COPA DEL REY

Los cinco grandes protagonistas de la Copa del Rey de Málaga

El torneo del KO concluyó este domingo con el Real Madrid como campeón y Facundo Campazzo como MVP. No fueron los únicos destacados.

Facundo Campazzo, durante la celebración por la conquista de la Copa del Rey.
ACB Photo

La 84ª edición de la Copa del Rey, disputada en el pabellón Martín Carpena, se cerró este domingo con el Real Madrid levantando su 28ª trofeo copero. El equipo blanco es el equipo que más títulos del torneo del KO tiene en su palmarés, tres por encima de una Barça que decepcionó al caer en cuartos de final. Los madrileños al igual que los cajistas son parte de los cinco nombres propios que nos dejó la gran fiesta del baloncesto español.

Real Madrid

Los de Pablo Laso llegaron a la Copa con más dudas que certezas, renqueantes en el juego y la amenaza del transatlántico que representaba el Barça de Mirotic. Y, además, soportaban sobre sus espaldas la losa de sumar dos ediciones consecutivas sin alzar el trofeo. Malas sensaciones que se fueron por el sumidero cuando el balón voló por el cielo del Carpena. El Madrid desplegó un juego sublime. Carburó ante el ilusionante Bilbao Basket de Álex Mumbru, para luego desatarse contra el Valencia (verdugo de los azulgrana) en semifinales y en la final frente al Unicaja. En estos dos últimos encuentros, solo recibió 68 tantos. Los taronja llegaron con solo 20 puntos al descanso (pobre uno por minuto) y los cajistas hicieron 13 y 15 en el primer y segundo cuarto, respectivamente. En ataque, el vendaval se hizo insoportable para sus rivales desde cuartos: siempre por encima de los 90 para una media de 93 al cerrar el torneo.

Facundo Campazzo

El argentino fue el comandante en jefe del Madrid. El base levantó su primer MVP de la Copa, el tercero como madridista y el tercero, además, consecutivo tras conquistar el de la final de la Liga Endesa el junio pasado y el de la Supercopa en septiembre de 2019. “El mejor base de Europa”, en palabras de Sergio Llull, no puso el freno de mano en ninguno de los tres partidos: 13 puntos (60% en triples) y 10 asistencias para 27 de valoración de media. Sus topes no se quedaron atrás: 13 pases de canasta ante el Unicaja y 7 robos frente al Valencia, donde llegó también hasta los 31 de valores. “No juego para ser MVP, al contrario, trato de hacer lo que Laso me pida para hacer mejor al grupo. Cuando el equipo anda bien, todo se eleva, también las actuaciones individuales”, dijo.

Bloque español del Unicaja

El Unicaja entró en la Copa por la puerta de atrás. Noveno clasificado, se ganó el billete como anfitrión, dejando fuera al San Pablo Burgos. Y no decepcionó. Llegó hasta la final tras dejar en la cuneta al Casademont Zaragoza, gran revelación de la temporada, y al duro MoraBanc Andorra con sus jugadores españoles como actores principales. Jaime Fernández, Darío Brizuela, Carlos Suárez, Alberto Díaz y Rubén Guerrero fueron vitales para deshacerse de aragoneses y de andorranos, y demostraron que Sergio Scariolo tiene mucho fondo de armario para afrontar estas Ventanas de clasificación para el Eurobasket 2021. Destacar el crecimiento de Guerrero, un fuerte pívot que aterrizó en la Costa del Sol tras su periplo universitario en Estados Unidos. Poco a poco, Casimiro cuenta más con él y su impronta crece a pasos agigantados en cada choque.

Aficiones

Si por algo destaca la Copa del Rey de baloncesto es por la hermandad que crea entre las distintas aficiones. Durante cuatro días, los hinchas de los ocho mejores equipos de la Liga Endesa conviven en el mismo microclima y, salvo contadas excepciones, no se produce ningún tipo de incidente. Este año no fue diferente y las calles de Málaga se tiñeron con los festivos colores de cada uno de los conjuntos clasificados… E incluso de muchos otros, que a pesar de no obtener el billete en la primera vuelta no dudaron en disfrutar de la fiesta de la Copa.

Valencia Basket

El proyecto taronja 2019-20 se venía abajo por el mes de noviembre cuando llegaron a acumular 12 derrotas en 16 partidos. La Euroliga parecía un Everest imposible y la Liga Endesa no se quedaba atrás. Jaume Ponsarnau tenía un pie más fuera que dentro del club. Sin embargo, el mar se calmó y el barco a la deriva cogió velocidad y comenzó a cortar las olas como cuchillo caliente sobre mantequilla. Una reluciente nueva imagen que mostró en los cuartos contra el todopoderoso Barça. Maniató a los azulgrana con una defensa férrea, brutal que dejó en nada la gigante actuación de Mirotic. Eliminar al actual campeón fue una muestra de fortaleza, de inteligencia y de paciencia. Grandeza que quedó algo deslucida por su actuación frente al Madrid en semifinales. Pero una derrota no empaña su primer gran triunfo.