que viene. Intento no pensar demasiado en ello, pero está claro que es una opción. Me encantaría si veo que estoy preparado. Estaría agradecido y me gustaría dar el paso si ellos lo creen conveniente. Pero primero tengo que acabar bien la temporada. Creo que nos quedan cosas importantes que hacer con el Zaragoza todavía. Pero primero tengo que demostrar que estoy preparado para jugar en el Madrid y si ellos lo ven y yo lo veo, adelante.

Su padre fue baloncestista en ACB. ¿Qué consejos le da?

Siempre me ha apoyado mucho, también en la etapa formativa. Si necesitaba algún consejo más técnico o táctico, sabía de lo que hablaba. Pero él ha sido cercano en cuanto a apoyo y lejano en cuanto decirme más de la cuenta. Nunca se ha metido en temas personales de los entrenadores. Siempre defino a mi padre como un padre de los no pesados, que se meten donde no se tienen que meter. Que desgraciadamente hay muchos en el mundo del deporte, sobre todo en baloncesto y fútbol. Por eso parte, el apoyo de mi familia es clave.

¿Sigue viviendo en casa?

Claro, de momento sigo ahí. Estoy muy bien.

¿Son flexibles sus padres con los horarios nocturnos cuando sale a tomar algo con los amigos?

Sí, sí. De momento se portan bien, yo me porto bien... así que las cosas tiran hacia delante.

¿Cómo vive un maño una temporada en la que el CAI funciona bien y el Zaragoza acaricia regresar a la élite?

De pequeño siempre me he sentido identificado con el CAI. Ahora me toca ser jugador y el cambio es bonito y especial. Y ver ahora cómo van las cosas después de estar hace unos años en puestos de descenso, es algo feliz para la gente con Zaragoza. Yo quiero llevar a Zaragoza a lo más alto.

Cuando el Zaragoza aquel de Víctor Fernández que ganó la Recopa usted no había nacido...

Lo he visto en algún vídeo, pero hasta ahí sí que no llego.